KING GIZZARD

AND
THE

LIZARD WIZARD

DESENTRAÑANDO EL GIZZVERSE

Hacia la recta final de un año que pareciera nunca querer irse, King Gizzard & The Lizard Wizard nos regala un nuevo álbum que no es cualquier disco, pues ‘K.G.’ no es solo el material número 16 de la banda, sino el que enmarca el aniversario de una década revolucionaria con un género que nació gracias a esta agrupación australiana.
 

Esta producción, la cual es una clara continuación de ‘Flying Microtonal Banana’, King Gizzard nos lleva por nuevos mundos sonoros con más intensidad y a una retrospectiva sobre lo que estamos haciendo como sociedad en este caótico 2020.

En Vibras platicamos con Ambrose Kenny Smith, quien nos ayudó a entender mejor el fenómeno King Gizzard, la creación a distancia de este disco, el cómo mantener los pies en la tierra y las comparaciones surrealistas con Salvador Dalí.

En un año en el que parece que el mundo se fue al diablo, la banda contraataca con ‘K.G.’ Aunque su producción fue de forma remota, ustedes lograron trabajar con este disco y por eso me gustaría preguntar ¿cómo fue esta experiencia?

Ambrose: Definitivamente hubo momentos en los que hubiera sido beneficioso estar en la misma habitación y ser como “ok, esto es lo que estoy haciendo, ¿es bueno o es malo?” ¿pero cómo saberlo si solo nos estábamos mandando videos a nuestros teléfonos?... Sin embargo, fueron esas pequeñas situaciones las que resultaron ser una buena manera de colaborar con material mío, muchas grabaciones pasadas o cosas viejas que estaban por allí porque siempre me ha gustado grabar, ¿sabes?... Armonías, voces o cualquier cosa, cosas que son como algo aislado, pero que sirve. La distancia definitivamente me dio una patada, pero me gusta grabarme con un poco más de confianza. Simplemente el arriesgarme y probar cosas que normalmente no probaría hace que sea algo diferente. De alguna manera fue bueno, bueno para mí personalmente y para los demás, aunque hubo muchas ocasiones en las que simplemente discutimos sobre lo qué podríamos hacer.

King Gizzard & The Lizard Wizard es una banda que está en constante cambio, se adaptan al medio y ante la creciente situación global de los últimos meses me gustaría saber qué pasó por su cabeza, ¿temieron de alguna forma que su disco no llegara a realizarse?
Ambrose: No lo sé. Siempre nos adaptamos. Yo estaba preocupado porque, como creo que las baterías son lo principal, lo principal era cómo sonarían ellas. Todos en la banda siempre han grabado sus propias cosas y, sobre todo, lo que hacemos y lo que no. Realmente nunca solté la idea sobre cómo aprender a hacer lo que fuera, o quizá nunca tuvimos tanto tiempo para hacerlo nosotros mismos y eso fue lo que pasó... El gran punto de inflexión fue que Michael solo podía grabar la batería y eso fue lo que cambió las reglas del juego. Tuve suerte de todo, esto sucedió en un buen momento.

Con la banda regresan a las afinaciones micro tonales, ¿es este disco de cierta forma la continuación de ‘Flying Microtonal Banana’?
Ambrose:
Oh, sí, es una continuación, ese fue el volumen uno entonces. Sí, este es el volumen dos. Tan pronto como comenzamos a explorar los microtonos y todo eso, se hizo evidente desde el principio que continuaríamos explorando. Por mucho tiempo sentimos que queríamos hacerlo, como una aventura desde cero, así que creo que siempre supimos que volveríamos a eso y jugaríamos con más y más cosas.

 

‘K.G.’ marca los 10 años de King Gizzard. Siento que ha sido toda una odisea desde aquel primer EP... ¿Recuerdas cuáles eran tus pensamientos principales en ese momento sobre lo que estaban haciendo, es decir, sobre cómo las cosas han cambiado?...
Ambrose:
Me uní a la banda en el 2011 más o menos. Había comenzado mi otra banda en 2010, ‘The Murlocs’, luego unos meses después me uní a King Gizzard. En ese momento todavía estaba en la escuela, estaba en mi último año y solo quería terminarla, no sabía qué quería hacer aparte de lo que ya estaba haciendo. Conocía a Lucas desde ese tiempo y también a Stu, somos muy buenos amigos y todos éramos de la misma zona. Y tan pronto como me di cuenta de lo que Stu estaba haciendo quedé bastante impresionado y supe que solo quería estar involucrado… Afortunadamente me pidió que tocara con ellos y yo solo seguí rockeando.

Si la música fuera un ser vivo, los discos de ustedes serían entes cambiantes. ¿Cómo logran esta constante transformación de estilos y evolución de un disco a otro sin perder la esencia de su sonido?
Ambrose: Creo que el sonido viene de forma natural con cualquier dirección en la que elijamos ir. Todo es una especie de diferentes géneros saltando entre ellos, cada miembro es diferente, como por ejemplo que a Joey le gusta mucho el metal y el thrash metal, de ahí ‘Infest The Rats Nest’. Creo que mis influencias son bastante obvias, como con la música blues e incluso con el folk, me gusta, y el rock clásico. Probablemente soy un tipo que está en medio en cuanto a sonidos, pero todos tienen gustos diferentes y todos aprecian y disfrutan los estilos de música de los demás. Por eso me gusta King Gizzard, porque siempre es divertido. Desde el principio hemos hecho lo que queremos, eso es lo que es esencialmente la banda en este momento.

