‘Muzz’ de Muzz

4 / 5

Paul Banks (Interpol), Matt Barrick (The Walkmen) y Josh Kaufman (Bonny Light Horseman) conformaron su proyecto alterno: Muzz y dieron a conocer su álbum debut homónimo. Muzz es un material de larga duración donde el jazz, el rock y el folk se fusionan en doce canciones; cada una diferente, pero que se integran de forma homogénea.

El álbum da inicio con “Bad Feeling”, una melodía cargada de nostalgia, que, de acuerdo con Paul Banks, trata de cómo dar pasos alegres hacia nuestra propia felicidad. En esta, la guitarra ligera y el ritmo entrecortado de la batería llevan gran parte del track; a los que después se les unen los sintetizadores, vocales de mujer y saxo. La siguiente canción es “Evergreen” donde los sintetizadores y la batería musicalizan la pieza, mientras diferentes voces se mezclan de forma homogénea. En este track la guitarra y la voz se unen dándole tintes psicodélicos a la pieza en la que después es perceptible una flauta. Una canción que habla de una búsqueda espiritual que emprende una persona, así como la existencia de un ser superior, ya sea un Dios o la madre naturaleza es “Red Western Sky”, en la que notas de un órgano sumados a la guitarra le dan un toque de psicodelia al track. Un rasgueo en una guitarra acústica, notas de piano y sintetizadores dan inicio a “Patchouli”, una canción tranquila, perfecta para oír con las luces apagadas mientras te dejas llevar por los sonidos oníricos de Muzz. De acuerdo con Josh Kaufman en esta canción “hay un pequeño guiño sobre la representación de la esencia clásica del dormitorio hippie en donde un montón de tipos están tocando guitarras acústicas con un póster de Bob Marley en la pared”.

Los sintetizadores y la guitarra dan la bienvenida a “Everything Like It Used To Be”, una canción donde los vocales graves contrastan y se unen con los agudos. Este es un track nostálgico que habla de la esperanza del futuro y del saber que siempre habrá forma de volver a los lugares donde fuimos felices.

Un piano es lo primero que se puede oír en “Broken Tambourine”, donde el canto de los pájaros se oye de fondo, a los que se une un tambor y algunos sintetizadores, flautas y coros con vocales agudos.


“Knuckleduster” da inicio con un sonido palpitante al que después se le une el piano, una guitarra eléctrica y una batería rápida y rítmica. Esta canción es la más enérgica y rockera del disco en la que, según Paul, los coros parecen hablar un poco de disturbios y revoluciones que se hacen para construir un futuro mejor.

Una canción que fue grabada inicialmente como instrumental es “Chubby Checker”, la octava canción del álbum, donde los sintetizadores y la batería se mezclan para llevarte por un viaje cósmico.

Con un ritmo de batería da inicio “How Many Days” una canción tipo jazz, donde la batería brilla, sobre esta se elevan los vocales y la guitarra, que hace un solo en el centro, al que luego se le unen las voces de nuevo.

Percusiones y una guitarra acústica son lo primero que se puede oír en “Summer Love”, en la que después los sintetizadores y el órgano crean una atmósfera íntima y nostálgica en la canción que habla sobre una relación que aún se quiere conservar, pero que está en su punto final.

La guitarra y un golpeteo en las percusiones dan la bienvenida a “All Is Dead To Me”, a estas se le unen los vocales. Aunque la letra podría parecer autobiográfica, se trata más bien de la exploración de un estado de ánimo, así que cierra los ojos y déjate llevar por la introspección.

“Trinidad” es el último track de Muzz en donde una guitarra, trompetas y una batería apenas perceptible acompañan a los primeros versos de esta sencilla canción que sin duda disfrutarás en una noche estrellada, o solo en completa obscuridad.

En este, su primer trabajo, se puede notar la química y buena vibra que tienen los tres amigos: Muzz es un reflejo de su amistad. Los tracks del disco te llenan de paz y tranquilidad, te guían por un viaje onírico lleno de capas de sonidos, flautas, coros y percusiones que te erizan la piel.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg