Entrevista con Small Black


Foto: Caroline Mathis

Lo que comenzó en una noche en una habitación y fue tomando forma en el ático del tío del vocalista Josh Kolenik, Small Black ha recorrido un largo camino dentro del chillwave, lo cual les ha permitido explorar nuevas capas sonoras y una profundidad lírica cada vez más visible. Además de considerarse una de las bandas pioneras en este género con giras por todo Estados Unidos y Canadá.


“En nuestro primer tour que fue en el verano de 2010, fue una locura viajar por varias ciudades, en todos los shows había crowd surfing, en la última canción invitábamos al público a que se uniera, fue una gran fiesta. Era la primera vez que hacíamos esto y fue muy sorprendente ver cómo jóvenes en Vancouver, Memphis, Phoenix sabían lo que estábamos haciendo…” Josh comenta sobre ese momento en particular donde la banda se dio cuenta que tenían un gran impacto en la vida de sus seguidores.


Después de 12 años sorprendiéndonos con su sonido, Small Black nos regala ‘Cheap Dreams’, un disco que no solamente muestra la evolución de la banda, también nos muestra un lado más íntimo. “Empezamos en una habitación, muy humilde la grabación, teníamos poco equipo en esos días, pero hay algo muy dulce en cocinar una canción bajo estas condiciones… Con el paso del tiempo, Juan (bajista/guitarrista) comenzó a componer letras, además todos nos encontramos más inmersos en la producción y ahora buscamos hacer discos que tengan un sonido enorme, esto con la ayuda de nuevo equipo y teniendo un poco más de conciencia en el aspecto técnico… Al mismo tiempo, como banda constantemente hablamos qué de nuestra música es lo esencial y qué nos representa… Hay una forma particular de expresarte, ya sea en las letras o en la melodía que se trasmite de diferentes formas, tal vez cambiamos la estética, pero puramente para expresar quiénes somos.” 11 canciones que nos llevarán a un mundo paralelo y al mismo tiempo nos harán conectarnos con nuestro interior.


Con tantas ideas en mente, Small Black tuvo que reducir su clasificación a solamente aquellas melodías que en conjunto sonaban coherentes. “Tenemos cientos de piezas instrumentales, pero sólo unas cuantas terminan siendo canciones reales, pero en ese proceso también vamos creando nuevos sonidos… Hay demos que consideramos que no son Small Black, ya sea que no funcionan por las voces o por la estética general de la banda, lo que más consideramos es si tienen corazón o no, siempre queremos que haya una emoción muy profunda atada a la canción, porque eso es lo más fácil de tocar en vivo, porque tienes una conexión muy personal.”



‘Cheap Dreams’ es el cuarto trabajo discográfico de la banda, que después de seis años, podemos escuchar la evolución sonora de la banda. “El covid nos costó un año, este disco estaba casi listo a finales de 2019, fue una temporada muy fea, pero nos dio seis meses más para concentrarnos en las mezclas y hacerlas aún mejor, eso fue bastante útil… Durante esos cinco años, cada uno se ocupó. Para ser honestos, nos preguntamos: después de ‘Best Blues’, ¿por qué el mundo necesita otro disco de Small Black? Queríamos hacer algo que nos hiciera sentir realmente orgullosos. El último disco lo hicimos muy rápido, de hecho todos. A diferencia de este disco, que ahora si teníamos el tiempo para sólo sentarnos, escuchar lo que teníamos y hacer mejoras. Esta pausa nos ayudó a ser más honestos con nosotros mismos y a perseguir el material más fuerte porque ese era nuestro gran problema cuando iniciamos, saber cuáles canciones valen la pena el tiempo…” Después de trabajar muchos años bajo presión y con tan poco tiempo para pulir las canciones, el proceso creativo de los integrantes cambió y se adaptó a la nueva normalidad.


La historia que nos cuenta este disco abarca emociones tanto buenas como las más oscuras que podemos sentir, lo que significó un gran cambio para la banda, al mostrarse muy transparentes. “La canción que desató todo fue “The Bridge” que las letras están escritas desde la perspectiva de mi tío. Hicimos el primer disco en su casa y es una gran inspiración para la banda, solía burlarse de los tenis sucios de Juan y martirizaba a la banda… De hecho, hay algunos samples de él hablando en este álbum… Eso fue un nuevo lugar para mi, líricamente hablando, no es siempre autobiográfico, pero la voz normalmente es la mía, eso fue realmente inspirador y le dio forma a la narrativa de las otras canciones. “Driftwood Fire” está bajo la misma perspectiva, el resto son de otros personajes como Long Island, Queens, Brooklyn, la historia de unos jóvenes lidiando con amor, pérdida y la sombra de la ciudad encima de ellos.” De 50 demos que la banda tenía, solamente 11 canciones lograron crear una atmósfera específica para lograr una obra obra de arte coherente.


El tener tantas ideas a veces resulta en un gran trabajo para elegir las mejores, pero el resto no se quedan olvidadas. La banda toma a Josh como el almacenado de demos, que algunos de esos podemos escucharlos en este disco. “Por ejemplo, el demo de “Tampa” es de 2011 y siempre pensé que era muy bueno, pero no congeniaba con lo que estábamos haciendo en ese tiempo. Lo encontré en los primeros días que iniciamos la creación de este nuevo disco y se lo mostré al resto de la banda. Es muy lo-fi y no se escucha muy bien, pero hay un sample mágico, que no tengo la menor idea de qué es, pero es un loop raro… “Boys Life” del disco pasado fue un demo de una noche mientras tomábamos tequila y pensamos: ¡esto es genial!” Josh es quien da un balance en la banda, porque mientras el resto está creando sonidos nuevos, él les recuerda aquellos demos que quedaron en el pasado y que podrían complementar la narrativa de lo que están creando al momento.


Portada: ‘Cheap Dreams’ de Small Black

Desde el punto de vista lírico, la banda toma en gran consideración la forma adecuada para expresar una emoción específica al mismo tiempo que esas palabras retumben con la melodía. “En la canción “Cheap Dreams” hay una versión alternativa donde escribí una canción llena de verbos, era más como una historia, pero al momento que se la mostré a Juan, me dijo: tira esto a la basura. Pero finalmente me dijo cómo trabajar en ella para lograra decir lo que en realidad quería… Puede ser un lugar difícil, porque es muy complicado decir todo lo que sientes en una canción, soy tan fijado en eso, que cada vez que escribo algo me pienso en la forma convencional de cómo se debe crear una melodía y más me vale hacerlo bien, porque de otra manera, no servirá para nada.”


Con un 2021 lleno de planes que cambian súbitamente, Small Black espera hacer una gira por Estado Unidos para presentar este disco en vivo, además tienen planeado venir a México para vivir un poco de la euforia mexicana.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL