Entrevista con Yelle


Yelle ha pasado de ser una sensación local a conquistar todos los rincones del mundo con su divertido pop francés. Platicamos con Julie sobre sus visitas a México, las barreras de idioma y su obsesión con los colores.

En “Mon beau chagrin” mencionas el aeropuerto de la CDMX, ¿Cuándo fue su última visita a México? ¿Les gustó?

Julie: Creo que fue hace dos o tres años, estábamos tocando la Yelle Club Party y recuerdo que fue muy intenso, como siempre. Tuvimos que estar muy despiertos y concentrarnos en disfrutar el momento porque nos encanta hacer nuestro trabajo y estar ahí. Queremos salir, ir a la calle y caminar y siempre es muy loco, tienen muy buena energía.

¿Cuáles son algunos de tus recuerdos favoritos en vivo?

Julie: Hay muchos. De hecho, recuerdo que la primera vez que fuimos a la Ciudad de México fue en La Feria de Chapultepec y fue increíble. Era de noche y estaba lleno de gente así que fue muy hermoso. Fue una locura saber que teníamos una audiencia allá y estábamos muy emocionados y sorprendidos por su entusiasmo y su felicidad. Es uno de mis recuerdos favoritos.

¿Qué es lo que más esperas poder hacer en cuanto las cosas regresen a la normalidad?

Julie: No puedo esperar para tocar en vivo. Solo quiero poder regresar al escenario y reconectar con la gente. Eso es la raíz de lo que hacemos. Cuando estamos en el estudio siempre estamos pensando en cómo va a sonar en vivo, en cómo podemos organizar las luces… todo eso, así que es una gran parte del proceso.

También extraño ir a los conciertos y estar entre las personas y ver a alguien más en el escenario. Es un poco frustrante pero lo tenemos que hacer así que solo espero que no dure tanto.


Sobre el nuevo álbum, ¿cómo fue el proceso de grabación? ¿Qué crees que ha cambiado desde sus otros álbumes?

Julie: Nos tomó mucho tiempo poder trabajar en este disco, después de Complètement Fou no quisimos hacer un disco inmediatamente. Queríamos experimentar con una manera distinta de hacer las cosas así que lanzamos varios sencillos en el lapso de dos años. Se sentía muy libre sacar solo una canción, hacerle un video y luego repetir el proceso. Además teníamos la oportunidad de regresar de gira con esas canciones y para nosotros eso fue suficiente. Seguíamos trabajando en estas canciones y en algún punto empezamos a trabajar en una con un amigo nuestro en Montreal y decidimos viajar ahí para terminarla y grabarla y cuando regresamos del viaje supimos que era el inicio del álbum. Después de alrededor de seis meses ya teníamos diez canciones que queríamos convertir en este nuevo disco.

¿Crees que algún elemento fundamental cambió gracias a las circunstancias de la pandemia?

Julie: En realidad el álbum ya estaba terminado, tomamos las fotos de la portada una semana antes de que iniciara la cuarentena. Lo único que cambió fue que habíamos pensado en dejarlo sin título y en marzo recordé una idea que tenía de ponerle L’Ère du Verseau que significa “La Era de Acuario” y estando atrapados en casa decidimos que ese título en específico era algo importante. Esa es la próxima era astrológica y es una era de paz, el retorno de la humanidad, de conexión con la naturaleza, de fraternidad e igualdad. Nos gustó mucho el significado y como estábamos pasando por algo muy oscuro y repleto de muerte y dolor decidimos que era nuestra manera de poner algo positivo en el futuro.

Lo más importante para un artista es poder darle algo a los demás, ya sea algo que ver, algo que escuchar o algo que sentir y no podíamos seguir guardándonos el álbum. Es ahora y queremos ser parte del futuro y darle esa música a la gente.


Son una banda que se enfoca mucho en su estética, siempre usan atuendos combinados y llamativos y quería preguntar ¿Cómo describirías la estética para este nuevo álbum?

Julie: Creo que es un poco más oscura, tampoco muy oscura pero hay algo ahí que no estaba antes. Sigo amando los colores y expresarme a través de ellos pero probablemente me ocultaré un poco más detrás de los nuevos atuendos. En la portada del álbum estoy tapada con una tela negra y me gusta la conexión que hay con el agua. Siempre ha sido algo importante en mi vida pero nunca lo había expresado a través de la música.

Crecí muy cerca de un río y ahora vivo cerca del mar y me di cuenta de que siempre he necesitado tener esta conexión con el agua. Tenía muchas ganas de expresar eso en este nuevo álbum, junto con un sentimiento caótico. Es el silencio cuando acaba de terminar una tormenta y todo está destruido pero sabes que ya pasó y que tienes que reconstruir las cosas y seguir con lo que queda. Me gustó mucho esa idea y creo que también es el significado de L’Ére du Verseau. Tenemos que pasar por lo peor del mundo para poder construir algo mejor con más fuerza e igualdad que antes.

Son de los pocos artistas que ha logrado volverse populares en todo el mundo a pesar de que toda su música está en francés, ¿crees que la barrera de idioma alguna vez ha sido un problema o que ha funcionado a su favor?

Julie: Nunca he entendido por qué alguien elegiría escuchar nuestras canciones fuera de Francia, pero siento que tiene que ver con nuestros conciertos. Nos encanta expresarnos lo más posible en el escenario y creo que la gente puede sentirlo y está feliz de regresar. Hemos pasado muchos años construyendo esa relación pero nunca he entendido por qué fuimos nosotros. Cuando empezamos hace diez años no había muchos artistas saliendo de Francia y ahora hay cada vez más artistas trabajando fuera del país y creo que es algo muy bueno.

Tienes cada vez más oportunidades y más bandas que descubrir, obviamente internet ayuda mucho. Ahora puedo escuchar música en español o en japonés y aunque no entienda la letra me gustan las canciones. Creo que es lo mismo con las personas que nos escuchan, no les importa porque les gusta nuestra energía y nuestros videos y tal vez tuvieron una buena experiencia en nuestro concierto. Pero sí, supongo que siempre será un misterio.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg