Entrevista con Tenci


Foto: Ashleigh Dye

Existe cierta esperanza en la música de Tenci. Inspirada por cómo le cantaba su abuela de pequeña, Jess Shoman decidió cumplir su sueño de toda la vida y lanzar un disco. Con la ayuda de sus amigos, surgió My Heart is an Open Field, un álbum folk con un sonido único y acogedor que promete darnos paz en estos tiempos de incertidumbre. Platicando con Jess, tuve ese mismo sentimiento mientras discutimos mascotas, inspiraciones y las ventajas de la improvisación.

Este es tu primer álbum. Incluso en estos tiempos de incertidumbre, ¿cómo se siente haberlo logrado al fin?

Jess: Se siente muy bien, no se me había ocurrido la posibilidad de sacar un disco hasta el año pasado así que se siente muy bien que por fin esté allá afuera. Es algo que siempre soñé.

¿Cómo ha sido la respuesta?

Jess: Ha sido increíblemente buena. Todos los días me sorprenden las personas que me escriben o que dicen que lo han escuchado. Siento que mis expectativas eran prácticamente nulas pero parece que a casi todos les está gustando y está llegando a muchos lugares inesperados. Como nunca había hecho esto antes es muy emocionante que esté llegando a distintas partes del mundo, eso es algo que nunca imaginé.

Vi que el disco se grabó desde el año pasado, ¿por qué tardó tanto en salir?

Jess: Bueno, técnicamente el álbum ya había salido. Lo grabé el año pasado y lo publiqué sola el 25 de agosto y no había planeado hablar con disqueras ni nada, solo quería sacarlo. Estuvo arriba un par de meses y después me contactó la disquera en la que estoy ahora para ofrecerme un lanzamiento en vinil y con más alcance, así que solo lo bajamos, lo cual fue un poco raro. Intentamos tratarlo como algo completamente nuevo.



¿Algo cambio cuando lo volvieron a lanzar o se mantuvo exactamente igual?

Jess: Todo se quedó igual, fue más el proceso de diseñar el vinil y ese tipo de cosas técnicas.

¿Qué te hizo por fin comenzar a hacer música después de tantos años de querer hacerlo?

Jess: Creo que lo vi venir por mucho tiempo, estuve escribiendo y grabando sola en mi cuarto por un rato y mis amigos me decían que comenzara a tocarlo en vivo. Me daba mucha pena entonces me tomó tiempo tener la confianza para hacerlo. Después conocí a mi amiga Tina, que tocó el bajo en el disco, y le estuve mandando mis demos, ella vivía con Spencer, que grabó el disco. Les gustaron mucho las canciones así que se ofrecieron a ayudarme a grabarlo y lanzarlo. En el momento no planeábamos hacer un álbum completo pero al final solo pasó naturalmente. Fue un proceso muy orgánico y ellos me ayudaron mucho para poder lograrlo. Confié plenamente en Spencer porque ya ha grabado muchos discos.

Vi que escribiste la mayoría de las canciones en la semana justo antes de grabarlo, ¿lo sentiste como un proceso muy apurado?

Jess: Solo tuvimos como mes y medio para hacerlo porque justo después de que decidimos grabar Spencer nos dijo que se iba a ir de Chicago. Pero creo que me gustó el hecho de que no tuve tanto tiempo para pensarlo. Le agrega un elemento de espontaneidad que no habría podido tener si hubiera pasado mucho tiempo trabajando en él. Así que a pesar de que fue un poco apurado, creo que todo fluyó muy bien. Se sintió como la decisión correcta.


¿Cuáles crees que fueron tus inspiraciones para el álbum?

