Entrevista con The Beths


Foto: Maison Fairey

Escuchar a The Beths es una máquina en el tiempo que te teletransporta a los mejores veranos, cuando la música te llena de sol, energía y bailes improvisados en tu habitación que se quedarán encapsulados en tu memoria. La banda de Nueva Zelanda, es una inyección de vibra positiva, Elizabeth Stokes, Jonathan Pearce, Benjamin Sinclair y Tristan Deck han dominado a la perfección su indie-pop contagioso: con melodías de garage rock que liberan adrenalina, hasta lentas baladas inductoras de lágrimas que curan un mal día. Así es como es Jump Rope Gazers, su más reciente álbum arroja una completa montaña rusa de emociones, que funciona como una serotonina musical y nos mantiene enamorados de ellos una vez más. Durante los primero rayos de sol en una mañana de Auckland, platicamos con Elizabeth Stokes y Jonathan Pearce, para compartirnos sus historias en la universidad, la evolución su debut, Future Me Haces Me, a Jump Rope Gazers, indagar en el proceso creativo del nuevo álbum y compartirnos su amor por las aves. La banda se conoció en la Universidad de Auckland mientras estudiaban jazz, ¿cómo se encontraron uno al otro y cuando deciden formar una banda de indie-rock?

Elizabeth: Jonathan y yo nos conocíamos un poco antes. La verdadera razón por la cual todos fuimos a estudiar jazz, aparte de que amamos el jazz, pero no fue eso necesariamente; esa universidad, es el lugar en Auckland a donde vas cuando te quieres dedicar a hacer música, donde vas a aprender más sobre ella. Todas nosotros queríamos trabajar en algo relacionado con la música, ser músicos o tener una banda, y al final, eso es lo que terminamos haciendo: cada uno estudiando diferentes instrumentos y después reunirnos. Jonathan: Fue hasta el último año donde coincidimos y terminamos juntos. Antes cada uno de nosotros tocaba en bandas diferentes.

Elizabeth: Sí, estábamos en diferentes grados en la universidad y ese último año fue cuando comenzamos a pasar más tiempo juntos. Más que una banda, ustedes son amigos; entonces, ¿qué otros intereses y pasatiempos comparten entre ustedes?

Jonathan: ¡Definitivamente!, nos encanta ir a caminar y encontrar diferentes aves. Es una cosa muy de nueva Zelanda, porque tenemos mucha diversidad de aves nativas y hay aves en todos lados, eso crea un ambiente completamente diferente e interesante. Luego hay aves que no vuelan y toman el lugar, comienzan a habitar en nuevos espacios por donde suelen solo haber mamíferos. Todo ese fenómeno crea una imagen y paisajes muy interesantes. En serio, hay muchísimas aves, que no sabría ni por dónde empezar, pero es algo que nos gusta hacer juntos. También vemos mucho cricket. Elizabeth: Yo solía odiar el cricket o al menos no disfrutarlo lo suficiente para verlo en televisión, pero el año pasado fue la Copa Mundial de cricket mientras estábamos en tour. Me pareció una manera muy linda de conectar con nuestro hogar y también de pasar tiempo juntos.

¡Felicitaciones por lanzar un álbum tan hermoso! ‘Jump Rope Gazers’ es un disco emocionante y de los más esperados, ¿cómo fue trabajar con este nuevo álbum y darle vida?

Elizabeth: ¡Fue realmente bueno!, aunque íbamos mucho contrarreloj. Lo grabamos durante el verano de acá, lo que es noviembre y febrero, hicimos todas las mezclas a finales de ese mes, porque queríamos acabarlo y sacarlo lo antes posible. Grabamos todo y todos en el estudio de Jonathan, pudimos tocar las canciones al mismo tiempo y no por partes, esa fue bastante lindo y definitivamente algo que no habíamos hecho en nuestro primer record, Future Me Hates Me. La portada de ‘Jump Rope Gazers’ son dos figuras de arcilla enfrentadas, ¿cómo dirías que representan el sonido del álbum?