Este es su álbum número 16 en tan solo diez años, es increíble. Pareciera imposible, pero ustedes nunca paran, siempre están creando, fabricando universos y buscando nuevas facetas. ¿Cómo explicarías el fenómeno King Gizzard?
Ambrose:
Creo que es solo por la ética del trabajo, creo que todo es simplemente trabajar duro y tratar de hacer todo lo que podamos por nuestra propia cuenta. Es como improvisar y pensar constantemente con los pies en la tierra. Viajar y hacer todo lo posible para conseguir un buen resultado, tenemos mucha suerte de habernos puesto en esta posición. Han sido diez grandes años de trabajo bastante duro y ese es el resultado.

Es una pena no poder verlos destruir el escenario tocando este disco, pero por fortuna lanzaron un álbum en vivo y una película para no sentir ese hueco tan grande. ¿Qué opinas sobre las distintas formas de seguir llevando la música a todas partes a pesar del encierro?
Ambrose:
Simplemente seguimos haciendo álbumes, también estamos filmando un poco. Poco a poco, hemos estado haciendo videoclips, en cualquier situación que podamos. Stewart acaba de tener un bebé, así que ya sabes, de hecho voy a ir al estudio más tarde con los chicos. Voy a empezar a montar nuestra nueva sala de ensayo. Durante todo el año hemos estado esperando volver a la sala juntos y empezar a tocar, así que creo que eso es todo lo que me importa en este momento. Aunque igual ha sido un buen descanso, siento que he estado grabando en mi habitación tanto tiempo durante todo el año que estoy deseando tocar con mis amigos de nuevo, es decir, me gustaría hacerlo. Voy a practicar con los chicos esta noche, todo parece un poco más positivo aquí en Australia, así que espero que el 2021 sea positivo para todos. Uno solo puede esperar que suceda, todavía tenemos planes y todos los otros proyectos en mente además de las giras. Así que sí, estoy emocionado con toda la música nueva que tenemos.

Ante la situación actual, ¿cómo has sobrellevado todo?
Ambrose:
Estoy agradecido porque la música es prácticamente todo lo que me ha mantenido cuerdo y me ha hecho ser realmente productivo a pesar de no poder hacer las cosas como lo haría normalmente... Estoy orgulloso. Parece que el nivel de ansiedad está disminuyendo, pero aún persiste para todos. Todo el mundo está un poco asustado, pero al final del día estoy muy agradecido por tener la oportunidad de trabajar y tener esa salida de hacer música durante el encierro. Tenemos suerte, como artistas o como quieras llamarlo, de tener eso. Una forma de escapar de la realidad, el escape de la realidad en este año.
 

Todo lo demás se va con los años, pero la música siempre prevalece, sale a flote y en particular la que ustedes hacen… Si pudieras meter en una cápsula del tiempo algún disco de King Gizzard & The Lizard Wizard para que la gente en el futuro los escuche por primera vez, ¿cuál sería?
Ambrose:
‘Murder of The Universe’ podría ser divertido. Es como si, de repente, todo estuviera bien, la vida humana se extinguiera y luego como si un ser nuevo acabara de encontrar ese disco. Allí probablemente pensaría “¿qué diablos estaba pasando en ese año?” Sería muy gracioso si alguien no supiera qué demonios éramos y qué estaba pasando. Un mundo postapocalíptico, esa sería la mejor opción. Probablemente voy a intentar darles ese y luego completar las pistas del pasado como bocetos o algo para que se asusten.

Acaban de lanzar disco, pero con ustedes nunca se sabe, ¿qué sigue ahora para King Gizzard?
Ambrose:
Sí, bueno, tenemos un montón de canciones en las que hemos estado esperando trabajar juntos. Algo un poco más animado, una especie de rock progresivo. Aparte de eso tenemos un montón de canciones de todas las grabaciones hechas de forma aislada, obviamente aparte de este álbum en el que estamos pensando. Así que tenemos algunas cosas en el banco para eso.

Se dice que King Gizzard es tan surrealista como lo fue Salvador Dalí, ¿tú qué dices?
Ambrose:
Oh, Salvador Dalí, sí, eh, eso es bastante gracioso, nunca había escuchado esa comparación antes. Solía ser un gran admirador de él cuando estaba en la escuela. Me gustaba mucho Salvador Dalí cuando era adolescente y solía intentar lo que él hacía, pintar, dibujar y cosas así, así que es un gran cumplido ser comparado con alguien como ese tipo… Sin embargo, creo que cualquiera podría ser surrealista y tan extraño como él.

Por último, ¿algo que decir a tus seguidores mexicanos?
Ambrose:
Que todavía tenemos planes para ir porque se suponía que estaríamos allí en estas fechas. Con suerte cuando las cosas vuelvan a la normalidad todos estos planes aún sucederán… Están en el futuro. No nos hemos olvidado de México, eso es seguro. Nos encanta viajar allí, de hecho, hace un par de años probablemente en ese país tuvimos uno de los mejores shows que hemos hecho.