Entrevista con Sierra León


Sierra León muy pronto estará de estreno con un nuevo disco. Su próximo material, llamado Simulaciones (Hipersomnia Parte II), supone una continuidad para la trayectoria de esta banda nayarita, la cual en muy poco tiempo ha logrado posicionarse a niveles internacionales como unas de las mejores promesas de la escena mexicana. Durante una amena charla, en Vibras pudimos platicar con Mario Bustamante sobre los procesos creativos de la agrupación, las ideas que los llevaron de regreso al estudio y los recuerdos que siguen vigentes en su memoria. Que lo disfruten.


“No quiero caer al suelo ni alzarme en una esfera encima de ti”


¿Cómo los ha tratado la pandemia y qué le ha dejado a la banda hasta este momento?

Mario: Yo creo que nos está tratando bien y mal, digo mal porque se cancelaron muchos proyectos, íbamos a tocar en Austin, Estados Unidos, teníamos una gira por allí, pero todo eso tuvo que posponerse por tiempo indefinido... Ciertamente fue algo muy triste, se cayeron todos los planes, cambiaron algunas cosas como la presentación del disco que ahora tendrá que ser virtual, y bueno, eso a nosotros no nos gusta mucho porque amamos la energía del público y todo lo que se hace en vivo, pero por otro lado nos ha dado tiempo de volver a casa, estar en contacto con nuestras familias -nosotros somos de Nayarit- y también hemos podido componer, afinar ciertos detalles que teníamos por ahí pendientes y aprovechar lo mejor que podemos el tiempo, como tal. Han habido cosas buenas, cosas no tan buenas, pero estamos contentos de que al final va a salir esto. Es una nueva etapa que representa algo muy importante para nosotros y estamos seguros de que hemos podido terminarlo como queremos. Tenemos más tiempo para nuestros procesos creativos a final de cuentas.


Traen material nuevo con energías renovadas entre manos, platícanos un poco sobre el disco, el regreso al estudio y todo este proceso creativo del que nos hablabas...

Mario: En cuanto a la parte creativa a nosotros nos gusta encerrarnos en diferentes lugares y ponernos a componer. Es un disco que ya llevamos trabajando un poco desde el año pasado y, de hecho, el lanzamiento se atrasó. Iba a ser en abril, pero bueno... Gracias a eso nos dio tiempo de terminar y pulir ciertos detalles, ver el asunto de los videos y todo eso. Para esta ocasión nos encerramos como una semana cerca de la playa y así surgió. A veces nos vamos a la montaña, planeamos salidas a algún bosque... Siempre buscamos lugares que nos inspiren y nos ayuden a componer, a definir los conceptos y todo lo que queremos armar. Para nosotros es muy increíble poder crear todo este mundo y, en realidad, somos como unos niños, todos somos amigos desde hace mucho tiempo y eso hace que nos conozcamos como hermanitos... Entre todos aportamos, uno dice “ay qué tal que agarramos esto” o “qué tal que le ponemos esto” y en el estudio esta emoción se vuelve algo indescriptible. Personalmente creo que mis compañeros también te dirían que es algo que disfrutamos mucho.



Y además este trabajo forma parte de los Hipersomnia, es el Hipersomnia II... ¿Qué dirías sobre el desarrollo de su sonido con el paso de este tiempo?

Mario: Hemos evolucionado muchísimo. Digamos que estamos sacando el Hipersomnia Parte ll aunque la idea era hacer del Hipersomnia un solo disco... Sin embargo creo que ahorita esto ha cobrado ya como su propia personalidad en Simulaciones. Ese cambio y el concepto se ha dado en gran medida por lo que está sucediendo ahorita que estamos todos metidos en la red y el avatar que tenemos en las redes a veces es el único contacto que podemos tener con otras personas. Ya no es como que te encuentres gente en el cine o en otros conciertos o en la calle... Teóricamente nadie está saliendo, entonces no sé, ha cobrado su propia personalidad y sonido este disco. En lo personal yo veo que hay un gran salto del Hipersomnia parte l al Hipersomnia parte ll, sobre todo en la parte de la composición, del estilo, de los efectos... Es un brinco que está conectando hacia algo nuevo y que creo es una antesala de lo que va a suceder en el próximo material que ya estamos empezando a vislumbrar.


