Entrevista con Widowspeak


Si cierras los ojos y ves una imagen oscura, sientes como de un segundo a otro se ilumina, te llena de escalofríos, nostalgias, palpitaciones y experiencias oníricas: de tus últimas lágrimas, hasta tus sabores favoritos; así se siente el sonido del dúo de Nueva York, Widowspeak. Conformada por Molly Hamilton y Robert Earl Thomas, son los creadores de un sueño luminoso y sintético, que ahora hace su regreso con un nuevo álbum, Plum. Un disco que te envuelve entre espirales de nubes, evocando la psicodelia de los 70s junto con un rock de fantasía noventero, brillando entre lirismos ansiosos de una voz suave e hipnótica, para lentamente hacerte bailar entre melodías que se enamoran una de la otra.

Platicamos con Molly, quien nunca perdió la oportunidad de preguntarle a Robert para responder en conjunto, que, entre poesías, analogías y datos especiales, nos comparten sus aventuras como banda, sus inspiraciones musicales y sonidos de épocas, su proceso creativo, el porqué las personas son similares a las frutas y algunas teorías de lo que es el amor verdadero.

Widowspeak es una banda que ha estado activa desde el 2011, a lo largo de todos estos años han acumulado muchos recuerdos. ¿Cuál dirías que es una de tus memorias favoritas que tienes con la banda?

Molly: Quizás mi recuerdo favorito sería cuando hicimos nuestra gira por Europa en el 2013 y no podíamos permitirnos traer una banda completa, así que como dúo, cada uno tomó un tren para llegar. Fue hermoso no tener que conducir y poder ver paisajes bellísimos, porque en Estados Unidos conducimos todo el tiempo. Más allá de eso, realmente disfruto de los shows que se sienten, de alguna manera más especiales, como si estuviéramos en un lugar único y que no es solo otro espectáculo en un bar - también esperamos que la gente que nos ve y nos escucha, lo sienta así. Hemos tocado en barcos, al aire libre; una vez tocamos en el sótano de un edificio antiguo en Italia. Me encanta tocar en cualquier lugar, no me malinterpretes, pero siempre es un buen recuerdo cuando los shows se reinventan en nuevos espacios. Eso está sucediendo mucho ahora, con la pandemia: la gente se está volviendo creativa sobre lo que significa dar un buen concierto y dónde podrían suceder.


El sonido Widowspeak tiene algunas referencias al dream-pop de los 90s y la psicodelia de los 70s. ¿Qué es lo que más le gusta de esas décadas? ¿Quiénes o cuáles son sus mayores inspiraciones de la época?

Molly: Creo que me encanta la estética de esas épocas o al menos el hilo de subculturas que atraviesa ambas, se sienten más tranquilas y sencillas. Quizás en ambos hay algo orgánico, después de todas las oleadas anteriores de estilo, viejas estructuras y conceptos más rígidamente definidos; eso lo veo mucho en la música que se refugia en la fuerza de sus guitarras. Sin embargo, creo que siempre hay algo que repensar de lo que vino antes. Tal vez nuestras influencias son algo obvias y hablando de bandas específicas, podrías ver un poco de The Byrds, Yo La Tengo, Velvet Underground, Fleetwood Mac, Galaxie 500... pero también viene de muchas bandas pequeñas, que tal vez tenían un disco, o incluso solo tenían un sencillo como éxito (si es que llegaron a tenerlo).

Me encanta encontrar música que toque sentimientos específicos, que haga que te obsesiones con ella, incluso cuando no sabes nada sobre su historia o su contexto de fondo. He descubierto que a medida en que envejezco, cuánto más tiempo estamos en esta banda, me he alejado de inspirarme tanto en ciertas épocas musicales y sus sonidos. Creo que siempre terminas volviendo a las canciones que amas, finalmente, son parte importante del mundo en el que vives, no importa de dónde vengan.

Relacionado con el sonido de ‘Widowspeak’: hay algo de magia sonora, se siente como algo irreal o brujería. ¿Cuáles son los ingredientes de una canción de Widowspeak? ¿Cómo es el proceso creativo, desde el lirismo y el sonido?

Molly: Por lo general, primero se me ocurre una melodía o algunos acordes, tengo una idea de cuál será el estado de ánimo y, a veces, la letra -aunque también suele venir después. Luego Rob y yo tocamos juntos, él comienza a trabajar para darle nuevas texturas a la canción. Para nosotros realmente se trata más de un sentimiento y luego, escribir una letra que se ajuste a la canción, que la complemente; puedo ponerme a recopilar imágenes, pequeñas frases de películas, pensar en cosas y colores. Puede sonar un poco exagerado, pero para mí, es una forma de soñar cómo quiero que se sienta una melodía. Aunque, con las canciones de Plum, el proceso fue un poco diferente: las letras se pensaron antes y por eso son más directas.


¡Felicitaciones por Plum ! Realmente me encanta, es uno de los álbumes más bonitos de este año. ¿Cómo fue para ustedes darle vida y trabajar con el?

Molly: ¡Gracias! Sentimos que este disco, para nosotros, fue una especie de throwback en muchas maneras: se sintió cómodo y natural, con una esencia muy nuestra para desarrollar. Después de tanto tiempo, es un álbum que nos representa a nosotros entendiendo nuestro proceso y propósito con esta banda -y también un poco más como nosotros, personalmente.

Sé que es su quinto álbum y Widowspeak ha pasado por diferentes facetas, sentimientos y sonidos, ¿cómo dirías que han evolucionado en perspectiva a sus anteriores discos?

Molly: Es seguro que nuestro sonido ha evolucionado, pero no sé si va en alguna dirección o simplemente se está expandiendo con el tiempo. Siempre hemos usado el mismo tipo de paleta sónica y para mí, cuando tocamos juntos, eso es lo que más amo de la música porque limitar (intencionalmente) sus materiales o medios con cualquiera te permite concentrarte en el proceso y en realidad, eso sucede con cualquier expresión de arte. Creo que a lo largo de los años nuestro sonido se ha afinado o enfocado un poco más, se ha vuelto más fino y definido, pero también sigue recurriendo a las mismas influencias.

El disco tiene una hermosa portada, además, de los cuatro sencillos y cada uno de ellos tiene una artwork diferente. ¿Cuáles son las historias detrás de esas portadas y de la portada principal? ¿Los hicieron ustedes?

Molly: Las portadas eran bocetos que el pintor, Nick Dahlen, creaba basándose en haber escuchado las canciones y conocer sus títulos. Queríamos que fueran simples, y su trabajo es generalmente esencial en términos de contenido, suele ser: un solo tema, o un par de formas, en colores llamativos. Honestamente, fueron las primeras cosas que dibujó y nos encantaron. Realmente amamos su trabajo y somos muy afortunados de haber creado la portada y el arte de los singles, porque creó un maravilloso mundo visual para que la música se sienta con vida.