Entrevista con Loiis


loiis-un-final-feliz-album-wimbledon-ep-entrevista
Foto: César Quintana Lara | @sekarb

Si una frase pudiera definir a Loiis sería belleza en la oscuridad, ya que su música crea atmósferas melancólicas que nos llevan por sombras y tonalidades monocromáticas mientras algunas letras hablan de bucles infinitos. Con dos sencillos, un EP y un álbum se presentarán en el Foro Indie Rocks! para hacer el debut en vivo de todos sus materiales.

Los inicios de Loiis se remontan al fin de Buried Under Stars, ya que Mauricio, Linda y Héctor tocaban juntos en este proyecto en el que hacían canciones con mucha energía tipo garage y power pop; no obstante, esa banda se separó Mauricio explica: “dejamos de tocar un buen rato, como un año, y se nos ocurrió empezar a hacer algo a mí y a César, el baterista original”.

Así comenzaron a tocar y jammear juntos buscando hacer algo diferente, pero no encontraban a personas con un estilo que les gustara, por lo que pensaron en Héctor y Linda: “la misma banda que se desintegró se volvió a integrar”. Posteriormente se unieron Eman y Santi.

Loiis no sólo fue un cambio de nombre, también fue de un nuevo estilo, sin ser del todo planeado: “vino realmente como una necesidad, lo que tocábamos antes apelaba mucho a las cosas que veíamos en ese tiempo, a la energía que teníamos. Esa energía y esos gustos van cambiando y evolucionando naturalmente”.

¿Por qué deciden nombrar Loiis a la banda? ¿hay alguna historia detrás?

Héctor: Fue todo un tema el nombre, estuvimos buscando literalmente meses algo que nos gustara, que no nos diera cringe y que nos sintiéramos cómodos. De repente un día salió así “¿por qué no nos llamamos Loiis?”. Mau y yo tenemos un amigo de la secundaria al que le decimos Lois. Sonaba chido, nos gustaba a todos, no nos daba ningún cringe y es fácil de reconocer.

De repente nos encontramos con que había miles de bandas que se llaman Lois, nos dio flojera buscar otro nombre, y dijimos “llevamos meses tratando de encontrar el nombre ideal, hay que llamarnos Loiis y le ponemos una ‘i’ de más para distinguirnos”.


Al leer un poco sobre ustedes vi que los colocan en géneros como slowcore o sadcore, ¿ustedes cómo definirían su sonido?

Mauricio: Es muy chistoso porque acabo de subir un tweet que dice “solo tenemos dos rolas de slowcore, pero nos catalogan como slowcore”.

Pues es complicado porque creo que nosotros adrede buscamos como no encajar solamente en un género, que te categoricen de una forma u otra. Sin duda nuestras influencias vienen de bandas slowcore, pero también hay un punto donde se empalman con muchas otras cosas, es algo que nos interesa mucho el eclecticismo de las cosas. Si tuviéramos que ponerle género probablemente en una raíz seríamos slowcore, pero ahora es otra cosa.

Héctor: Sí, yo creo que hay más que el slowcore, tenemos mucha influencia Indie, shoegaze, también tenemos una onda post-rock que nos gusta mucho, pero sí slowcore no sé, a veces me gustaría que fuera más slowcore.

Y hablando de cómo se definen, si la música de Loiis fuera un color, ¿qué color sería?

Héctor: El negro ¿no?, todos venimos de negro, es nuestra esencia.

Mauricio: El no color.

Linda: Escala monocromática, blanco y negro, como ‘Wimbledon’.

Mauricio: sí, siempre es muy monocromático, blanco y negro, supongo que algo tiene que ver.

Héctor: muy contrastante: blanco y negro.

loiis-un-final-feliz-album-wimbledon-ep-entrevista
Foto: César Quintana Lara | @sekarb

Escuchaba que la grabación de su disco debut fue grabado en un edificio abandonado, ¿cómo fue eso y por qué deciden hacerlo de esta forma?

Mauricio: De hecho, no se si pueda decir en donde fue porque fue un poco ilegal, pero fue en un edificio abandonado en Jardín Pushkin en la Roma, probablemente mucha gente pasa por ahí y no tiene ni idea que hasta arriba hay como un estudio, bueno, no es un estudio normal, creo que ensayaban bandas ahí y conocimos a una persona que nos decía “ah pues pueden venir a grabar acá”.

En ese momento no teníamos en donde grabar y todas las opciones resultaban muy caras, entonces conocimos a esta persona que conocía a otra y nos dijo “ah pues jálense acá podemos montar un estudio pop-up, hay el espacio y nadie nos va a molestar”.

No fue tanto por crear una mitología alrededor de ello, pero sí fue muy chistoso, sí era un lugar con unas vibras medio pesadas, pero estuvo chido.

