Entrevista con Sabino


Sabino es la cara del Sab Hop, un género que modificó lo propio del hip hop al no cumplir lo que la sociedad supone que es este tipo de música. Este estilo no solo comprende letras irónicas, divertidas y hasta románticas, sino que, además de ritmos, que integran hasta lo más lejano como el reggaetón y el mariachi, también es visto como un movimiento. Su líder es Sabino. El máximo personaje que apenas es el esbozo de lo que esta alternativa musical puede comprender.


El 1ro de septiembre se festejó el Día Internacional del Sab Hop pero, a este, se le sumaron 29 más de sorpresas y actividades. El mismo Pablo Castañeda, quien da vida a dicha figura, lo nombró como una mutación. Todo el mes es de la propuesta de Sabino y sus rebeldes del pop. Agradecimiento, ‘Amor y Respeto’ conmemoran al Sab.


Luego de la publicación de “Pregúntale a mis ex’s” y “Este momento”, dos de las melodías que fueron parte del MISH, Vibras platicó con Sabino sobre su lanzamiento. Además de puntualizar la fiesta que ya va más de la mitad y de cómo su invento genera mensajes y no solo dentro del ámbito musical, sino que podría ser una forma de insistir cuando la gente dice ‘no’ a una idea y, a partir de ello, crear algo nunca antes visto.


Cada vez que se publica una de sus canciones, Pablo recuerda cuando era niño y Santa Claus le llevaba regalos: “Una noche antes de que llegara, no podía dormir. Es esa emoción”, comentó el rapero. Además, agregó que con “Este momento”, al incursionar dentro de la música regional, experimentó una sensación semejante a cuando salió Ying Yang por el reggaetón.


“Es una de esas canciones que se dirigió hacia otro lado y me gusta porque puede generar muchos sentimientos en la gente, desde hate hasta un ‘Ay, cabrón, órale’. Entonces, cada estreno es muy emocionante porque dejas de tenerla solo para ti y la compartes con el público. Además cada lanzamiento empieza a tener más alcance”.


Recuerda que dicho tema, cuya versión final es en colaboración con Flor de Toloache, la escribió en una terraza en Chapala, Jalisco. “Es muy loco ver algo que creaste y después verlo afuera porque te acuerdas del momento en que pasó. Es como ver a un hijo crecer, volar”, compartió con Vibras.


El primer día de este mes, los fanáticos del intérprete empezaron a festejar el denominado Día Internacional del Sab Hop pero él decidió sumarle muchos más días a la celebración.


“Me siento contento, es igual a lo que decía de ver cómo nace una canción y cómo deja el nido cuando la compartes con los demás. El Día Internacional del Sab Hop era una idea, incluso podría entenderse como una tontería, pero se materializó en el momento en que la gente se la apropió. El público lo vivía solo un día y dije ‘¿Y por qué no todo septiembre?’ Un mes para agradecer a todos los que tienen años apoyándonos. El próximo MISH se tiene que planear desde que se termine este”.


Como parte de él, se realizó un auto concierto en el Parque Bicentenario. Esta presentación se sumó a otra plataforma donde el tapatío llevó su música. El 15 de febrero, aún celebrando el Día de San Valentín, arrasó con el Pepsi Center WTC. Luego, después de la contingencia por la pandemia, realizó dos shows en línea. Ante esto, Sabino recordó lo que vivió a inicios de año en la colonia Nápoles.


“La otra vez platicaba con un amigo de la suerte que tuvimos porque fue de panzazo. Un día íbamos caminando por la calle y había un cartel de ese concierto aún. Era como un pueblo zombie porque fue lo último que pasó antes de que se parara todo. Tuvimos un buen timing por alcanzar a hacerlo, nos dejó en otro nivel de credibilidad y de agradecimiento por parte del público. Fue un show increíble”.


El recuerdo de esa noche los mantiene con la esperanza y deseo de regresar a lo que había antes de la pausa. “Nos partió todos los planes pero, si bien nos afectó por la nueva normalidad, yo prefiero no quejarme. Agradezco sacar canciones y hacer livestreams porque, seguramente, hubo quienes dejaron de hacerlo porque no hay manera de continuar”, aclaró el músico.


El Sab Hop es una alternativa a lo rígido que podría ser el género hip hop del que deriva su estilo. No obstante, señaló que el punto máximo sería cuando alguien más se sumara a lo que engloba este. A pesar de que faltaría por terminar de definir el mundo que creó, una especie de universo o mapa de videojuego aún por desbloquear, según comentó, le fascinaría que este se volviera una referencia para otros músicos.


“Me siento muy ególatra diciendo que me encantaría que eso pasara. Además, al final el Sab Hop también es Dan Solo, Ferraz, Camilo Lara, Gil Cerezo, quien trabaja en los visuales y en las letras. Puede ser un sonido o una referencia. De entrada creo que, también, es un movimiento. Si llegara a pasar eso, estaría increíble”.


Cuando este personaje optó por seguir otro camino, diferente al estereotipo que se impone alrededor del hip hop y el rap, dejó implícito que nunca es tarde para emprender algo. Hallar la forma en que se pueda lograr lo que uno desea. Y, en caso de no existir, crearlo.


“El Sab Hop tiene un mensaje de si no es por un lado, sale por el otro y sin miedo. Es romper cosas establecidas y no casarse con etiquetas. Esa es una de las muchas cosas que engloba esto. Por ejemplo, el ‘Amor y Respeto’, que es como el eslogan, es una especie de movimiento que puede llegar a ser una filosofía. [...] Podría ser un ‘No te rindas, busca aquí o allá'”.


Aunque en su canción “Pregúntale a mis ex” dijeron que era machista, Sabino explicó que en esos aspectos no se entromete. “De hecho, en ese video [en PAMEX], están dándome mi merecido por ser impuntual. Existe una línea entre el relajo, que es el desmadre sano, y fomentar la violencia u otras cosas con las que no jugamos para nada”, enfatizó al respecto.


Las canciones de Sabino son mundos donde, a través de tres o cuatro minutos de duración, relata una pequeña historia. Cada una diferente, con una anécdota que inicia y termina en la misma obra. Ante esto, el autor explicó que si su proyecto no hubiesen sido temas musicales, serían caricaturas. Aunado a esto, admitió que trasladar sus pensamientos en letras era más fácil que animar un boceto.


“Fue la manera en que mis caricaturas e historias salieran y que cada persona las interpreta en su cabeza. Hay diferentes estructuras pero son cuentos cortos. Me gusta mucho y, en general, busco que tengan su metáfora; el sarcasmo y el doble sentido también los uso”.


Sabino puede hacer las cosas que a Pablo le da miedo intentar. Aunque el origen de todo fue la iniciativa del segundo, quien antes quiso ser rockero, Sabino fue el que le dio orden y figura a una tendencia que hasta deriva de su nombre. “Tiene confianza y Pablo es más reservado”, agregó el rapero. Es una dualidad de seres que se complementan a su forma. Mientras haya Pablo, hay Sabino y mientras haya Sabino, hay fiesta y Sab Hop.



LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg