‘Marigold’ de Pinegrove


Pinegrove, la banda de folk- emo de Nueva Jersey regresa este 2020 con disco bajo el brazo. Después de un largo descanso, la agrupación vuelve con su cuarto álbum de estudio titulado ‘Marigold’. Un material creado para demostrar la capacidad de la banda de mantener su sonido y madurar.

Luego de haber enfrentado acusaciones sobre coerción sexual,en 2017; Evan Stephens Hall vocalista de la banda, decidió enfrentar la situación por medio de Facebook sin dar detalles. Sin embargo la banda se vio afectada de distintas maneras. La agrupación se mantuvo inerte hasta 2018, año en el que lanzaron su tercer álbum, ‘Skylight’ y comenzó a realizar giras y entrevistas esporádicas.

Es esta quizá la razón mayor por la cual este álbum da un giro a la música de los primeros tres álbumes de Pinegrove, los cuales se llenaban de confesiones emo en arreglos relajantes de raíces. Un álbum triste, melancólico pero sobre todo reflexivo y catártico en el que se muestran los tiempos duros que han pasado cada uno de los integrantes como individuos y como banda, así como el conflicto de Hall al enfrentar su problema y el arrepentimiento. Sin duda alguna se ve el crecimiento de la banda y su madurez.

“Dotted Line” abre el álbum, con el sonido característico de la banda. Acordes desaliñados y lamentosos de guitarra que se envuelven por la voz de Hall, quien canta “Cuz I don’t know how but I’m thinking it’ll all work out” convenciendonos de la fortaleza que se debe tener para ver los días más nublados medio soleados.

Con un track de 0:56 Hall nos muestra su brillante y esperanzada voz; “Spiral” muestra los pequeños y escasos, pero bellos y grandes momentos de dicha, en la tormenta.

Así nos encaminan a “The Alarmist”, una melodía dulce y suave, envuelta en melancolía y nostalgia que viaja a través de la voz adolorida de Hall. Evidenciando las brechas amorosas a lo largo del tiempo y el presente.

Posteriormente en “No Drugs” Pinegrove canta: “No drugs and alcohol today/I wanna remember everything we talk about,” Hall sings at the beginning of the whispery “No Drugs”. Una canción reveladora y tranquila, susurrante con delicados rasgueos de guitarra, mientras la batería lleva beats lentos que arruyan la voz de Hall.

Una vez más sentimos la potencia y catarsis que vive la banda al interpretar “Moment” una pieza en la que la energía viaja a través del sonido dando cuentas del caos mental que se vive y la estabilidad que se puede llegar a tener si contienes los sentimientos.

Bajamos el ritmo cardíaco con “Hairpin”, una dulce melodía para reflexionar sobre el amor.

“Phase” fue una de las canciones que pudimos escuchar como sencillo, la cual definió Hall como un insomnio en el cual al tratar de dormir, la mente simplemente se acelera más: “mirar alrededor de tu habitación, mirar las cosas desde la perspectiva de tu cama, ver todas las cosas que puedes hacer o debes hacer, enumerar tareas, hacer listas en tu cabeza, pasar por las ansiedades y eventualmente, con suerte, dormir.La música suena alegre como si se hablara de un día soleado y tranquilo, un contraste interesante que no nos es extraño en la música de Pinegrove.

Una vez más vemos a Evan Stephens Hall desnudo y vulnerable en “Endless”. Track donde se presenta a sí mismo como atrapado: “I wake up and feel totally the same/I woke up the same as yesterday ". un Country solitario, enérgico y reflexivo.

Antes habíamos mencionado que este no es un disco feliz. Quizá “Alcove” sea una de esas canciones para meditar. Lenta y lúgubre nos habla sobre la paciencia y la hibernación que se requiere en algunos momentos.

Con “Neighbor”, Pinegrove nos va preparando para el final. Un tema dedicado a la reconciliación y el perdón hacia nosotros mismos y a nuestro pasado. Siendo esta una canción en la cual la agrupación demuestra su sensibilidad para escribir y la necesidad de dejar los malos ratos atrás.

Con seis minutos de duración, la banda de Nueva Jersey nos entrega “Marigold” canción encargada de cerrar este magnífico viaje de autodescubrimiento y reflexión. La pieza es transparente y bastante nítida para cualquier oído. Su complejidad desenfadada hace de esta una canción redonda, lista para regresar al principio.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg