top of page

Entrevista con Margo Price

La experiencia humana como viaje íntimo y psicodélico.

margo-price-strays-album-entrevista-change-of-heart
Fotos: Alysse Gafkjen

Nacida en una pequeña ciudad de Illinois, EE. UU., Margo Rae Price se ha convertido en una de las voces femeninas más relevantes para el panorama de sonidos contemporáneos. Esto tras navegar las escenas del country y folk norteamericano, presentarse en escenarios internacionales y producir un total de cuatro álbumes de estudio.

Desde su debut en 2016 vía Third Man Records, Price se perfilaba como una de las estrellas en ascenso de la musicalidad orgánica, nombrada como la siguiente gran voz del country y nominada a mejor nueva artista en la sexagésima primera edición de los premios Grammy (2018).

La buena prensa alrededor del proyecto solista era respaldada por una sólida discografía en construcción, dada inicio con ‘Midwest Farmer’s Daughter’ (2016), seguido de ‘All American Made’ (2017) y ‘That’s How Rumors Get Started’ (2020). Tras el respiro forzado que significó el confinamiento, la compositora reuniría fuerza para volver a explorar sus inquietudes artísticas y personales. Ahora en una nueva y hogareña etapa que le permitió acercarse a sí misma para dar vida a ‘Strays’ (2023).

El LP, publicado vía Loma Vista Recordings, nos regala un recorrido íntimo de psych sound e instrumentación poco convencional, todo mientras toca temas como la crisis en distintos frentes, derechos reproductivos, salud mental, experiencias psicodélicas e introspección personal. Tópicos en los que profundizamos a lo largo de nuestra plática con la cantautora.

Ha pasado casi un mes desde que pudimos escuchar ‘Strays’ por primera vez, ¿cómo te sientes al respecto?

MP: ¡Ha sido increíble! Había estado trabajando en este álbum por una larga temporada, así que se siente como un gran alivio por fin dejarlo salir. Dejar que todos se sumerjan en él y lo escuchen realmente. No puedo esperar para volver a los escenarios.


Creo que un poco de contexto nos ayudaría a sumergirnos aún más en el material. ¿En qué momento inició el proceso rumbo a este LP?

MP: Empecé a componer las canciones durante el verano de 2020. Mi esposo y yo tomamos un retiro, pequeñas vacaciones, en Carolina del Sur. Comimos un montón de hongos psicodélicos [ríe], escuchamos muchos discos y comenzamos a escribir. Tener la oportunidad de salir de viaje con él fue, en sí mismo, un proceso genuinamente liberador. Es interesante pensar en las etiquetas comúnmente asociadas a los viajes psicodélicos y el contraste con los temas que tocas en el material. De conceptos como lo místico y extracorporal pasamos a la intimidad, el aborto, el orgasmo, la crisis social. ¿Cómo se dio este cambio?

MP: Conforme la pandemia avanzaba y el mundo terminaba de apagarse, nos encontrábamos buscando algo que lo contrarrestara, una suerte de liberación. Al mismo tiempo, temas como derechos reproductivos, cuidados femeninos e incluso cambio climático, se encontraban en primera fila en mi mente. Tener hijos, aunado a encontrarme en esta posición particular, contribuyó a este contraste; la música es absolutamente psicodélica, pero en el núcleo se trata de la experiencia humana.

Mencionas la experiencia humana como el núcleo de este lanzamiento, ¿cómo describirías este momento de tu vida?