Elizabeth: Le pedía a una amiga que ella hiciera el art-cover, y aunque solo teníamos una visión muy temprana de lo que sería el álbum, ella escuchó lo que teníamos y trato de sacar los temas que más destacaban, comenzó a dibujar diferentes cosas y es ahí cuando salieron estas dos figuras: que se ven una a la otra, mantienen una distancia, pero de cierta manera también están juntas y conectadas. Decidimos hacerla una escultura, ella trabaja con diferentes expresiones y esta vez, usó papel, acrílicos y resinas, todo para que saliera como está. Fue un proceso muy extraño para llegar a ese resultado, pero me gustó bastante y es una escultura que me gusta ver, es un objeto muy particular. Jonathan: Toda la escultura es más grande de lo que crees, no es tan diminuta como lo aparenta, en realidad es bastante grande. Son como mis dos manos de alto, ¡es algo increíble! Ella nos dijo que al escuchar las canciones, nace esta idea de que dos personas pueden estar completamente distantes, pero también estar unidas. Como si estuvieran forzadas a estar lejos una de la otra y siempre habrá algo que las hará estar juntas. ¡Los videos que vienen acompañando este nuevo álbum también son una locura! ¿Cómo fue la experiencia de hacerlos?, ¿cómo se sienten al hacer un nuevo video musical?

Jonathan: Los videos son algo que tratamos de hacer que se vean como lo más divertido, y a veces sí son muy divertidos hacer, pero luego no. Tienes que pretender que estás teniendo el mejor momento de tu vida, pero hay que hacer muchísimas cosas y al tocar la canción es: demasiado lento, después tienes que aumentar la velocidad, sea lo que necesite la cámara para que salga bien. Elizabeth: Nosotros no tenemos una gran producción, ni un equipo especial. Somos nosotros y uno que otro amigo que invitamos, donde usualmente uno termina siendo el director y el otro está ayudando en lo que se puede. Se hace todo muy limitado, muy DIY. El de “Dying To Believe”, fue una muy linda experiencia porque había muchos cambios de locaciones y además lo que hicimos con el drum kit, esa parte fue muy divertido. Jonathan: Sí, Callum Devlin, es la persona que dirigió ese video y es básicamente un genio. Disfrutamos mucho trabajar con él, luego tiene logísticas, ideas y juegos que hacen que todo sea menos extraño o incómodo.

Sobre las canciones de The Beths...

“Out of Sight” comienza hablando sobre lo que es ser un signo de agua, ¿qué hay de diferente en ser un signo de Agua?

Elizabeth: En realidad no sé mucho sobre los signos zodiacales y cosas de astrología, sé que es algo popular porque mis amigos no dejan de hablar al respecto. Siempre me dicen que las cosas suceden de tal manera porque soy un signo de agua y por eso suelo guardar las cosas hasta que explotan. Honestamente, no sé si eso sea verdad, no tengo ni idea. Soy del primer día de escorpio y todo lo que leo acerca de ellos no concuerda conmigo, siento que podría ser más libra. De este álbum, ¿de qué canción se sienten más orgullosos?

Elizabeth: Podría ser “Jump Rope Gazers”, porque es un sonido diferente a lo que estamos acostumbrados a hacer. Es muy sincera para mí, en cuanto a la composición y lo que escribí. Me hace sentir muy cómoda cuando la canto. Jonathan: “Out of Sight”, creo que es una canción muy bonita. Me gustaría poder decir más, pero me pongo muy nervioso con estas preguntas porque creo que todas las canciones en este álbum significan y representan algo, así que me hace feliz el simple hecho de que puedan salir al mundo y que sean escuchadas.

Sí una canción, dentro de toda su historia, pudiera representar a 'The Beths’ como quienes son ahora, ¿cuál sería y por qué?

Elizabeth: “Don´t Go Away”, es una canción que tiene lo mejor de los dos mundos, algo así: siento que al inicio encaja de la perfección con la idea que tenemos del primer álbum, pero el resto de la canción va a un lugar muy extraño y explota, se siente más como Jump Rope Gazers. ¿Cómo dirían que ha sido la evolución personal y sonora de ‘The Beths’ con ‘Future Me Hates Me’, su álbum debut, a ‘Jump Rope Gazers’?

Jonathan: Lo que queríamos hacer en este álbum es algo más variado. Nosotros tratamos de trabajar profundamente en cada canción y poder crear diferentes sombras, colores, que generen misterios y nuevos movimientos. Nos esforzamos en que este nuevo record fuera más blanco y obscuro, porque el primer álbum eran puros colores brillantes. Así que este álbum tiene colores más terrosos en sus canciones. Elizabeth: En gran parte, lo que es el EP y el primer álbum, a este nuevo álbum es una evolución porque somos personas que siempre están leyendo y aprendiendo, por eso siempre saldrá algo mejor de lo que habíamos hecho antes. Un clásico de Vibras: sí su música pudiera ser un animal, ¿cuál sería y por qué?

