Entrevista con Un León Marinero


Un León Marinero es el escape de Leo Meléndez, un chico de San Luis Potosí que le canta al amor, a lo que significa cuidar de otra persona, a procurar que esté bien y a sentirse querido, resguardado. El proyecto musical de Un León Marinero es la realidad y Meléndez es la máscara; esa metáfora la comentó el intérprete sin recordar de qué película la aprendió.

Con un short del América puesto y con la compañía de su perro, a quien corrió entre risas, Leo conversó con Vibras para platicar de qué va su nueva canción “Lluvias de mayo”, cómo trata de convertirse en el vínculo que une a las personas a través de la música y su gusto por convivir con sus familiares y con el público allegado a su propuesta.

“Lluvias de mayo” se estrenó hace una semana y ha sido, hasta ahora, una de sus melodías más emotivas. Desde el cartel de la canción, que fue elaborada por su padre, quien es pintor y a quien Leo atribuye de crear una de las mejores portadas de su carrera, se puede notar el trabajo invertido en la producción.

“Antes estaba muy nervioso, por si iba a gustar la canción y, al lanzarlo, ya me sentí más tranquilo”, admitió el compositor. Además del tema, que habla sobre las personas que son la luz que guía a algunos, el video se volvió un trabajo en equipo al agregar imágenes de fans con velas o fotografías de sus seres queridos. Asimismo, el cantante comentó que esperaban 20 vídeos y resultaron alrededor de 140; la edad, por ejemplo, no tuvo límite. Chicos y grandes aparecieron en él.



“Una parte esencial de ella fue la gente. Es nuestra canción y está llegando a donde tiene que llegar. El logro no es sólo es mío, es de todos. […] Estoy muy contento con ellos por darme la oportunidad y la confianza de regalarme esto. Porque más allá de los videos, están compartiendo momentos importantes de su vida”.

La pieza ha ayudado a construir una comunidad sólida entre Un León Marinero, sus composiciones y sus seguidores. “Yo quería acercar a todas las personas que están conectadas por mi música, ser el vínculo entre ellas”, agregó Meléndez.

“Serenata”, que fue otra obra, en donde se realizó una miniserie de vídeos donde ULM cantaba a la ventana de su enamorada, se retomó un poco del cine de oro mexicano y, también, en cómo es conquistar a la antigua.

El intérprete resaltó que fue una forma de demostrar cómo se hacían las cosas antes y que muchas generaciones actuales no conocían. “Sirvió para decir “ánimo, sí se puede y si no, yo estoy aquí para ayudarte. Somos tú y yo contra el mundo”, explicó Leonardo.

Aunque Un León Marinero puede ser ese compa que puede ayudarte a ligar, él se considera muy malo haciéndolo. “A mí me da pena hasta mandar el link de una canción. Eso de decir 'Oye, mira, te la dedico' nunca, jamás podría. Me desmayo primero”, aclaró entre risas.

El músico disfruta cantar y sentir el amor, pero no sólo el romántico, sino también el que recibe de sus familiares y amigos.


“Yo estoy completamente entregado al amor que las personas pueden darte y que, de hecho, va de acuerdo un poco con lo que dice la canción. El sentirme cuidado, tener una casa a la cual volver; tengo a mi tía, a mi mamá, a mi perro, sentir ese cariño y es a lo que le escribo”.

El proyecto que maneja Leo es una idea fiel y honesta a lo que él piensa y siente. Desde su nombre, que habla sobre uno de sus mayores miedos que es el mar, deja ver cuán transparente es Un León Marinero. Es por ello que, según el cantante, la gente ha aceptado bien su propuesta, porque desde ese punto ha podido abrirse al público.

Con la situación actual de la pandemia, Meléndez confiesa que le ha ayudado a apreciar todavía más su casa, cuestión que había notado desde el año pasado al estar fuera la mayoría de los fines de semana. Por otro lado, disfruta el momento que vive con él mismo: “Nunca había valorado qué era estar solo, platicar conmigo mismo, aprender a escucharme”.

Antes de que comenzara la cuarentena, el artista también agregó, nostálgico y divertido, que es como el meme dice “de haber sabido que era el último perreo, hubiera perreado más abajo”. Pero, Un León Marinero reconoció que “La verdad yo sí perreé bien abajo la última vez que salí y agradezco a la vida por ello, por la oportunidad. Yo sé que cuando se solucione esto vamos a perrear otra vez y más abajo”.

Leo Meléndez con un mensaje positivo y conmovedor, que fue la recomendación de abrazar a los seres queridos porque nunca se sabe qué sucederá después, es como refleja la imagen de un chico común, sencillo y que aprecia el calor que sus admiradores y familiares lo reconfortan.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png