Entrevista con Will Joseph Cook


La música en todo momento nos hará sentir un mundo de emociones, nos transporta a mundos donde podemos ser quienes queramos, olvidamos por un par de minutos, lo que sucede y disfrutamos lo que nuestros oídos escuchan. Will Joseph Cook retomó todos esos sentimientos que solemos esconder en lo más profundo de nuestra alma, para crear un álbum bastante personal y orgánico: Something To Feel Good About.


“El tema general y la razón por la que lo llamé Something To Feel Good About fue porque algunas de las canciones representan momentos felices en mi vida, como enamorarse de alguien… Pero también hay en ellas algo que duele un poco, que está escondido entre las capas sonoras, por ejemplo, cuando conocía a alguien nuevo, aún estaba pensando en mi última ruptura o cosas relacionadas”. En un principio Will no estaba muy seguro de expresar tanta honestidad en sus nuevas canciones, pero durante el proceso de composición se dio cuenta que era una forma de superar ciertos temas y seguir adelante.


Un álbum que a diferencia del primero, nos muestra a un Will que vivió meses difíciles, pero que al ser un chico de 21 años, está tratando de descifrar el mundo. “El proceso de composición en general fue tomar los momentos más difíciles de los últimos años, pero encontrando lo mejor de ellos, una enseñanza o algo bueno que salió de cierta situación… Something To Feel Good About habla de tiempos complicados, pero no necesariamente se ve reflejado en el mood del disco”.



Diversión y alegría son palabras que describen a la primera mitad del disco, pero vulnerabilidad y pasión es lo que inunda al resto de las canciones, dándonos un aspecto más orgánico de Will Joseph Cook. “La prueba que hago es que si a mi me provoca ciertas emociones, en mi caso, si me hace sentir incómodo, usualmente eso es una buena señal… Hay una frase de David Bowie que dice: El mejor espacio creativo en donde puedes estar, es como si te imaginaras saliendo del océano. Cuando llegas al punto donde el agua te llega justo debajo de la boca, es el punto perfecto para crear música. Esa frase se quedó conmigo y si siento que lo que escribo se siente incómodo, probablemente alguien escuchará esa canción y se sentirá identificado…”.


Something To Feel Good About es un disco que nos lleva a una montaña rusa de emociones y temas que nos harán sentir parte de la gran historia que Will nos quiere contar a lo largo de estas 12 canciones. “El álbum tiene dos lados que son muy distintivos y diferentes entre sí. Mi primer pensamiento fue de preocupación, me preguntaba si la gente entendería que la música tiene una estética que sube y baja, además de que trata sobre eventos o experiencias muy personales… Al inicio pensé que la gente lo vería como un álbum que no tiene sentido y estarían confundidos, así que una forma de crear una historia fue pensándolo en una parte que fuera para los días soleados de verano que se transforman en la fría oscuridad del invierno… La última canción del álbum es la más vulnerable porque se la toqué a mis padres y pensaron que no era bueno que la incluyera, porque también incluye una carga emocional importante para ellos…” La fluidez de este disco nos lleva a descubrir rincones de Will que no habíamos visto, además de escucharlo de forma más orgánica.



Debido al miedo de quedar muy expuesto emocionalmente y salirse de su zona de confort, Will tuvo cambios considerables en sus canciones, pero que finalmente dieron como fruto un disco de oro. Boundry Street es la canción que más cambió cuando la escribí por primera vez. Antes de poner las letras, sonaba como una canción muy pop, no mi estilo de música… Mientras estaba grabando el disco en Los Ángeles, junto con mi productor, silenciamos todo, para luego ir eliminando cosas y dije: ¡ahí está! Esa es la canción, porque se sentía más genuina”. Con una letra muy personal y dulce, Boundry Street no necesitaba grandes baterías o muchos arreglos, más que la armoniosa voz de Will.


La pandemia y todos los cambios que ha traído a la industria musical no fueron un impedimento para que Will lanzara su segundo material discográfico, lo que también consideró un gran reto para el artista. “Es un poco raro, pero me ha hecho mejor en ciertas cosas. El proceso normal de escribir un álbum y luego ir de gira para promoverlo. Los videoclips, contenidos que me hacen conectar con la gente en redes sociales o algunas otras locuras creativas, como un podcast son actividades que no habría tenido el tiempo de hacerlas… No era muy bueno en redes sociales, pero ahora encontré el verdadero significado para mi: puedes crear cosas con tus fans, en lugar de centrar toda la atención en mi…”.


Para el lanzamiento de la primera parte de este disco, Will realizó una presentación en su canal de Youtube, la cual repetirá para la segunda mitad de Something To Feel Good About. Además de unas sorpresas más, como videoclips y versiones alternativas de algunas canciones.