top of page

Entrevista con Youth Lagoon

(Re)encontrarme y descifrar mis versiones anteriores para crear.

youth-lagoon-heaven-is-junkyard-album-entrevista
Foto: Tyler T Williams

Youth Lagoon, el proyecto creado por Trevor Powers que estuvo en pausa cerca de 8 años, vuelve para presentarnos un nuevo material discográfico, ‘Heaven is Junkyard’, con el que nos presenta su nueva identidad sonora. Después de tanto tiempo, en un contexto donde Youth Lagoon cada vez estaba más alejado del rumbo que Trevor trataba de encontrar, ha vuelto con una propuesta tan personal con la que vuelve a sentirse identificado. Hubo eventos que lo acercaron de nuevo a sí mismo y lo alentaron a encontrar su camino y el amor por su proyecto musical: una reacción a un medicamento que, entre otros efectos, lo dejó sin voz por algunos meses; así como el desarrollo de un proyecto instrumental, ‘Capricorn’, bajo su propio nombre. Bajo el sello de Fat Possum Records podemos escuchar este sólido lanzamiento, con tintes experimentales que nos llevan a sentir desde el country hasta el punk en cada una de las letras donde nos cuenta historias sobre su entorno, familia y amigos de Idaho, su hogar. Además, transmite de igual manera en una trilogía de videos realizados junto a Tyler T. Williams. Platicamos con Trevor Powers sobre la resignificación de Youth Lagoon, y el proceso para crear su nuevo álbum ‘Heaven is Junkyard’. ¿Cómo te sientes al lanzar música de nuevo bajo el nombre de Youth Lagoon, después de este hiatus de 8 años? YL: Honestamente, no puedo sentirlo más que increíble; el universo tiene una forma muy extraña de funcionar y creo que si alguien me hubiera dicho que llegaría a este resultado, atrás en el tiempo, no lo hubiera podido creer. Y así es simplemente como funciona la vida. Han existido situaciones que me demostraron que a veces las cosas más interesantes o el camino a seguir no lo podemos encontrar en una compartimentación de nuestro cerebro como una acción terminada, sino que es una combinación entre las experiencias viejas y las nuevas que van llegando: así es como surge el futuro que trazamos para nosotros mismos. Y eso es exactamente lo que siento por este álbum, hay canciones que empiezan a encajar pero sé que aún no es todo lo que quiero hacer y expresar con mi música. Es el trazo de una cimentación sobre la cual colocarás tu proyecto musical. Las canciones que nos presentas en ‘Heaven is Junkyard’ tienen una carga emocional muy fuerte sobre lo que eres y tu entorno ¿cómo fue el proceso para reencontrarte con la música de esa manera? YL: Se siente como si me estuviera encontrando conmigo mismo por primera vez. Cuando comenzó el proyecto de Youth Lagoon, hace algunos años, era muy joven y no estaba totalmente equipado con la inspiración suficiente para continuarlo, en general me sentía muy perdido conmigo mismo. Si eso se combina con las implicaciones de tener un proyecto musical: presentarse al mundo o ir de gira, por ejemplo, eran cosas que no me permitían encontrar quién era como persona. No sabía si yo era una proyección o algo verdadero. Y ahora está siendo todo tan fascinante, es como si pudiera entender más las versiones anteriores de mí mismo y descifrarlas de alguna manera para hablar de ellas con todos ustedes. Eso significa para mí que he avanzado al siguiente escalón y también que hay aún muchos más por delante para pisar.

¿Qué significa para Trevor volver con esta propuesta musical y abrirle la puerta a Youth Lagoon de nuevo? YT: Creo que es de las cosas más grandes que he hecho en términos de aceptación y amor propio. En algún punto Youth Lagoon se había convertido para mí en un proyecto con el que no me identificaba más, así que dejé que todo se relajara por ese lado, hice un par de discos bajo mi propio nombre: ‘Mulberry Violence’ (2018) y ‘Capricorn’ (2020), de los cuales estoy muy orgulloso, y ahí es donde empezó el punto de inflexión. En ‘Capricorn’ descubrí lo que puedo lograr en términos de sonido y producción, pero al ser completamente instrumental me ayudó a recobrar el sentido y el amor por contar historias y el poder de las palabras. Esto sin duda fue lo que comenzó por darle forma al proyecto del nuevo álbum. ¿Cómo defines el álbum y la historia que quieres contar con él? YL: En primer lugar, lo que descubrí con el storytelling fue como establecer mis propias limitaciones, había veces que tenía muchas ideas pero no lograba encajarlas entre sí para que tuvieran sentido, esto sacudía mucho mi sistema. Con ‘Heaven is Junkyard’ trabajé mucho desde ese caos y esto es lo que lo define, me sentaba frente al piano y pensaba: simplemente empezaré a escribir una canción hasta que sienta que está completa y que puede existir por sí misma. Así hasta desarrollé una pequeña obsesión por encontrar las palabras exactas que llevarían la secuencia del álbum: no podía sentir que había terminado una canción hasta que fuera lo suficientemente fuerte por sí misma como para existir aún sin música. Una canción que podría resumir el álbum, a mi parecer, es “The Sling”. Al escuchar sobre todo la frase final: “Heaven is a Junkyard and it’s my home” podría decirte que define todo aun cuando no estoy segura de haberlo entendido completamente. [ríe] YL: Me alegra mucho saber que la letra te cautivó de esa manera, porque siento que es exactamente lo que sentí al escribirla. Sabía que había algo y sabía que era verdad, pero no sabía precisamente lo que significaba… de hecho creo que al día de hoy no estoy seguro de ese significado [ríe]. Creo que representa algo diferente cada día que pasa y que aun así se mantiene cierto, lo cual es algo que amo de la música, pues me permite expresar cosas que jamás podría decir de otra manera que no sea a través de este medio. Puedo decir que “The Sling” resume el sentimiento de todo el álbum porque, a través de ciertas palabras y ciertos tonos, se encuentran todas las emociones que he sentido en mi vida. Es la piedra angular de la identidad de ‘Heaven is Junkyard’.

youth-lagoon-heaven-is-junkyard-album-entrevista
Portada: ‘Heaven is Junkyard’ de Youth Lagoon

En cuanto a los videos que han salido para el álbum, ¿cómo fue el proceso para poder ver estos resultados audiovisuales? YL: La mayoría de esto surge a través de mi mejor amigo Tyler T. Williams, él es el cineasta detrás de esta trilogía de videos: “Idaho Alien”, “Prizefighter” y “The Sling”. Todo el proceso siempre se sintió como dos amigos divirtiéndose y pasando el rato, también dejarle a Ty el timón completamente en sus manos, pues sea cual sea su visión, sé que será lo más adecuado visualmente para el proyecto. El proceso fue, de igual manera, bellamente caótico, porque nunca seguimos una agenda o cronograma de rodaje en absoluto. Sabíamos la historia que queríamos contar, pero nos dejamos llevar por el momento y nos preocupó más sentirnos presentes sobre lo que pasaba delante de nosotros a la hora de grabar, sin pensar que debíamos seguir una estructura ya establecida… fue un desorden necesario que nos dejó completamente satisfechos con el resultado. Me alegro mucho de oír eso, ¡muchas felicidades por el lanzamiento de ‘Heaven is a Junkyard’! YL: ¡Muchas gracias! Aprecio mucho tu tiempo.


Comments


Facebook - Vibras I Vol.14.png

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

bottom of page