‘~how i’m feeling~’ de Lauv

★★☆☆☆

Escuchar el nuevo disco de Lauv, ‘~how i’m feeling~’, es una buena actividad para esta cuarentena. Su evidente pop a través de 21 canciones, que alcanza la hora y 6 minutos de duración, es muy digerible para el oído y para pasar un rato con temas que remiten a la introspección del artista.

A pesar de que es un repertorio muy amplio, las melodías podrían componerse por bloque; los cuales, desde el diseño del material, se pueden diferenciar por la imagen que Lauv creó en cada uno de ellos. Es decir que el cantante seleccionó a seis personajes de él, de distintos colores, para expresar las varias personalidades que lo componen.

The Existentialist (morado), The Hopeless Romantic (azul), Mr. Positive (amarillo), The Spicy Boy (rojo) The Fuckboy (naranja) y The Class Clown (verde) son los nombres de cada uno de ellos. A través de éstos, muestra a un tipo de Lauv. Su viaje por conocer y revelarse a sí mismo se identifica por cómo integró a todos para realizar este disco.

Todo empieza bien con “Drugs & The Internet” en tanto sonido. Una melodía interesante, con buen ritmo pero con una trama seria. En ella relata el cómo perdió a sus amistades y a amores por, justamente, las drogas y el internet. En general podemos hallar un acercamiento muy íntimo al artista, cuestiones que pocos se animan a expresar por lo personal que resulta.

Dentro de las demás canciones, podemos visualizar al Lauv Mr. Positive en temas como “Invisible Things” y “Tattoos Together” por su mensaje de ser felices desde pequeños, arriesgarse y vivir el ahora. Mientras que el The Existentialist se distingue en “Changes” y “Sad Forever” por lo sentimental y emotivo consigo mismo que lucen las letras que las conforman.


The Hopeless Romantic es, como el propio nombre lo dice, el romántico que sueña despierto con el amor y las pequeñas señales. “Lonely Eyes”, “Feelings” y “Julia” muestran a un Lauv que cuenta historias tiernas. Sin embargo, en la última, habla acerca de su ex novia y de cómo la dañó. Por lo que, a pesar de autodenominarse romántico, podemos ver que, al final, es humano y comete errores, incluso con aquellos que lo apreciaban.

El pop se respira en cada acorde de las melodías. A pesar de que en él tuvo diferentes colaboraciones como con Anne Marie en “Fuck, I’m Lonely”, Troye Sivan en “I’m so Tired”, Sofía Reyes en “El Tejano” y BTS en “Who”, la verdad es que no se nota una diferencia rítmica y conceptual en cada una. Al parecer fue una mala jugada y, sin importar que cada artista hace un trabajo distinto y que pudo explotar en ~How I’m Feeling~, Lauv no supo cómo mejorarlas para que no se parecieran tanto unas de otras.

El lado Spicy y Fuckboy del cantante reluce en “Mean It” ft. LANY y “Sweatpants” donde dejan observar a un chico más atrabancado y fuertemente influenciado por las circunstancias que lo acompañan al tratar de curar un corazón roto con alcohol y fiestas.

Los sonidos son buenos, interesantes, pero sería preferible oír su álbum con mucho tiempo de por medio para escucharlo de inicio a fin.

Lo distintivo de él es la dinámica tan cercana a Ari Staprans como individuo que sufre y se alegra. Además de su conjugación de varios mini Lauv para identificar qué lo conforman y cómo actúa cada uno en él. También es relevante destacar que realizó diversos videos, semejante a una serie, donde relata cómo interactuaban ellos.

No obstante, lo anterior mencionado, que las melodías se parecen mucho entre sí y no hay un clímax en él, fue un punto en contra. Así como la larga duración que se debería de sintonizar con ganas de oír por más de una hora al intérprete norteamericano.


NOVEDADES x VIBRAS