Entrevista con Surfistas del Sistema


Surfistas del Sistema es una agrupación de Argentina pero que reside entre su país de origen y la Ciudad de México. El trío compuesto por Fran Frione, vocalista, Cisco Achaval, baterista, y Rama Vázquez, bajista, ondean más una bandera de la música latinoamericana que alguna que represente a los dos naciones en las que han vivido.


Su visita a México terminó por ser un paso importante en su carrera, la cual terminó por potenciar al asentarse en tierras aztecas desde hace más de cinco años. Los materiales que han publicado son Surfistas del Sistema (2013), Modo Despegar (2015), SOS (2019) y Tanta Mentira (2020), su más reciente álbum.


Con motivo de su último lanzamiento, Vibras platicó con Rama sobre el estreno, de cómo disfrutaron el proceso y lo que crearon en el; además, pese a no tener fechas listas, el formato que les gustaría probar en próximos conciertos, según la nueva normalidad, y la conexión que entablan con el público al posar en un escenario.


El bajista del conjunto compartió que están extasiados con Tanta Mentira, pues su felicidad fue en aumento desde que lo grabaron en febrero y hasta su publicación. “Estamos muy orgullosos de lo que logramos, es el resultado de varios años de trabajo. El disco hasta que se lanza es de Sistema pero después se vuelve de todos, nuestro y de las personas que lo escuchan. Se agranda la familia”, aclaró emocionado.


Los argentinos estaban ansiosos por ver la respuesta del público y mencionó que tener una buena organización fue esencial para ello. Pues de haberlo postergado, pudo ser afectado por la pandemia.


“Hubiese sido difícil en ese caso. Dos de nosotros residimos en la Ciudad de México y otro en Argentina, así que la internacionalidad del asunto es difícil. [...] En septiembre u octubre sabíamos que a inicios de este año teníamos que ir a Costa Rica a grabar y por suerte trabajamos con buen timing. Lanzamos SOSe inmediatamente iniciamos con este. La situación nos afectó como artistas que viven de tocar en vivo porque teníamos una gira para la presentación de él que creo que oficialmente está cancelada”.


Volver a la plantilla inicial les resultó un desafío al componer las canciones, sin embargo, actuaron en equipo. Incluso, Rama explicó que los tres, con dos integrantes menos, dejaron sus mejores armas en el disco, donde todos ahondaron en las letras y melodías de cada una.


“Eso destruyó egos porque sabíamos que era por el bien de las canciones y del disco. Sabemos que las críticas del otro no provenían de la maldad, sino de buscar el bien común y eso fue un ejercicio muy valioso. Nada de esto hubiese sucedido si faltara alguno o del equipo de trabajo”, reveló el sudamericano.


Su álbum contiene diez canciones pero, cuando llegaron a Costa Rica a grabar, arribaron con 30 o 35 demos para perfeccionar. “Experimentamos todo lo que pudimos, había de todo en la carpeta. Uno de los objetivos era hacer algo que no habíamos hecho y es que es un disco que va por todos lados. Las canciones, que si bien guardan una identidad de Surfistas, no tienen mucho que ver entre sí. Es algo muy rico que abrió nuestros horizontes”, comentó a Vibras.



El segundo fin de semana de agosto se realizó el Cosquín Rock. Festival hispano que reunió a bandas y artistas a través de transmisiones online y del que Surfistas del Sistema fue parte. El músico agregó que volver a ensayar con los demás los volvió a una actividad que ya extrañaban, luego de que su último show fue en los últimos meses del 2019.


“Somos una banda que ama tocar en vivo, disfrutamos la conexión que es recíproca, el sentimiento, el calor de los shows, la energía… Eso nos hacía falta y aunque no fue el escenario ideal, pudimos volver a ensayar y tocar canciones nuevas. Teníamos ganas de hacer cosas que no volverán muy pronto. Es doloroso decirlo pero así es”.


Debido a las circunstancias, los conciertos han cambiado de modalidad. Ahora se pueden llevar a cabo los auto-conciertos, adicionales a los virtuales, y, en Europa, los que en un foro abierto separan a los espectadores con vallas que guardan sana distancia. Ante esto, el bajista agregó que sin saber cuál sería su formato ideal, lo que él quisiera ver es al público gritar y bailar. Admitió que con que estén allí, en vivo, él estaría feliz.


En su presentación online no pudieron recibir el cariño o el rechazo de la gente, aspecto que valoran mucho cuando son presenciales. “Nosotros disfrutamos interactuar con ellos”, comentó Rama, “subimos a gente al escenario o bajamos para bailar con ellos. Para mi es una experiencia muy nutritiva, no sé si es lo que más me gusta en el mundo”, expresó.


Al radicar él y Cisco en México desde hace cinco años, Rama declaró que han plantado raíces en nuestro país.


“Nacimos en Argentina, nuestros pasaportes son de allá pero igual estamos aquí, tenemos un pie de un lado y del otro. Nuestro objetivo ha sido crear una base en México y mirar hacia centro y sudamérica. Asimismo, también vemos hacia Estados Unidos porque es el segundo país que más nos escucha. Disfrutamos mucho de México y somos muy felices aquí pero sentimos que somos más latinos que argentinos o mexicanos”.


No solo la relación que entablan con sus admiradores desde la tarima los motiva, sino que también aprecian cuando ellos vuelven a sus canciones sus temas favoritos. Una conexión íntima entre las letras, los sonidos que la componen y el receptor. Un honor para los integrantes pero también una gran responsabilidad.


“Es de lo mejor que me ha dado la música. Es lindo generar en la gente lo que en mi provocan mis bandas favoritas; sentirme acompañado con palabras que quizás yo no hubiese utilizado pero que han estado ahí. Con lo que ellos expresan, tocan una fibra que hizo que me sintiera más cerca de ellos. Así que cuando pasa, pero yo como músico, me llena de amor”, finalizó el bajista sudamericano.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png