Jess: Creo que ya desarrollé mi propio gusto musical y lo que escucho y me inspira viene de ahí. He estado escuchando mucho Arthur Russell, a quien descubrí recientemente. También mucho Mulato Astatke, que es un músico etíope, y en general creo que tomé sonidos de cosas que estuve escuchando y puse en playlists. De cierta manera yo también me sigo preguntando eso porque hay tantos sonidos diferentes… a veces solo salía y grababa los sonidos de los coches pasando o de la naturaleza, y creo que intentaba imitar esos sonidos con mi voz y mis instrumentos para integrarlo al disco. No podría nombrar una inspiración directa porque es una mezcla de demasiadas cosas.

En ese sentido, ¿crees que ser de Chicago y vivir ahí influyó en el producto final?

Jess: Sí, creo que a pesar de que el álbum es un poco lento se sigue sintiendo espontáneo y que así es estar en Chicago. Cualquier cosa podría pasar en cualquier momento y hay muchas sorpresas. Sí creo que fue una inspiración aunque haya sido subconsciente.

Musicalmente es un disco muy particular, ahí es donde siento que difiere de otros discos del mismo género. ¿Fue algo que tú planeaste o cómo surgió?

Jess: Tengo cero entrenamiento musical, no sé nada de teoría así que casi siempre estoy adivinando. Por eso cuando invité a otras personas a tocar y participar en el álbum mis únicas instrucciones fueron que hicieran su propia interpretación de las canciones. Les di mucha libertad para que hicieran todo lo que querían y luego solo lo arreglé un poco después de escucharlo, creo que eso también contribuyo al sonido orgánico y espontáneo que tiene. Hubo muy poca planeación, solo invitaba a mis amigos a que vinieran a experimentar. Pero fuera de las estructuras y las letras que escribía, todos los instrumentos fueron improvisados.


¿Qué fue lo último que hiciste antes de la cuarentena?

Jess: No sé si esto cuente como normal pero justo antes de que todo pasara estábamos de gira, íbamos a ir a SXSW así que creo que lo último normal que hice fue tocar nuestro último concierto en Asheville, Carolina del Norte. Fue un show pequeño, y se sintió bien poder hacer algo antes de encerrarnos pero las cosas ya se estaban poniendo peligrosas. Ahora que regresé a mi casa no hago casi nada en todo el día.

¿Extrañas tocar en vivo?

Jess: Sí, me duele. Tengo tantas ganas de tocar, pero sé que va a pasar mucho tiempo antes de que podamos hacerlo otra vez. He estado haciendo lives en Instagram y ese tipo de cosas y creo que es bueno que podamos adaptarnos pero se siente un poco extraño para mi. Siento que estoy hablando sola o tocando sola porque sé que sí hay gente viendo pero no creo que la atención esté ahí al 100%. Definitivamente es raro y me interesa mucho saber qué pasará después.

¿Has aprovechado este tiempo para escribir algo nuevo?

Jess: Sí, me tomó mucho tiempo después de que regresamos para sentirme en una posición para poder escribir otra vez, pero ya estoy empezando a hacerlo. En estas semanas hemos estado trabajando en muchas cosas que ya teníamos pendientes antes de todo esto así que queremos juntarnos y ponernos a trabajar juntos en cuanto sea posible.

Foto: Ashleigh Dye

¿Ha sido difícil pasar la cuarentena sola?

Jess: Vivo con alguien más, pero tengo a mis dos gatos y ellos me hacen compañía.

Siento que las mascotas nos están manteniendo cuerdos.

Jess: Sí, creo que ellos se dan cuenta cuando me siento mal y vienen a hacerse bolita conmigo, es muy bonito y ayuda mucho.

Hablando de mascotas, esta pregunta es la clásica de Vibras. Si tu música fuera un animal, ¿cuál sería y por qué?

Jess: Sería un ave, probablemente una paloma. Creo que mi música tiene la misma cualidad de paz que ellas. Pero en general las aves pueden sorprenderte y son criaturas muy cool y muy complejas. Me las imagino viviendo todo tipo de aventuras mientras vuelan alrededor del mundo y creo que la música también nos hace sentir así. Es su propio mundo.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg