top of page

Entrevista con The KVB

El compartir de una vida en música, melancolía y euforia.

the-kvb-entrevista-kat-day-nicholas-wood-2022
Foto: George Katsanakis

Tras un regreso triunfal con el lanzamiento de ‘Unity’ a finales de 2021, el dueto de electric post wave conformado por Kat Day y Nicholas Wood regresa a escenarios con renovadas intenciones, prometiendo una experiencia en el filo de lo espiritual con cortes del pasado, presente y (posible) futuro de la agrupación. Siendo la metrópoli capitalina su próxima parada a mediados de septiembre, nos dimos a la tarea de conversar con la ya icónica pareja de soft noise, teniendo una más que agradable conversación sobre los cambios en su dinámica a lo largo de los años, el cultivo de su universo visual, los desafíos tras una década de trayectoria y la intensidad previa su concierto en tierras nacionales, todo aderezado por la alegría compartida entre los integrantes.

Ha pasado más de una década desde la consolidación de The KVB en 2010, el mundo es distinto, el sonido es distinto, sin mencionar el duro golpe social que representó el confinamiento. Considerando todas estas experiencias ¿qué ha cambiado en ustedes?

N: Bueno, como la mayoría de las personas, nos hemos vuelto más viejos [ríe]. Hemos desarrollado el proyecto tratando de seguir haciendo música que realmente nos guste tocar y escuchar.

K: Sí, tomando influencias de lo que implica madurar, pero también de nuestros viajes, es por ello que la pandemia fue un periodo tan difícil.

N: Falto de inspiración. Claro que aún disfrutábamos hacer música.

K: Luchamos constantemente por ser mejores; siempre trato de hacer los visuales más masivos, más atrapantes, más hipnóticos. Tratar de crear el mejor show en vivo que nos sea posible ¿sabes?, empujar no solo el sonido.

¿Dirían que han tenido un propósito claro impulsándoles durante estos años?

N: No realmente. Creo que solo tomamos cada álbum, cada tour, como sea que vaya llegando. Jamás hemos mirado atrás tan detenidamente, planeado tan detenidamente, es ver qué tan lejos nos lleva la inspiración.


Y ¿a dónde les ha llevado? ¿en qué lugar sienten ubicarse en pleno 2022?

K: Bueno, visualmente hemos explorado distintas herramientas, procurar imaginario visual mucho más nutrido. Al mismo tiempo hemos tratado de hacer los sonidos aún más dinámicos, más interesantes, procesar las señales, experimentar con diferentes filtros. Podría resumirlo en tratar de hacer buenas canciones [ríe].

Neil Gaiman menciona algo parecido en su discurso de 2012 en University of Arts; hacer buen arte a pesar de todo. Sentir el salvavidas del release de creativo en los buenos días y en los otros, aferrarse a la expresión y encontrar significado en ella. Al mismo tiempo, creo que hay visiones menos intensamente románticas allá afuera, para ustedes ¿cómo saben que su arte es bueno? ¿que una canción es buena?

N: No lo sé, solo lo nos gusta ¿sabes? A menudo toma un buen rato saber si te agrada o no una canción, y…

K: Y probablemente empieces a odiarla hasta que te guste otra vez [ríe].

N: Hacer música se trata de pasar por muchos altibajos; un día la amas, al otro no la soportas y al siguiente simplemente no te importa [ríe]. ¡Y al siguiente la lanzas!

Creo que todos quienes disfrutamos de la música podemos coincidir en que el sonido es una experiencia del ahora, escuchando esta otra parte del proceso cobra aún más sentido, el contraste emocional resaltando el presente una y otra vez.

K: ¡Exacto! también tenemos momentos de “Esta canción es genial, la amo” y creo que la gente lo ve. ‘Always Then’ se ha convertido en un clásico al pasar de los años, conectando con el público de una u otra manera. Los shows que hemos estado dando comprenden toda nuestra discografía, así que probablemente traigamos algunos de los cortes de esa primera etapa, revisitarles en el ahora.

the-kvb-entrevista-kat-day-nicholas-wood-2022

Con una trayectoria como la suya ¿se encuentran regularmente escuchando cortes de materiales pasados?

N: No realmente.

K: Creo que ningún artista lo hace.

