‘Every Bad’ de Porridge Radio


La agrupación proveniente de Brighton, Inglaterra, estrenó su álbum ‘Every Bad’, compuesto por once canciones que revelan uno de los aspectos más íntimos y emocionales de la compositora Dana Margolin. El disco a grandes rasgos es un viaje casi de introspección, con momentos oscuros y en donde cobra sentido el título de éste con “Todo mal”.

Su segundo material discográfico comienza con “Born Confused”, un primer impacto para empezar a visualizar de qué va la idea general de él. Una guitarra la acompaña y poco después de la tercer estrofa, los demás instrumentos se apresuran a hacerlo. El final de ésta se caracteriza por cómo aclara que al estar confundida, no sabe qué hay mal en ella y que, quizás, ni siquiera lo haya.

“Sweet” fue uno de los adelantos del LP y en él pudimos observar como es el concepto que manejaron a lo largo de él. Voces emotivas, desgastantes y sonidos duros y cargados acompañan a esta melodía. A pesar de que hay momentos donde se torna turbio el ambiente, con guitarras fuertes y notas que casi gritan, se mezclan con momentos de pausas, de giros un tanto inesperados, donde la voz de Margolin disminuye y continúa tranquila.

“Don’t Ask Me Twice” es de las canciones que llevaban casi un año en línea y que se ansiaba escuchar en conjunto con los demás tracks. La letra evoca a un sentimiento de confusión, de no poder identificar qué es lo que hay en la cabeza de uno, en lo que piensa y en como la vida sigue y, aunado a todo el panorama, la soledad se nota y se siente.


El material de Porridge Radio es una fusión entre lo que las palabras buscan decir, en los sentimientos que se quieren pronunciar y cómo es que, estas concepciones, se podrían reflejar musicalmente. Los instrumentos veloces y pesados, junto a la desesperada voz de Dana lucen en “Long” furia y arrebato mientras expresa que está desperdiciando su vida y su tiempo.

“Pop Song” es de las melodías más suaves, menos densas –en tanto ritmo- y más tranquilas del disco. Desde el título reluce otro camino que optaron pero donde el mensaje es semejante al del álbum entero. Nostalgia y tristeza por no querer regresar a casa y una serie de preguntas donde cuestiona al oyente qué tipo de lugares es donde se siente seguro y, al último, como una súplica final, pide que la hagan sentir segura por favor es el tema de la canción.

“Circling” es sin duda una de los temas más ilustrativos de ‘Every Bad’. La cantante señaló, desde antes de que se estrenara el disco, que para ella se inspiró al ver cómo las olas del mar van y vuelven, como un ejercicio eterno. Esta melodía nace de que con dicha analogía, las cosas buenas al repetirse, lo sigan estando. “Everything's fine, everything's mine, and that is what I want”, se escucha en el coro de ésta.

Las últimas dos partes del disco, “(Something)” y “Homecoming Song”, son quienes finalizan con una obra llena de sentimentalismo, intimidad y vulnerabilidad. En la primera con un poco de autotune, se puede apreciar como Dana Margolin advierte a los demás de mantenerse a salvo y a no confiar en ella. En la última, como trazo final de su segundo material, inicia con un golpeteo y que anuncia la inminente conclusión con frases como “I’m coming home/ There's nothing inside”.


NOVEDADES x VIBRAS