Entrevista con The Staves


Foto: Sequoia Ziff @oneseq

Unidas por un lazo más poderoso que la amistad, Emily, Jessica y Camilla comenzaron a crear música desde su pasión, pero el deseo de cambiar la forma en que se percibe a la mujer en el mundo, fue el motor que impulso a las hermanas para crear The Staves.


“En general, ser hermanas es muy bueno porque somos muy cercanas y si estás en una banda, tienes que trabajar bastante duro para construir una relación así de buena… Al mismo tiempo, es complicado tener una dinámica familiar porque, desde que éramos pequeñas, había cosas en las que no podíamos ponernos de acuerdo”. Explica Camilla. “Siempre hemos sido muy cercanas como familia, pero tuvimos que aprender cómo ser una banda”. Añade Jessica.


Con más de una década de trayectoria The Staves nos han mostrado su evolución musical, pero es hasta su más reciente álbum ‘Good Woman’, que podemos percibir la vulnerabilidad y la delicadeza de la banda. “Desde un inicio, dejar nuestro estilo impreso en la música que hacemos ha sucedido de forma muy natural. Con este disco en particular nos tomamos bastante tiempo, nuestro gusto y nuestra sensibilidad musical han cambiado mucho, pero también ha mejorado… Dejamos que todo lo que nos inspira se note en la música, no sobre pensamos tratando de sonar de una cierta forma o quedarnos estáticas en un estilo determinado… Nuestras voces cantando, a pesar de cambiar de género, siempre tendrán un estilo que cuando la gente escuche, sabrá que somos nosotras”. Para Camilla, siempre ha sido importante proyectar honestidad en su música, lo cual podemos escuchar en este cuarto material discográfico.


“Sentimos que en este disco hemos sido muy abiertas y honestas, específicamente con las letras… Durante el proceso de crearlo, queríamos recordarnos a cada paso que somos atrevidas y empujarnos a hacer nuevas cosas, entonces con la producción hay un avance, comparado con el disco anterior. Como Camilla lo mencionaba, a nuestros fans les gusta lo que hacemos porque nuestras voces son el centro del proyecto, pero la música ha evolucionado, pero ahora queríamos atravesar los límites del espacio tónico en el que veníamos trabajando. Decidimos usar sonidos muy espaciales para las baterías, también para los sintetizadores, jugar un poco con nuestras voces y ponerlas en capas… La verdad nos tomó más tiempo de lo que esperábamos, hubo altos y bajos, pero que ya esté afuera, nos hace sentir que podemos respirar de nuevo”. Jess explica que este disco representa un capítulo muy específico de sus vidas, donde los sentimientos florecieron y realmente los plasmaron en las doce canciones que conforman ‘Good Woman’.


A lo largo de dos años, este disco se fue construyendo con base en las experiencias que las hermanas vivieron, desde rupturas amorosas, hasta la muerte de su madre. Todos estos cambios son notables en el sonido del álbum, pero también es perceptible la fragilidad de cada letra. “Obviamente al pasar tanto tiempo, las canciones van adquiriendo un nuevo sonido, hasta que encontramos realmente lo que queríamos expresar… ‘Good Woman’ tuvo muchos cambios. Estaba escuchando una de las primeras versiones, por un periodo largo, no teníamos las baterías y el bajo, pero cuando llegamos al estudio con esa idea, igualmente queríamos que estos instrumentos fueran muy suaves y simples. De hecho, esta canción fue la primera que trabajamos con John Congleton, nuestro productor, él fue más directo sobre lo que teníamos que hacer para crear una canción que fuera digna de una banda y además de hiciera mover el cuerpo”.


El cuarto disco de las hermanas Staveley-Taylor nos transmite un mundo de emociones desde la felicidad, la paz, el valor para afrontar situaciones difíciles, hasta el dolor, la tristeza y el duelo. “En la mitad del álbum hay una canción que se llama “Nothing’s Gonna Happen”, que representa muy bien quienes somos, muy honesta y transparente, acústica. De cierta manera, siento que esa canción siempre va a definirnos como banda, pero por otro lado, la última canción que hicimos, “Carfeul, Kid” es mucho más grande, más atrevida, si tiene armonías como el resto, pero definitivamente simboliza quienes somos en este momento, porque refleja nuestra valentía en hacer algo muy diferente a lo que habíamos hecho en el pasado, que nos preocupábamos más por encajar en cierto género o estilo, con este disco en verdad apostamos por sonidos y letras más honestas”. Un disco que no solamente habla de ser más consciente de sentimientos pasajeros, si no también de cómo la mujer cada día es más valiente y audaz en la sociedad.


“Hay muchos mensajes en el álbum, porque cubrió un buen período de tiempo de nuestras vidas y experiencias, hablamos de la idea de ser valiente, pero el mensaje en general realmente es ser honestos con nosotros mismos y con el resto de la gente, tener confianza en nuestra propia opinión y emociones. No es lo más fácil de hacer, pero fue un proceso en el que también crecimos mucho como personas, eso también nos dio la fuerza y determinación para hablar de estos temas en las canciones… Esta bien equivocarse, tener defectos, porque todos los tenemos, este disco es darte cuenta de todo eso y no excusarte en ello… Cada vez que empezábamos a escribir una canción se sentía como si estuviéramos en terapia. Con este álbum queremos darle fuerza a la persona que está escuchando o hacerles sentir que no están solos”. Para Camilla es muy importante dar este mensaje de apoyo a sus seguidores para impulsar el autoconocimiento mental.


A su vez, este disco también nos habla de un panorama donde la mujer, en la industria musical, esta cada vez más presente, pero aún falta mucho por hacer. “Tener confianza y confiar en tus instintos, encontrar tu voz y no tener miedo de decir cómo te sientes, eso ayudará mucho a las mujeres a sentirse mejor consigo mismas en cualquier lugar donde se encuentren, incluso si son la minoría, como lo es en el mundo de la música, pero definitivamente es algo que tenemos que aprender, porque no es algo que venga naturalmente a nosotros… De cierta manera, por como estamos educadas o por la misma sociedad, estamos programadas a que no pasarán ciertas cosas por el simple hecho de que somos mujeres, por eso creamos este disco, para ganar la confianza en nosotras mismas e impulsarnos a hacer lo que queramos”. Con un mensaje tan poderoso, Camilla, Jess y Emily esperan que la situación mundial mejore para que sus fans puedan escuchar estas canciones en un show en vivo con público presente y puedan compartir un momento mágico.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png