Entrevista con Mariana Montenegro y Paz Court


Música, baile, Chile y empoderamiento femenino son algunas de las cosas que Mariana Montenegro y Paz Court tienen en común, ya que ambas son grandes artistas chilenas y en unos días compartirán el escenario en el Foro Indie Rocks! donde podremos disfrutar de La mar y La Fuerza; así como de la puesta en escena con luces, sonidos de electrónica y baile.

Con fotografías en donde posan juntas y se abrazan dejaron en claro que esa competencia que había entre artistas ya es cosa del pasado; la sororidad, la inspiración y el apoyo entre mujeres es algo que ambas tienen muy presente y crea un ambiente inigualable.

Ambas son de Chile, ¿ya se conocían desde antes?

Mariana: Sí, yo me acuerdo de que coincidimos varias veces, como en entrevistas que hacían sobre mujeres en la música chilena. Nos topamos varias veces.

Paz: Sí, ahí y también una vez en Chile. No sé si te acuerdas, pero organicé un evento cuando hubo un terremoto aquí en Ciudad de México, para recaudar fondos. Me acuerdo de que también invité a Mariana, así que ya nos habíamos topado; pero no, no habíamos tenido la oportunidad de compartir una fecha así.

Mariana: No, nunca. Y encuentro bacán (genial) que haya sucedido todo, ahora, después de pandemia.

Paz: Totalmente.

He visto que tienen una relación estrecha con México, Mariana has tocado algunas veces aquí y leí que estarías por un tiempo en el país y Paz, vives en México desde 2019, ¿qué es lo que más les gusta de aquí?

Mariana: Lo que más me gusta es la gente, porque yo he ido a varios países y he detectado cómo es gente. Siento que aquí es muy amorosa, muy amable. Te hacen sentir en casa. Por ejemplo, si uno está comiendo en un local de comida, persona que entra, te saluda. En Chile uno no saluda a las personas o “buenos días” en vez “hola” es una frase que ya viene cargada de buena energía. Entonces esta es una de las cosas que más me gusta de México. Junto con que llueve todos los días.

Paz: Sí, bueno, yo concuerdo con Mariana en ese par de cosas y también bueno, que México creo que es un lugar muy abundante, muy frondoso, de lluvia, de vegetación, de comida, de diversidad y de culturas.

Creo que desde el primer momento en que vine ha sido una inspiración muy grande para mi música. También siento que está repleto de oportunidades para las personas que llegan acá, siempre concordamos en que nos sentimos en general bienvenidxs y que siempre México tiene como alguna sorpresita bajo la manga para ofrecer tanto en términos personales como profesionales. En este tiempo que llevo aquí y en los años previos que estuve viniendo, México siempre ha representado para mí un lugar de encuentro y del nacimiento de nuevas cosas.


Me parece que cada artista hace sus creaciones conforme a la etapa y momento en el que se encuentra, Paz, tu álbum La fuerza es muy introspectivo y más personal, ¿por qué hay este cambio en tu música y en qué te inspiraste?

Paz: Bueno, creo que por definición siempre he sido una artista que le gusta experimentar, que está en constante búsqueda; también me considero alguien muy artísticamente inquieta, entonces siempre estoy buscando más allá, cómo puedo evolucionar ese sonido, cómo puedo buscar nuevos lugares, desde dónde hacer lo que hago y también que me identifiquen en el momento actual que estoy viviendo como persona.

Eso, por un lado; por otro, yo estaba muy de lleno en la música vintage, digamos, pero yo crecí escuchando la música de Björk, de Portishead, de Radiohead: todo el mundo del trip hop allá en mi adolescencia y es una música que sentía que todavía no estaba expresada en mi propia música, esas influencias estaban todavía pendientes.

Entonces, creo que este trabajo viene de algún modo a cerrar un ciclo, a completar esas influencias artísticas y también lo que como artista tenía que decir. Mis dos primeros discos son súper luminosos, eran canciones de amor y de algún modo este disco viene a ser más introspectivo, a decir “oye, no sólo somos luz, también sombra”.

Quise mostrar eso y poder hablar de temas sociales y de temas inevitablemente políticos también, porque creo que actualmente estamos en un momento mundial y social muy importante: en un momento de transformación. Finalmente, uno como artista es testigo y va plasmando eso en lo que hace. Entonces creo que este disco es un reflejo no sólo de mi momento personal, sino de lo que está pasando alrededor de nosotros.

Considero que fue similar contigo respecto a la evolución, Mariana, al crear tu proyecto como solista, siento este álbum como una catarsis ¿qué opinas al respecto?

Paz: En mi caso, en mi situación fue que en Dënver yo no hacía las canciones, yo hacía arreglos, para mí este disco es realmente la primera vez en que compongo canciones y mi primera experiencia como compositora.

Tiene obviamente influencias que he tenido durante toda mi vida, pero también tiene influencia de algo nuevo en mi vida que fue la música electrónica, para la pista de baile. Eso fue algo que empezó a aparecer en mi vida desde el 2017 y que está relacionado también con que soy DJ.

Entonces, básicamente este disco es algo que mezcla todo mi mundo pop, lo nostálgico y la pista de baile. Sobre las letras, algunas hablan de amor, pero las otras hablan de procesos que yo tuve conmigo misma, como “Me resbalan tus balas” o “No, no, no”.

Para mí básicamente este disco es como hacer sentir que tengo algo que es muy mío. Fue un descubrimiento. Todo se fue dando en el camino. Cuando lo hice empecé a ver lo que era y qué era: un disco que habla del agua, de fortalecerse, del empoderamiento femenino.


¿Y qué has aprendido en todo este tiempo desde que La Mar salió a la luz?