N: Obviamente escuchamos nuestra música cuando trabajamos en ella, durante esa fase de composición,, pero no por placer [ríe]. Nos centramos en analizarla.

Creo que este es un gran punto; el balance de lo profesional con lo que, a fin de cuentas, es producto la sensibilidad artística ¿Cómo han logrado equilibrar ambos mundos? ¿de qué manera afectó la pandemia a esta dinámica?

K: No lo sé, honestamente no tengo idea de cómo lo hacemos [ríe]. Pero lo hemos hecho hasta ahora, durante más de diez años. Siempre hay estos periodos donde no estás realmente inspirado, es parte de ser artista, fluir a través de esos momentos, buscar entre los sonidos del presente y el pasado es una gran manera para romper con eso, con la falta de impulso. Odio hablar sobre la pandemia otra vez pero, el estado emotivo de ese momento cambió completamente la música que escuchábamos, sentía que no podía manejar el estrés del confinamiento ¿sabes? todo lo que oía era jazz y bossa nova porque, bueno, es tranquilizante. Quizá se vea reflejado en nuestro siguiente material, no lo sé. Paralelamente tuve mucho más tiempo para trabajar a profundidad en el apartado visual, tenía que mantenerme ocupada para alejar mi mente de la imposibilidad de tour, pasar de este estado interno de show a uno de creatividad. ¿Algo que quieras decir Nick?

N: Lo dijiste todo [ríen].

Retomando las ideas detrás de tu trabajo en lo extramusical Kat, ¿cómo diría que coexiste con despliegue sonoro de la banda?

K: Siempre me han interesado los momentos en que ves una imagen y casi puedes tocarla, como si tus globos oculares se impactaran contra ella, poder sentirla en la punta de los dedos. Amo cómo se combina esto con la música, añade elementos al sonido, lo eleva, te permite sentirte completamente inmerso en este nuevo mundo donde las personas sudan y bailan a tu alrededor en una experiencia casi meditativa; [mira a Nick] euforia. Supongo que por la atmósfera happy/sad en la que desenvuelve nuestra música mantenemos estos elementos entre melancolía y emoción en lo ecléctico, si eso tiene sentido.


Creo que no podría describirles de una mejor manera; melancolía eufórica. ¿Tienen ya planes de continuar por esta misma línea en el futuro cercano?

K: No estoy segura, después del Covid sentí que ya nada podía ponerse peor, sentía que no habría un futuro en el que pensar.

N: Bueno, acabamos de lanzar el nuevo disco y ahora estamos en esa gira, llegando a todos estos lugares en los que no habíamos estado hacía un muy buen rato. Tenemos algunas cosas planeadas para el año siguiente, pero hasta entonces todo se tratará de ‘Unity’.

Centrarse en lo inmediato suena bastante sensato, y lo inmediato coincide con la Ciudad de México el próximo 17 de septiembre. Se casaron, lanzaron dos álbumes de estudio y atravesaron dos años alejados de escenarios y el mundo en general desde su última visita en 2017 ¿cómo ha cambiado su relación desde entonces?

K: Creo que nos hemos hecho aún más cercanos, Nick puede prácticamente leer mi mente, desde la más pequeña expresión facial, es un poco aterrador [ríe].

N: Telepatía.

K: Telepatía de hecho. Es muy bizarro, casi no puedo explicarlo [mira a Nick mientras ríe]. También nos hemos mostrado más vulnerables al trabajar juntos, más expuestos, abiertos a la crítica constructiva en los videos y lo musical.

the-kvb-entrevista-foro-indie-rocks-2022

Es realmente lindo verles acompañarse en el camino artístico y escuchar su recorrido, ¿emocionados por volver a México?

N: Absolutamente. Queremos que sea una experiencia genuinamente disfrutable para todos, resignificar una selección de canciones de nuestra trayectoria y el nuevo álbum, algo de linda merch.

K: ¡SÍ! Estaremos allá una semana entera, casi no puedo esperar.

N: Comeremos muchos tacos, tomaremos muchas micheladas y daremos un buen show.

K: La última vez no tuvimos realmente tiempo más allá del concierto, esta vez queremos explorar y experimentar la ciudad.


ความคิดเห็น


Facebook - Vibras I Vol.14.png

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

bottom of page