Entrevista con Tempers

La búsqueda de propósito entre sonido y sonido.

tempers-new-meaning-album-entrevista
Foto: Julia Khoroshilov

Las ideas son moldeadas, irremediablemente, según la evolución del mundo que las contiene. Podríamos decir que el impacto a la filosofía individual (y poniendo siempre las vidas al frente) fue la segunda consecuencia más evidente en la atmósfera de lo humano tras la emergencia sanitaria; arrojados a la crueldad de un nuevo mundo y perdidos entre la incertidumbre de los meses en aislamiento, el arte se iluminaba como lo único a lo que aferrarnos. Este sentir de creación y supervivencia fue el encarnado por el dúo neoyorquino durante los últimos dos años para la producción de su más reciente material, valiéndose del cobijo de Dais Records para convertir la tajada del existencialismo agridulce en una meditación eléctrica de 10 excepcionales cortes.

Bajo esta línea de apertura y relief platicamos con Jasmine Golestaneh y Eddie Cooper, integrantes de Tempers, repasando los pormenores en confinamiento alrededor de ‘New Meaning’, la profundidad conceptual del LP y los sentires del dueto alrededor de lo musical. Dejándonos llevar por el propósito de las palabras detrás de lo sonoro.

Revisitando la discografía de la banda, ‘New Meaning’ destaca en más de un sentido, uniendo pasajes de dance industrial con la introspección de soundscape tras soundscape, me hace pensar en lo específico del momento durante su composición ¿cómo inició?

J: Empezamos a escribirlo justo al inicio del confinamiento, estábamos de tour por Europa cuando la pandemia explotó. Tuvimos un show en Paris, cinco semanas de fechas por delante y, de la nada, soltaron un “Todo su tour fue cancelado, regresarán a casa justo ahora” [ríe]. Al día siguiente ya estábamos en el aeropuerto, volando de vuelta a New York, entrando instantáneamente a este nuevo y pandémico mundo, así que empezamos a grabar. Habíamos escrito algunas canciones antes pero ya no se sentían relevantes, estando dentro de este otro universo la música debía nacer en el para hablar con el.


¿Cómo creen que el pasar tanto tiempo entre las mismas cuatro paredes durante el aislamiento afectó el sonido del álbum?

J: Es algo complicado tener perspectiva cuando tú eres quien compone. Para mí las circunstancias en las que escribía realmente dieron forma al sonido; la cadencia, el tono, la energía. Lo pienso históricamente porque estoy dentro de ello, pero seguramente personas ajenas podrían percibir de mejor manera el cómo es distinto a lo que hemos hecho.

E: Creo que la música está inherentemente unida a un momento específico de su composición. Cuando escribimos un álbum siento que partimos donde lo dejamos en el material anterior. En mi mente todo lo que hemos escrito forma parte de un espectro continuo y el único instante en que puedo verlo es al momento de crear nuevos conceptos o movimientos.

Me alegra saber que el proyecto se haya mantenido a pesar de todo el caos en los últimos meses, pero ¿cómo lo hicieron ustedes?

J: Creo que siendo una observadora, percibiendo los cambios alrededor mío de manera filosófica, eso realmente ayudó. También ser creativo durante todo el proceso, me permitió canalizar mis sentimientos y pensamientos en forma de poesía y melodías. Te hace digerir la realidad mucho más rápido, no quedarte atrapado en ningún aspecto en particular y, sí, el miedo no te come vivo. Todos esos sentimientos de terror son mediados por la hiperconcentración al crear algo.

E: El no ver a nadie nos dejó frente a frente con la música que estábamos haciendo, nos hizo enfocarnos y valorar nuestro trabajo. Nadie más podría participar en quién sabe cuánto tiempo, fue una manera muy concreta de llevar un álbum.

Creo que uno de los denominadores comunes a la hora de resistir el aislamiento fue el escape de lo cultural. Las series, revistas o cualquier otra clase de expresión se volvieron artículos de primera necesidad ¿Cuáles fueron sus influencias extramusicales para este larga duración?

J: Yo ví una cantidad excesiva de películas [ríe]. Mucho drama, directores experimentales, nueva ola francesa. Visité muchas galerías, varias abrieron poco después de los primeros meses de encierro, fue un gran alivio el poder ver todas estas ideas visuales tras estar confinada a un mismo espacio, viendo ininterrumpidamente las paredes de mi apartamento. Leer la manera en que otras personas, artistas, estaban procesando el momento era realmente interesante, sentirme parte de ese extremo creativo. También leí Glitch Feminism de Legacy Russell, que hablaba sobre deshacerse de estas categorías acerca de quién eres, normas convencionales y autodefinición. La sociedad cayéndose a pedazos y el sentir liberador de definirme a mí y lo que me rodea terminaron por crear una gran burbuja de autoconsciencia al momento de escribir ‘New Meaning’.

tempers-new-meaning-album
Portada: ‘New Meaning’ de Tempers

Entrando en lo conceptual, hay más de una línea en el Bandcamp del álbum que genuinamente me atrapó. Una de ellas describe al disco como: “La creación de significado como acceso a la liberación en tiempos de pérdida y transición”, ¿quisieran ahondar un poco más en esto?