Me parece que en ‘Un final feliz’ la letra de las canciones es muy introspectivas y algunas son algo densas como “Hiperlíneal” donde pareciera que no hay un escape de la rutina o “Los años”, lo que contrasta con el título ¿por qué deciden nombrar así al álbum?

Mauricio: El nombre es irónico; es muchas cosas en realidad. Hace alusión al disco en sí. El final feliz es cómo este bucle, sufrimiento o aburrimiento, que se repite una y otra vez —que se vuelve mucho más real en la pandemia, aunque en realidad las canciones fueron compuestas antes—lo transformas en algo chido que es la música o el arte, entonces creo que el final feliz es este disco.


Su más reciente EP fue producido en pandemia, ¿cómo fue este proceso?

Mauricio: Pues el EP fue grabado aquí, en este cuarto y el de al lado. Fue una experiencia interesante y muy diferente. Con ‘Wimbledon’ nadie se sabía las rolas: yo tenía una maqueta y luego venía alguien a grabar. Todo se armó por separado, nunca estuvimos todos juntos, entonces fue poco natural, pero por otro lado fue divertido poder experimentar, hacer las cosas más tranquilas y ver qué efectos le metíamos. No sé como fue para los demás, pero para mí fue muy divertido.

Héctor: Para mí fue muy extraño, no estábamos juntos, fue de ir cada uno por separado y grabar sus partes, estaba padre que sí tuviéramos el tiempo de experimentar más con sonidos, pero sí me hubiera gustado que estuviéramos todos juntos; el contacto humano hubiera estado padre, pero fuera de eso creo que si se transmite de cierta forma esa soledad. Lo chido es que pudimos hacerlo y el resultado quedó muchísimo mejor. En lo personal quedé más satisfecho con el sonido de ‘Wimbledon’, todos estábamos muy involucrados en cómo queríamos que sonara y qué efectos poner; además, fue algo que hicimos nosotros, Mau se encargó de grabarlo y producirlo, había mucha libertad.

Linda: Sí, estuvo chido. Hubo un día que sí estuvimos todos y que hicimos las pruebas de la lira del final de “Nubes pasajeras”; pero ‘Un final feliz’ sí es otra cosa: larga duración, ya lo habíamos ensayado y tocado en vivo. A mí me gustaron ambos procesos, este sí estuvo raro, porque en general todo estuvo raro.

Héctor: Porque igual ‘Un final feliz’ fue un desastre, la mitad en el edificio abandonado, luego nos corrieron de ahí y tuvimos que idearnos donde lo grabamos. Fue un proceso muy largo, nos tardamos como un año en el proceso de grabación, por esa parte el proceso del ‘Wimbledon’ me gustó más.

Linda: Sí tampoco hay que romantizar ‘Un final feliz’.

¿Afectó de alguna forma el que ‘Un final feliz’ y ‘Wimbledon’ salieran en pandemia?

Héctor: Sí, claro, muchísimo.

Linda: Teníamos un plan, teníamos un tour ¿no?

Mauricio: Había un plan, un esquema, un calendario, íbamos a hacer una gira muy larga, íbamos a tocar en Estados Unidos, teníamos un plan muy grande alrededor de ‘Un final feliz’, iba a salir, llegó la pandemia y se atrasó muchos meses. No quisimos hacer sesiones en vivo pregrabadas porque creo que es parte de la experiencia del en vivo estar ahí y se me hacía un poco deprimente, es como una simulación como de lo que debería de ser. Con ‘Wimbledon’ ya teníamos una idea de cómo funcionan las cosas no fue tan caótico.

loiis-un-final-feliz-album-wimbledon-ep-entrevista
Foto: César Quintana Lara | @sekarb

Y hablando de las presentaciones en vivo, ¿cómo se siente al poder regresar a los escenarios?

Mauricio: Pues tuvimos un micro susto ahorita con Héctor, de que había estado como un poco enfermo, pero parece que todo chido.

Héctor: Todo en orden.

Mauricio: Va a ser una experiencia muy surreal porque no hemos tocado nada. No nos encanta estar con mucha gente, somos medio reclusos y va a ser aventarse al mar; además ya tenemos tiempo sin esa experiencia, pero también estamos más seguros que antes, porque hemos podido ensayar mucho.

En unos días se presentan en el Foro Indie Rocks! nos pueden contar un poco ¿qué es lo que podremos escuchar?

Mauricio: Nunca llegamos a tocar de forma oficial o tan seria como es un Indie Rocks y de cierta forma es el debut de los dos discos, vamos a tocar todo lo que sea posible tocar, quizás van a faltar un par de rolas, pero vamos a tocar casi todo.

Vamos a tener un set muy completo y ahora que tenemos a Santi que toca el piano increíble, las rolas están dando mucho más de lo que pueden. A mi me encanta tocar con Eman, él toca increíble y todo está sonando muy muy muy chido ahorita.


¿Por qué no deberíamos perdemos esta presentación?