MP: Me he sentido fuertemente conectada a lo natural recientemente, cada día intento salir y disfrutar del mundo que me rodea. Trato de mantenerme en el espacio mental que los paisajes naturales me producen porque, bueno, no tenemos idea de cuánto tiempo nos queda. Hace no mucho también dejé el alcohol, lo que ha sido una manera maravillosa de volver a mí misma, a quién soy en lo profundo. Despierto cada mañana y salgo a caminar con mis perros. Tengo niños pequeños así que me levanto con ellos, los llevo a la escuela y trato de encontrar tiempo para practicar guitarra, tocar piano, escribir un poco y terminar haciendo un montón de entrevistas en zoom, como justo ahora [ríe]. En este momento me siento muy demandada por el trabajo y la maternidad, pero trato de mantenerme en contacto con mis amigos. Mi vida se ha llenado de terapia, escribir canciones y exploración.

margo-price-strays-album-entrevista-change-of-heart

¿Cómo se encuentra el equilibrio entre todo ello?

MP: Encontrar el balance es realmente difícil. Tengo mucho apoyo, mi madre nos ayuda con los niños algunas veces, mi esposo y yo tocamos juntos, todo mientras tenemos una familia. Algunos días son más fáciles que otros, pero tratamos de resolverlos conforme avanzamos. Volviendo a la parte más técnica, ‘Strays’ se presenta como un cambió no solo conceptual, sino sonoro. ¿Cuál fue el factor decisivo al momento de elegir la dirección musical del álbum?

MP: Mi productor, Jonathan Wilson, se encargó de traer un montón de instrumentos con los que ni yo ni la banda habíamos tenido un acercamiento previo. Como en “Light Me Up” donde puedes escuchar un clavecín. Terminamos usando vibráfonos, timbales, sintetizadores y drum machines a lo largo del material. En el pasado había sido la clase de artista que quiere mantener la producción completamente orgánica, en la línea del country de vieja escuela, al menos en el último par de álbumes. No puedo agradecer lo suficiente a Jonathan por hacernos experimentar con toda esta nueva paleta de sabores y sonidos.

Sin duda alguna llevó al proyecto a nuevos territorios.

MP: Creo que las personas se quedan regularmente estancadas en un solo proceso de pensamiento: “Debo hacer un disco de country” “Debo hacer un LP de rock contemporáneo”. Pero fue muy lindo poder mezclar todas esas cosas y hacer algo que se siente nuevo y emocionante, algo que nadie más está haciendo. Esa era una de mis metas; lograr destacar entre las escenas en las que he estado y el tipo de canciones que suelen escribirse.

¿Cómo describirías el cuerpo y alma del ‘Strays’?

MP: Diría que se trata de un folk rock psicodélico con muchos sonidos distintos en el interior. Sin quitar el foco de atención de la escritura y el significado de cada canción. Supongo que esta intención detrás de lo musical se ha mantenido desde tu debut en 2016 con ‘Midwest Farmer' s Daughter’, pero ¿qué es distinto ahora?

MP: Cuando lancé ese disco me encontraba enamorada de los clásicos de la música country, sumergida enteramente en esa estructura. Pero soy la clase de persona a la que se le dificulta mantenerse haciendo lo mismo una y otra vez, siempre busco mezclar nuevas ideas, mantenerlo emocionante para mí. Si hubiera adoptado una única línea sé que no me habría sentido creativa ni emocionalmente satisfecha. Pienso en Bob Dylan durante su faceta más eléctrica, quería traer toda esa energía a mi música.

Creo que hace aún más sentido al recordar los cantautores que te han marcado, ¿podrías hablarnos de ellos y de qué manera se relacionan con tu narrativa artística?

MP: Al crecer he tenido tantos ídolos musicales y no musicales, nombres como Bob Dylan, John Lennon o Martin Luther King. Incluso Johnny Cash quería ser una voz para la clase trabajadora y los menos favorecidos. Ellos me hicieron darme cuenta de la importancia de arrojar luz sobre las injusticias del mundo, de ser capaz de hablar sobre ellas. No soporto ver cuando las personas son pisoteadas. Son la clase de artistas en los que siempre me he interesado, complejos y poco comprendidos mientras estaban vivos. Justo ahora tenemos una cantidad absurda de crisis en EE. UU., desde el control de armas hasta los derechos de las mujeres.

margo-price-strays-album-entrevista-change-of-heart
Portada: ‘Strays’ de Margo Price

Mencionaste nombres de grandes músicos, ¿podrías hablarnos sobre las artistas que dejaron huella en ti?

