‘Navegantes’ de Camilo Séptimo: Fórmula infalible para consentir a los fans

Según el dicho, el que pega primero, pega dos veces y Camilo Séptimo lo está ejemplificando a la perfección tras sacar su segundo disco en un lapso de 2 años. Tras el éxito de Óleos, Manuel Coe y compañía decidieron mantenerse en el radar del público con Navegantes, un disco que repite la fórmula sin tener claro si es una continuación, una serie de lados b de Óleos o simplemente decidieron no “reparar” lo que no estaba roto.

El disco abre con “Contacto”, una melodía que nos da toques de synth pop ochenteros que nos adentra en la temática cósmica que se repite en algunos tracks. “Pulso” continúa con ritmos más atmosféricos pero con la misma cadencia. “Me Dejas Caer” confirma el rumbo del álbum, suave, melódico y romántico. Sin mucho cambio, sin mucha emoción.

Aquí entra “Noche Eterna”, probablemente uno de los pocos tracks que puede quedarse en tu cabeza, recordándonos un poco del synth pop de Moenia de a mediados de los noventas. Más pegajosa, bailable.

“Fantasmas” le baja más a las revoluciones y es como si en el viaje del disco hubiéramos dado vuelta en u, regresando a algo más lento aún con la presencia de guitarras. “Paralelo” es otra de las canciones que puedes recordar tiempo después, en definitiva de lo más destacado del álbum. “Remordimientos”, “Frecuencia” y “Perdernos”, si bien ofrecen sonidos interesantes, no aportan nada diferente ni mejor de lo que ya hemos escuchado de Camilo Séptimo. El álbum cierra con “Inconsciente”, de nuevo con rastros del futurismo ochentero que ha traído de moda Stranger Things, y que nos prometió al inicio pero no tuvo mayor presencia en todo el resto de la producción.


Navegantes es un disco que triunfa en ubicarnos en ciertas atmósferas, en el humor correcto. ¿Su mayor pecado? La monotonía, tanto en sonidos como en la misma voz de Manuel Mendoza. Ya conocimos a Camilo Séptimo y lo que pueden lograr, este disco confirma que se quedaron en su zona de confort: música para ambientar, para escuchar en una cita, con tu pareja. Carece de picos emocionantes, de vueltas de tuerca que nos diera indicio que la banda puede con más.

Ya hay una fórmula probada y comprobada. Los fans amarán el disco. Los que los están descubriendo podrían perderse en el romanticismo y la monotonía. Es un buen álbum, pero carente de canciones poderosas.

Escucha ‘Navegantes’ de Camilo Séptimo


ENTREVISTA DEL MES

102409644_257365522159970_21511836636071