Elizabeth: Tengo una respuesta muy aburrida para esta pregunta, porque los perros son mi animal favorito, pero, ¿será un perro?

Jonathan: El primer álbum definitivamente es un perro.

Elizabeth: Tal vez podría ser una ballena, ¿sabes?, porque está en el agua y es un poco solitaria, a veces incomprendida pero un animal amigable, no lo sé.

Foto: Maison Fairey

Hace un par de días, ofreciste tu primer espectáculo después de toda la cuarentena y presentaron ‘Jump Rope Gazers’. ¿Cómo estuvo?

Jonathan: Fue aterrador, porque fue la primera vez que tocamos tantas nuevas canciones en una noche, después de hacerlo en el estudio. Además sentía que había olvidado ese sentimiento de tocar en vivo y no sé, el hecho de que fueran tantas canciones, de introducir a la gente a tantas cosas nuevas de un jalón, eso fue lo aterrador. Después termino siendo una experiencia muy divertida. Elizabeth: Sí, con miedo pero muy lindo. Poder ver viejos amigos y a la gente feliz, fue algo contagioso. Yo creí que habría muchas personas nerviosas de salir, de estar en un grupo tan grande después de todo lo que había sucedido; pero no, todo parecía estar de vuelta a la normalidad. El mundo se veía feliz. En estos días extraños, aún para el mundo y ustedes que están dejando ese episodio atrás. ¿Cómo se han sentido? ¿Qué han hecho para encontrar paz y sentirse más cómodos con la situación?

Elizabeth: Ahorita nos hemos mantenido muy ocupados después de que salió el disco, ha sido promocionarlo y hacer entrevistas, todo eso. En este momento estaríamos haciendo tours, a cualquier parte del mundo, pero claramente eso no está sucediendo y creo que ha llegado ese momento de realización, nuevo para nosotros, de que no sucederá hasta después de un rato. Jonathan: Sí, eso es lo que nos pone tristes, desearíamos poder estar en tour ahorita. Ahora ya no hay nada más que hacer, más que esperar. Elizabeth: Lo que sí sabemos es que tenemos muchísima suerte de estar en Nueva Zelanda, de poder hacer shows locales por acá, que tenemos a nuestros amigos y nuestra familia cerca, y que podemos vernos y visitarlos. Globalmente tenemos mucha suerte. Jonathan: Igual me siento con mucha suerte. Hoy nos reuniremos todos a ver una película y eso me pone feliz, nos da la oportunidad de vernos, hablar y compartir como lo sentimos. Cuando preguntas qué es lo que me ha hecho sentir más cómodo, lo que me ha hecho sentir más en paz, es eso, va muy ligado de las personas con las que nos rodeamos y con las que sabemos, podemos apoyarnos uno al otro.

Conociendo más a Elizabeth Stokes y Jonathan Pearce…


Un súper poder real que tienes:

Elizabeth: Mono-tasking, soy una persona muy enfocada y por ejemplo, cuando estoy leyendo un libro y alguien me habla, no puedo escucharlos porque estoy clavada en lo que estoy haciendo en este momento. Hasta que esa tarea terminé, puedo prestar atención a lo que está sucediendo a mi alrededor.

Jonathan: Encontrar cosas, saber exactamente dónde están.

Elizabeth: Tiene muy buena memoria visual, yo suelo perder mucho las cosas y cuando le digo que no encuentro algo en específico, él sabe dónde está y con detalles, en qué posición y todo. Otro planeta en el qué vivirías:

Elizabeth: Uf, preferiría vivir en este planeta.

Jonathan: Pero tienes que vivir en otro.

Elizabeth: Me gustaría tener una casa en la luna. Sé que no es un planeta, pero no sé como me sentiría de estar tan lejos de la Tierra.

Jonathan: Yo también iba a decir la Luna. Ese sentimiento de ver la Tierra desde la Luna, me parece bellísimo. Una palabra que dices mucho:

Elizabeth: Taza-de-té.

Jonathan: Micrófono.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png