‘The Slow Rush’ de Tame Impala


En marzo del 2019 tendríamos la primera probada de una nueva era musical empapada en la psicodelia ya conocida de la banda australiana Tame Impala.

Su líder, Kevin Parker, tenía planeado que el proyecto viera la luz el año pasado, pero después de un retraso, el 14 de febrero del 2020 pudimos ser testigos de este nuevo viaje musical, pues desde el 2015 no nos traían un nuevo trabajo de estudio: ‘The Slow Rush’, el cuál sigue una línea de historia con cada una de sus canciones. ¿Vale tanto la pena como ‘Currents’ o ‘Lonerism’? Estamos aquí para platicarte más sobre él.

“One More Year” nos abre las puertas con una fuerte vibra espacial donde poco a poco se van enlazando reverberaciones de percusiones hasta dar pauta a la voz de Kevin (a la cuál él mismo se refiere como un ‘coro gregoriano robótico’). La letra es muy explícita: “un año, 52 semanas de 7 días cada una, cuatro estaciones”. Disfrutar cada pequeño momento porque, aunque no nos percatemos, un año más de nuestras vidas se ha ido.

Una nostalgia hacia ‘Lonerism’ se puede sentir al comenzar a escuchar “Instant Destiny”. Con dedicatoria especial al amor de su vida, como una mirada puede ser suficiente para sentir que tu destino pertenece junto a una persona. Una letra veraniega con una historia de dos amantes.

“Borderline” ha sido el primer sencillo que pudimos escuchar hace ya casi un año de ‘The Slow Rush’. Una versión remasterizada de la original, siendo la primera más suavizada que la actual pero cada una con un remarcable estilo alusivo a sus anteriores trabajos. Una batalla interna con la seguridad, la autoestima y el amor propio con el que deseamos que otros también nos amen a través de los ojos del trastorno de la personalidad.

A nuestros oídos llegará la canción más triste: “Posthumous Forgivness”. No solo por la melodía que nos transmite esa sensibilidad y el cambio más relajado a las primeras tres canciones, sino que la lírica profundiza en un tema muy personal para Kevin Parker. La resiliencia tras la pérdida de su padre después de no haber tenido una relación estrecha. Un perdón que quedará grabado para la eternidad.

No dejarse engañar por la animada armonía que “Breathe Deeper” nos hace sentir; de la mano con su temática de fondo quizás ese es su propósito: el hacernos sentir mejor. ¿Qué hacer en situaciones tensas? ¿Cómo superar la angustia? ¿Cómo evitar un arranque de ira? Respira profundo. “Si necesitas de alguien que te diga que eres especial, yo puedo, créeme”. Necesitamos creer en nosotros mismos, pero en el fondo siempre deseamos que alguien más vea nuestro brillo también.

“Tomorrow’s Dust” se convierte en una canción complicada de escuchar. Y para nada nos referimos a la sensación tropical que nos inspira, sino a la lírica de gran significado que existe detrás. “Estaba cegado por un recuerdo, como si hubiera sido alguien más, como si no hubiera sido yo”. Las personas y sus almas evolucionan con el tiempo y las experiencias. “Nuestros arrepentimientos de mañana son nuestras acciones del ahora. El polvo del mañana está en nuestro aire del hoy, flotando alrededor de nosotros mientras hablamos”- Kevin acerca de la canción.


A veces lo que necesitamos es un empujón dentro de una realidad cegada por una niebla pesimista. Pero “On Track” nos hará saber que podemos continuar nuestro camino, siendo la canción más lenta del álbum nos mueve por una ola de relajación fuera de esta realidad. La vida continúa y nosotros también deberemos hacerlo. El optimismo es el que mantiene el motor de la esperanza encendido y según las palabras de Kevin, los milagros pueden suceder.

¿Qué tan capaces somos de dejar el pasado atrás? Se dice fácil, pero traemos arrastrando nuestro propio costal del punto “A” al punto “B”. “Lost In Yesterday” le da hilo a este par de canciones anteriores con un trasfondo de aprender a dejar ir, el ayer es ayer y no volverá. Tame Impala quieren que todo aquel que escuche esta canción deje de estar perdido en el ayer. “Algún día tendrás que dejarlo ir”. Aprender de los errores, pero ojo, que si continuamos viviendo en el pasado no habrá mirada para el futuro.

“Is It True” es una promesa de amor no eterno y definitivamente con miedo. Un corazón roto del pasado, visiones quebrantadas sobre el romance. Y cuando por fin nos encontramos frente al ser amado o “el alma gemela”, ¿seremos capaces de prometer amar eterna e incondicional? Continuamos hablando acerca de un futuro incierto por ataduras del pasado.

Tras una lucha interna constante con vivir atrapado por las telarañas del pasado, el ansia que carcome nuestra alma por el futuro o aprender a vivir el presente, aterriza “It Might Be Time”. “Solamente quiero mantener vivo este sueño por ahora, ¿acaso no saben que nada dura para siempre? Debe ser momento de afrontarlo”. La nostalgia nos hace estancarnos en recuerdos y sueños de lo que deseamos vuelva a ser, pero es tiempo de poner los pies en la tierra.

Con unos sintetizadores retro y una suave guitarra, “Glimmer” al ser la canción más corta del álbum funciona como interludio para guiarnos al final. Una intro con un podcast el cuál Kevin dice solo haber estado escuchando y posteriormente voces en reverberación: “Solo quiero un rayo de esperanza”. ¿Será que esta historia concluya con un nuevo amanecer? Estamos por descubrirlo.

Hace acto de presencia para cerrar con broche de oro “One More Hour”. Esta melodía funciona como una película en retrospectiva, analizando cada detalle que nos ha llevado al punto en el que nos encontramos ahora. Bueno o malo, somos versiones diferentes de lo que solíamos ser ayer. El piano y los riffs de guitarra dan conclusión perfecta como una observación a las acciones que hoy nos hacen cuestionar “¿Cómo podré volver a amar? Mientras pueda recordar quien soy”. ‘The Slow Rush’ es un álbum que conserva la esencia de Tame Impala, al escucharlo sabemos perfectamente qué banda es la que está del otro lado de la bocina o los auriculares. Impregna una sensación fresca mezclada con su estilo inicial, además de hacer participe a cada canción de una historia de superación personal. ¿Vale la pena? Para Vibras es un sí.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png