‘It Is What It Is’ de Thundercat

★★★★☆

El bajista y compositor californiano, Stephen Bruner Lee, mejor conocido como Thundercat, recientemente presentó It Is What It Is, su cuarto álbum de estudio, en el que fusiona, como es su estilo, jazz, funk, pop y R&B, además de rendir un tributo a uno de sus mejores amigos Mac Miller, quien falleció en 2018. En sus propias palabras, este es un álbum “sobre el amor, la pérdida, la vida y los altibajos que vienen con ello”.

Compuesto por quince canciones y colaboraciones entre las que se encuentran Ty Dolla $ign, Childish Gambino, Lil B, Kamasi Washington, Steve Lacy, Steve Arrington, BADBADNOTGOOD, Louis Cole y Zack Fox, It Is What It Is es un álbum que sin duda se llevará el estrés y la ansiedad que se puede acumular en esta cuarentena con su psicodelia y la mezcla de diferentes géneros.

El disco comienza con “Lost In Space/Great Scott/22-26”, entre sonidos que te harán sentir en el espacio y vocales agudos que nos hablan de la soledad, la pérdida y, probablemente, de la muerte de Mac Miller: “Breathe for me/ Is it time to go?/ Go and start the show/ Somewhere lost in space”.

Casi sin notar en qué momento culmina la primera canción y comienza la siguiente, llega “Innerstellar Love”, que te llevará a un viaje sonoro por la galaxia con un saxo incesante y una batería rápida sumada al sonido de los platillos que aportan un poco de caos a la melodía.

Con la participación de Luis Cole, da inicio “I love Luis Cole”, donde los baets rápidos mezclados con la aguda voz de Thundercat, te envuelven en una psicodelia punk, en la que la letra habla de una fiesta con buenos amigos, donde al día siguiente los recuerdos de una gran noche se vuelven borrosos.

Steve Lacy, Steve Arrington y Childish Gambino se unen en “Black Qualls”, una canción funk que te transporta a los 70, donde el bajo de Thundercat sale a relucir, en la que la letra nos habla del no tener miedo y no rendirse si estás cómodo con lo que haces. No hay porqué tener inseguridades.

Con bajo punzante y reluciente que marca el ritmo de la melodía “Miguel’s Happy Dance” da inicio, en esta el sonido de los sintetizadores con los vocales agudos contrastan lo grave del bajo, en donde la canción nos dice que bailemos, aunque todo esté mal, las cosas, eventualmente pasarán.

Con sintetizadores distorsionados y el poderoso bajo de Thundercat “How Sway”, la sexta melodía del álbum da inicio, esta es una canción instrumental que suena muy similar a las que se usan en los videojuegos.


Con “Funny Thing” volvemos a las melodías funk en donde el bajo es uno de los instrumentos que más se escucha y Stephen muestra el gran talento que tiene. Esta es una canción muy pegajosa que sin duda te pondrá a bailar.

“Overseas” con la participación de Zack Fox, es una melodía donde el sonido agudo de los sintetizadores y los vocales contrastan con el bajeo. En la recta final de la canción se puede escuchar la voz de Zack Fox dando indicaciones, como si de un piloto que va a aterrizar se tratara.

Con los agudos vocales, y una batería tranquila que lleva el ritmo “Dragonball Durag” es una canción, con una mezcla de funk y jazz, perfecta para escuchar acostado en tu habitación.

Entre los sonidos agudos de un instrumento que pareciera ser el triángulo, sumados a los sintetizadores y los vocales de Thundercat “How I Feel”, es una canción que te transporta al espacio y te lleva por un viaje cósmico.

“King Of The Hill” una canción, que vuelve a mezclar el jazz con el funk para luego volver al R&B, habla de la soledad y la tristeza que puede experimentar una persona, aunque lo tenga todo, materialmente hablando.

Con el golpeteo en las cuerdas del bajo y un leve sonido de sintetizadores acompañándolo “Unrequited Love” da inicio, una canción tranquila que resulta relajante.

“Fair Chance” cuenta con la colaboración de Ty Dolla $ign y Lil B, donde las diferentes voces de los cantantes se unen en una perfecta armonía sobre una melodía tranquila y muy disfrutable.

La penúltima y más corta melodía del álbum llega: “Existencial Dread”, con apenas 52 segundos es la antesala para la última canción homónima al álbum: “It Is What It Is” un cierre perfecto para las reflexiones que presenta este material de larga duración. Al final no queda más que decir es lo que es.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png