J: La manera en que otorgamos significado a los eventos de nuestras vidas tiene un gran impacto en la manera que percibimos el mundo, más aún en tiempos de crisis. Debemos elegir el cómo interpretar sucesos con la capacidad de cambiar el curso de nuestras vidas. El álbum trata exactamente sobre qué clase de significado hace que la vida valga la pena. ¿Tomarás la perspectiva de cambio donde todo esto es una gran lección y estamos evolucionando o quizá ver cómo la belleza paralela al caos de lo vital crea una especie de propósito o descubrir una verdad filosófica aún más profunda donde todas estas cosas pueden traerte algún sentido cuando todo está tan fuera de control? Para mí, el estar en una situación donde la inevitabilidad de lo social ya no era más una certeza, volvía mi supervivencia enteramente hacia la búsqueda de significado.

E: Sí, el resaltar la importancia de la creación de significado como una acción constante en vez de solo observar cómo el mundo, y las cosas alrededor tuyo siguen su curso. Hay cierta celebración en eso, libertad.

Tras toda esta exploración sonora e intrapersonal ¿sienten haber encontrado algo cercano a un sentido vital?

J: Creo que la búsqueda de distintos significados, el experimentarles, se convierte en algo profundamente gratificante. La vida es misteriosa y me gusta que sea de esa manera. No puedo decir algo como “Encontré el significado de la vida” ¿sabes? [ríe], el significado puede ser tantas cosas distintas. Lo que yo encontré fue exactamente eso, incompletitud, no tener idea, pero al mismo tiempo están estos flashazos que añaden cierta clase de simetría a todo. Te hacen sentir más vivo.

E: Tampoco creo que se trate de llegar a una respuesta concreta, sino de sentirse libre. Encontrar la libertad a través de la exploración, de crear significado, formar una vida que tenga sentido para ti, aún si todo cambia o tienes que dejar partes atrás. Ahí yace la liberación.


¿Hubo algún proceso en específico para reinterpretar toda esta fertilidad conceptual en el tracklist de ‘New Meaning’?

J: Creo que el estar en este espacio de duda filosófica y justo después escribir una canción hace que las ideas se traduzcan, inconscientemente, a lo musical. Pasar del cuestionamiento existencial al soundscape, reflejando el aura de esta estructura emocional, si eso tiene sentido. Algo sucede a través de ti y tú solo lo atestiguas.

Siento que, de las canciones que componen al LP, “Secrets and Lies” da un paso al frente al tomar una dirección drásticamente distinta. Arranca nuestra atención centrada en el impulso del beat constante para sumergirle en un sonido de narcolepsia y abstracción ¿Nació intencionalmente?

J: Fue bastante orgánico de hecho. Nos gusta tener paletas de sonidos dentro de cada álbum, tracks más lentos para balancear toda la energía. Se sentía natural hacer algo mucho más hipnótico, apacible, reflexivo pero de una manera distinta.

E: Siempre pensamos en el contraste. Clavar intención entre dos sensaciones consecutivas completamente opuestas. Algunas de las descripciones del álbum juegan con esta idea de resaltar los distintos elementos de cada corte, extremos polares unidos para crear algo distinto.

tempers-new-meaning-album-entrevista
Foto: Zac Stone

Siendo este su cuarto material de estudio y habiéndose consolidado como una de las propuestas más relevantes del Electric Sound Internacional ¿Cuál es la intención detrás de ‘New Meaning’? ¿Qué buscan hacer sentir?

J: En general, con la música que hago, me gusta crear una clase de espacio empático donde las personas que la escuchan se sientan con la soltura de ir a lo profundo y darse el tiempo para sentir las cosas que realmente importan. Adentrarse en ellos mismos y, no lo sé, salir con alguna clase de verdad o inspiración, sería lindo. Personalmente, como artista, la música me da un sentido de pertenencia. Una canción puede articular sentimientos para los que no tengo palabras, una suerte de alivio, de sentirme comprendida, inmersa en una emoción. Si de alguna manera mi música lograra eso me haría muy feliz.

¿Piensas igual Eddie?

E: Creo que sí. Cuando el sonido me hace sentir algo creo que es porque, inconscientemente, llega a ese cobijo de emociones complejas imposibles de verbalizar por mí mismo. Eso es lo que queremos lograr. La música puede ser muy consciente, es parte de lo que la hace tan poderosa.

¿Planes para Tempers en el futuro cercano?

E: Reiniciamos nuestro tour por varias ciudades de EE. UU. durante marzo. Justo ahora estamos a punto de volver a Europa y sí, visitar México en algún punto de este año, o ese es el plan. Amamos tocar allá así que será bueno volver.

J: Cruzamos los dedos, es nuestro lugar favorito para tocar.

 

Así, y con el oído apuntando a los meses venideros, nos despedíamos de ambos músicos, impregnados por la intensidad de su visión artística y más que emocionados por verles, una vez más, prendiendo en sonido la tarima de lo nacional.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

beach-house-once-twice-melody-album