MP: Bueno, Loretta Lynn fue una de las figuras artísticas más importantes para mí, nombré a mi hija en honor a ella, se convirtió en una mentora personal en muchos sentidos. Pienso también en Emmylou Harris quien me ha dado algunos de los mejores consejos de mi vida, ahora somos realmente cercanas. Jessi Colter, quien fue una de las pocas mujeres dentro del movimiento del outlaw country. En la línea del folk rock no puedo dejar de mencionar a Joni Mitchell y Patti Smith, ambas son mis santas patronas. La primera canción de Patti Smith que recuerdo haber escuchado es “Piss Factory”. Toda esa energía poética aunada al piano volando en pedazos me impulsó durante mucho tiempo. Sentí una intención parecida a lo largo de ‘Strays’.

MP: Aprecio mucho que lo digas. ‘Horses’ fue gigantesco para mí, toda su escritura, sus libros, sus memorias, han impactado en mí de maneras que apenas puedo comprender. Amo lo visceral que puede llegar a ser, puedes encarnar su sentimiento al escucharla cantar. Me hizo no temerle a evocar la poesía dentro de mi trabajo, permitirme experimentar con todas estas formas libres, comprender que no todo tiene que rimar y seguir cierta melodía. Patti colorea por sobre la página entera.

Cuando piensas en tu música ¿apuntas a esta misma visceralidad?

MP: Para este álbum en particular quería tener un paisaje suficientemente vasto, varias paletas sonoras, montones de sensaciones distintas. Pensando en los estados de un viaje psicodélico o el recorrido personal de cada persona—, tienes todas estas subidas y bajadas, momentos de felicidad y plenitud seguidos de frustración instantánea, reflexionas, ves dentro de ti. Mi intención siempre fue reflejar esta pluralidad, tener momentos de luz y alegría sin querer huir del dolor, de los momentos incómodos.


Creo que es algo con lo que he tenido problemas últimamente, no sé estar triste. Entiendo la importancia de atravesar todo el espectro emocional pero cuando llego a esas bajadas lo único que quiero es huir. ¿Algún consejo para ello?

MP: Creo que la sociedad nos enseña que experimentar tristeza o enojo no son emociones seguras, lo cual nos aleja de la experiencia humana. Si logras mantenerte en el sentimiento, sentarte en tu tristeza, aunque sea solo un poco, esta desaparece, avanzas. Si tratas de empujarla y deslindarte de ella, terminas arrastrándola a algún lugar del fondo de tu psique. Pero te entiendo, vivimos en un tiempo donde las personas se sienten más solas que nunca, llenos de depresión y ansiedad. Mi corazón está contigo y espero que pases de la tristeza muy pronto, que no siga cazándote. Aprecio mucho que lo digas, es reconfortante de alguna manera. Con ’Strays’ ¿tratas de provocar una sensación parecida en quienes lo escuchen?

MP: Me gustaría que las personas se pusieran los audífonos y dejaran aflorar cada uno de sus sentimientos. Quizá se sientan ligeramente menos solitarios porque estoy ahí, con ellos, sintiéndonos tristes, riendo juntos. Muchos de los temas en este álbum giran alrededor de poder cambiar quién eres, la vida que llevas y todo lo que te rodea. Ser capaz de hacer buenas cosas de los malos tragos.

Creo que es una gran bocanada de sensaciones para experimentar durante un disco. Ha sido genial poder conversar contigo, ¿algo más que quieras agregar para Vibras?

MP: Solo que ya quiero estar de gira otra vez. México está en mi lista de destinos y haré todo lo que pueda para agendar algunos shows allá. ¡Nos vemos pronto!


Comments


Facebook - Vibras I Vol.14.png

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

bottom of page