‘Forever Turned Around’ de Whitney


Forever Turned Around, de Whitney, por fin llegó bajo el sello de Secretly Canadian y nos ofrece 10 muy bien logrados tracks que dan como resultado 32 minutos de reproducción.


El viaje comienza con “Givin Up”, una canción que atrapa nuestra atención para inundarnos con su melodía sabor a balada romántica con tintes citadinos y un poco de folk.

Al tema de desamor y constante espera le sigue “Used T0 Be Lonely”, una canción triste y cargada de nostalgia que Julien Ehrilich y Max Kakacek saben manejar a la perfección, dejando ver un poco más de sus influencias retomadas del baroque pop o blue-eyed soul.


Para “Before I Know It”, tema tres, tenemos una composición pulcra, limpia e impresionante que está muy bien producida y atrapa la nueva esencia del dueto, dejando una melodía folk y neo-balkan a su paso.

Aquí la nostalgia y el romance siguen creciendo, y nos llevan, con la voz de Ehrilich, a un mundo de recuerdos infinitos.


“Song For Ty”, la canción número cuatro, inicia como un susurro y nos cuenta una historia de romance e incertidumbre. Pasa rápida y es un tema con melodías citadinas que saben a un atardecer de Chicago o un viaje en tre

"Valleys (My Love)”, el tema cinco y vuelve a ser nostálgico e incluye mensajes de amor y cuestionamientos sobre la salud de una relación. Su melodía resulta alegre y armoniosa, y contrastando con la letra del dueto, vuelve a irse rápidamente entre nuestros dedos.

Con “My Life Alone” tenemos una canción optimista, que de entrada nos levantamos el ánimo por la parte sonora y se presenta como una apología a la soledad y la plenitud de saberse bien con uno mismo.

A la séptima posición llega “Rhododendron”, un tema desafiante que inicia con una buena bateria y se mezcla con los sonidos agudos de una aparente trompeta.

Esta es quizá la canción más destacada del disco, ya que al ser un tema instrumental que se abre paso por cuenta propia, nos despabila de la nostalgia y ensoñación en que habíamos caído.


En "Day & Night" regresamos al romance y a los sentimientos. Aquí la letra de la canción resulta interesante porque deja de lado el aspecto sentimental con una pareja y nos muestra un viaje de introspección donde el entorno se vuelve un lugar lleno de extrañas y maravillosas dualidades.


Casi al final tenemos "Friend of Mine", un excelente regreso al folk que resulta una interesante composición si se toma en cuenta la voz de Ehrilich y el dueto.


En este punto, la melodía suena a tarde de agosto y a verano de libertad con un sol cálido dándole una tonalidad amarilla al mundo, pero en la parte lírica tenemos un panorama contrario en el que hay una denuncia y un abandono.


Para cerrar llega "Forever Turned Around", título que da nombre al álbum, tiene una buena armonía sonora y resulta una buena despedida, pero a mí consideración personal, pudo haber levantando al disco en otro momento y cambiar su panorama.


En su totalidad, este material resulta un buen tercer disco, tiene propuestas interesantes y algunos temas destacables, pero se estanca un poco en el soft y el estilo de las melodías doradas, los coros agudos y los mismos juegos sonoros.


No se aleja tanto de "Light Upon the Lake", primera entrega de Whitney, pero tampoco termina de experimentar nuevos horizontes. Aunque cabe destacar que en dos o tres temas lo intenta.


Quizá como primer acercamiento no resulte una buena alternativa, sin embargo funciona para quienes tienen una noción previa del sonido del dueto.


NOVEDADES x VIBRAS