Mariana: Cuando La Mar salió a la luz vino inmediatamente la pandemia, entonces todos los planes que tenía con el disco… como las canciones que las compuse pensando en cómo van a iban a ser en vivo; por ejemplo, en las bailables las hice pensando en esta parte va a ir esta coreografía o va a haber este efecto de luces. Mi plan era darle vida al disco en vivo; así que todo eso no se pudo hacer.

Pero descubrí otras cosas de mí misma, como por ejemplo ya vino la pandemia, perdí todo mi trabajo, ya no era DJ, ya no tocaba en vivo, me fui a la casa de mis papás, dejé el departamento de Santiago y me dediqué a producir a otras personas. Eso significó para mí todo este tiempo: aprender y crecer con eso.

El 2021 para mí ha sido realmente el año de por mostrar este disco, pero con lo que se puede y sólo porque estoy en México sin estar en México, no lo podría haber hecho. Siento que 2021 fue el año de promocionar el disco que saqué en marzo del 2020.

Y Paz hablando sobre La fuerza, en la portada del álbum aparece el Popocatépetl en el fondo ¿por qué lo decides así?

Paz: La fuerza se grabó en Chile, pero todo el trabajo audiovisual y el relato que iba acompañando la salida del disco se ha hecho con otros artistas, donde hemos explorado el fondo de las canciones: qué es lo que quieren decir y qué es lo que el disco final quiere decir en su viaje.

Llegamos a la conclusión de que este viaje de La fuerza es muy parecido a esta idea de los volcanes: existe esta lava y este magma que está hecho de polvo de estrellas, de lo cual estamos todos hechos y que inevitablemente en un momento esta lava sale y destruye todo a su paso, pero también lo transforma; entonces, finalmente este un disco que llegó para mí a mi vida con ese carácter de inevitabilidad.

No es que haya dicho “ahora me voy a poner darks”, sino que simplemente sucedió y vino a cambiar todo para mí. Entonces, por eso finalmente decidimos sacar esa foto de en el Popocatépetl. Creo que es muy bonito también que tanto Chile como como México son países muy volcánicos, que también tienen relación con los terremotos, creo que siempre nuestros países han estado conectados por muchas cosas y una de ellas es esta. Entonces bueno, ahí por eso aparece el Popocatépetl.


“Pajarillo negro” es una de mis favoritas, pero también una canción que me parece muy dolorosa ¿no puedes contar un poco más de esta canción?

Paz: Es una canción que habla acerca de la violencia hacia la mujer y de cómo esta violencia se ha manifestado a lo largo de nuestra historia como mujeres, por eso la letra va contando un poco acerca de nuestras madres, de nuestras hermanas y de nuestras posibles hijas en el futuro.

Es un tema que creo que te causa esa sensación, porque es un tema que escribí totalmente desde el dolor y justo después de haberme enterado del del asesinato de la amiga de una amiga en Costa Rica, una amiga música que la asesinaron y la violaron ahí en la playa. Inevitablemente yo creo que como mujeres todas nos sentimos identificadas con eso y sabemos que nos puede pasar a nosotras también. Entonces de ahí viene ese dolor, ese coraje también.

Pero también siento que, en ese, en esa oscuridad y en ese dolor hay una especie de incentivo a que las que estamos aquí saquemos nuestra voz y luchemos para cambiar esta realidad y podamos transformarla para cuando vengan nuestras hijas y que ojalá nuestras hijas también puedan aprender de esta lucha que estamos dando desde el feminismo y como mujeres en nuestra cotidianeidad para cambiar esta realidad.

Los vídeos de las canciones también son interesantes, me parecían pequeñas puestas en escena donde el cuerpo también transmitía ¿por qué decides hacerlo así?

Paz: Bueno, como te contaba antes, todo lo que rodea las canciones de La fuerza es un trabajo multidisciplinario, acompañado de distintos artistas de Chile y de México, donde hemos querido como escarbar ahí en el fondo de las canciones para poder expandir el mensaje más allá de la música.

Creo que como artista eso es algo que siempre me ha motivado mucho, sea desde la entrega audiovisual, los colores, la puesta en escena o hasta yo misma como he ido cambiando mi look a través del tiempo. Para mí todo eso tiene que ver con que cada momento y cada música tiene su expresión que se expande a distintos niveles.

El video de pajarillo negro lo hicimos en Chile con Felipe Prado, donde creo que se retrata muy bien este tema como generacional y también esta lucha feminista que está encarnada en este samurái kabuki. Recién se estrenó el séptimo video de este disco que se llama “De que sirve” —que los invito a ver— se filmó en Jalisco; una canción que habla acerca de la depresión y que pretende visibilizar el tema de la salud mental. Es una especie de ritual, una especie de viaje.


Y justamente sobre la expresión corporal y la danza, Mariana leí que te gustaba mucho el baile ¿por qué decides expresarte de esta forma; además de crear piezas muy bailables?

Mariana: Bueno, en primer lugar, como que llegó a mi vida, la conocí y me encantó. Considero que realmente es el deporte más divertido que uno podría hacer, sobre todo si uno se dedica a la música. Fue un camino para que yo pudiera apreciar la música para la pista de baile y, por otro lado, me di cuenta de que el cuerpo es un instrumento musical, antes yo no lo sabía.

Dije “oh, esto es un recurso que hay que usar, ¿por qué no lo uso? voy a hacer un disco bailable, tengo que usarlo”. En mi caso, muchas veces las letras no son tan específicas de qué se habla, pero con las coreografías se le da como una especificidad o una traducción, como completar el mensaje que trae la música o darle un significado diferente y eso.

Tal vez, ojalá, motivar a la gente a que baile. Encuentro muy injusto que el baile hoy en día está como segmentado a una edad y a una circunstancia: trasnochar y beber alcohol. No tiene por qué ser así. El baile debería existir