‘Siento Muerte’ de Mujeres


Mujeres, uno de nuestros grupos favoritos de España, está de regreso con Siento Muerte; un poderoso disco que reúne lo mejor de Pol, Yago y Arnau para llevarnos por un viaje sonoro de nostalgia, emociones y poesía a lo largo de 10 canciones que bien podrían ser la cumbre artística de esta generación. En 2009 esta banda creaba un nuevo ritmo en Barcelona y sus zonas aledañas, pero ahora, su música entre punk, garage y rock surfing nos inyecta el espíritu adolescente que tanta falta le hacía a este lado del Atlántico.


A más de 10 años de su debut, Mujeres logra una grandiosa hazaña con Sonido Muchacho, Sergio Pérez y Tom Woodhead volviendo a apostar por la música en castellano con influencias de la primera década de los 2000, en la que el rock y garange punk nos demostraban que no existen los límites.


“Un destello brilla, ilumina el alba”


Arrancando con “Tú y Yo” las expectativas desaparecen. Mujeres suena con más energía que nunca y esos tres años desde Un Sentimiento Importante se pierden entre decibeles rebeldes que vienen y van. La letra nos habla de romance pasional y efusivo. Los bajeos de Paul, la voz de Yago y la poderosa batería de Arnau nos sumergen en la imaginación de un verano español idílico, donde los palpitares de un corazón ajetreado se mezclan con un caluroso Sol y un fresco amor jovial que se sumergirá en la decadencia.


Al tema le sigue Besos, uno de los tracks que funcionó como single para este disco y que fue aclamado por los seguidores de la banda. En él tenemos una armoniosa melodía sesentera y cursi que oscila de pronoto con el garage punk y que tan bien le va a Mujeres, pues logrando un contraste de la lírica española con surf americano, nos entregan una canción sin igual y atemporal.


El track tres es Cae La Noche, una joyita que mantiene el espíritu del disco y bien podría recordarnos el sonido con el que abría este milenio. La letra es de un desamor desesperado, de ese ímpetu generado por la adrenalina, el futuro incierto y la pasión desbordada hacia un caótico final que no puede evitarse. Este tema no pudo tener mejor título, pues hace la referencia precisa al sentimiento que cae sobre nuestros hombros cuando el amor acaba y de paso se lleva la claridad del día con él.


A Veces Golpes es la canción cuatro del disco y ella podría definirse como una victoria entre el punk y el rockabilly evolucionado hacia el pop bruto del que hablamos en una ocasión con los miembros de la banda. La letra sigue siendo hermosa y un golpe de adrenalina a la sangre para que ésta viaje con mayor ímpetu por nuestro cuerpo. Sin que nos demos cuenta, A Veces Golpes nos va llevando a ese deseo de navegar entre cuerpos danzantes para hacer con ellos movimientos improvisados provocados por una alegría eufórica y desobediente.



Para la mitad del disco llegamos a Un Gesto Brillante; canción que se levanta como una primavera violenta de líricas fatales en las que la belleza indomable de una desconocida nos remonta, sí o sí, a algún episodio turbulento y excitante de nuestra propia historia. El desamor desordenado vuelve a surgir de las manos de Mujeres en un combo de significados que nos estalla en los oídos y nos vuela la cabeza.


La música sigue con Auténtico Colapso, el tema seis que llega de súbito y sigue impulsando esa turbulenta adrenalina bajo nuestro cuerpo. La letra va de la fragilidad y el romance. De los trágicos adioses y del amor que se pierde con el paso del tiempo, por mucho que nos haya significado un destello que alguna vez nos iluminó el alba.


El Momento Exacto, la canción siete, inicia con la batería de Arnau y de a poco en poco nos relaja. Termina por llevarnos al nacimiento del punk rock a mitad de los setenta y en ella el pop se entremezcla en los coros, guitarras, bajeos y resonantes ecos de la los platillos y las baquetas para hacernos alucinar. En menos de tres minutos de duración, El Momento Exacto le da un ritmo uniforme a nuestro corazón y nos deja más que listos paraTodo Bien, el track siguiente.


En él, el ánimo vuelve a levantarse y nos lleva, desde los primeros segundos, a movernos de lado a lado para escuchar la voz de Yago abrirse paso entre una melodía es breve que va fluyendo como una montaña rusa de pop rock. El apasionamiento de los primeros seis tracks se tranquiliza, sin embargo la letra vuelve a dejar palpitantes estados de confusión que resultan atractivos e interesantes para esta introspección por la que va nuestra memoria.


Como penúltima canción viene un título que da nombre al disco; Siento Muerte. Este concepto recurrente en la historia de la banda y que, como Pol nos lo mencionó, viene desde producciones anteriores como Marathon. Es un tema rudo, pesado y que resuena con violencia en la calma provocada por El Momento Exacto y Todo Bien, demostrándonos la versatilidad que tiene Mujeres para darle forma a un disco y al mensaje que con él quiere comunicarnos.


Algo Memorable, la canción con la que Siento Muerte cierra, vuelve a la tranquilidad y nos arrulla entre una romántica letra y una bonita guitarra que traza acordes sencillos. La nostalgia crece y nos saca de la realidad para llevarnos al mundo de la banda en el que el tiempo pareciera no existir, pero sí las ganas de vivir una juventud eterna e infinita.


Este tema es, sin duda alguna, el "golpe de afecto" que Mujeres nos prometió y que con tanto anhelo esperamos todo este tiempo, pues en sus dos minutos y cincuenta y cinco segundos de duración nos abraza y abruma a miles de kilómetros de distancia.


ENTREVISTA DEL MES

102409644_257365522159970_21511836636071