“Para mí el poder ser libre en todo sentido tiene muchísimo significado”

Enfocándonos específicamente en las letras y melodía de Simulaciones, nos gustaría saber de dónde retomaron esta inspiración o los elementos para regresar al estudio...

Mario: Yo creo que mucho de la melodía y la parte lírica tienen que ver con Manuel, quien usualmente se encarga de esa parte. Al final creo que siempre es un trabajo muy autobiográfico. Manuel tiene esta capacidad de plasmar sus propias vivencias, sentimientos y reflexiones en la música, también de absorber lo que estamos viviendo alrededor... Yo creo que el trabajo de Sierra León siempre ha sido muy autobiográfico y reúne nuestras experiencias para plasmarlas en canciones y sentimientos. Hay gente que tiene facilidad para hacer una canción de amor, de tristeza o de alegría, acá existe esa capacidad pero la esencia siempre se ha mantenido en un sentido muy puro en el que se van tomando estas vivencias y sentimientos tanto buenos y bonitos como muchos otros de estar en los celos o una relación tóxica. Hay otra que habla sobre ser tú mismo y no el avatar que está en internet... Son cosas que se van presentando y se van describiendo. Si lo pudiera poner en palabras diría que es una manera de componer muy humana y real. Para nosotros la música es un lugar donde somos libre y podemos expresar lo que queremos y somos sin el miedo de poner una máscara o un género por delante, sin un discurso prefabricado. Todo ese trabajo en gran medida tiene que ver con Manuel, como te mencionaba, que es quien se encarga de hacer toda esa traducción de lo que los demás sienten y viven, y de lo que él también siente y vive. De llevarlo hasta esta parte de encajarlo... Una vez que esté esa materia prima se lleva a una realización mayor.



¿Nos platicas un poquito sobre los tracks que integran a Simulaciones y las emociones que viven en ellos?

Mario: Sí, claro. La primera canción, que se llama Simulaciones, habla justo de no pertenecer a estas máscaras que nos vamos construyendo, sobre ser una persona auténtica y el orgullo que da llegar a serlo. Junta una colaboración con Blas, de Beta, que es una banda que apreciamos y admiramos mucho, que nos da gusto tener allí. El segundo track es una canción que habla sobre una relación tóxica o de cuando sabes que ya no funcionan las cosas y hay dolor, pero no lo puedes soltar... Esa va con la colaboración de Jesús Guerrero, de Ramona. El tercer track es “Renacer”, un sencillo que ya sacamos y que habla sobre esta parte de cuando ya no tienes hacia donde ir y la única manera de salir adelante es matar todo aquello que eres o tienes para renacer o reconstruirte, yendo también hacia la redención y la esperanza... De ahí sigue me parece que “Síntoma”, el siguiente sencillo que estará disponible para agosto y que habla sobre la pasión por lo que haces y te gusta. Habla un poco sobre nosotros, porque en su momento nos representó toda una lucha poder dedicarnos a esto y ser músicos para hacer lo que nos hace felices. Le sigue “Todo Pasará”, que es una canción que habla sobre la esperanza, sobre esa salida de la depresión, de cuando estás triste o de cuando acabas de vivir un momento que te hace sentir mal o miserable, pero esperas porque sabes que algo nuevo va a venir. La otra canción es “Como Tú”, el sencillo pasado, que te habla sobre que puedes ser quien tú mismo y quien quieras sin temor a mostrarte o exponer tu propia esencia. Es en parte la continuación de Simulaciones, pero en un sentido mucho más real.


¿Hubo algún orden para acomodar las canciones o esto se dio al azar?

Mario: Definitivamente hubo un orden. No tanto como en el sentido de una historia, pero sí nos tomamos el tiempo para sensorialmente escuchar el disco y decir “este acomodo me late” o definir qué canción debe ir antes y cuál después. Esto ha ido así desde el principio porque siempre hemos creído como en la parte del álbum conceptual. Muchas bandas generan este tipo de discos y nos gusta como funciona... Escuchar el disco de corrido para quedarnos con un montón de sensaciones, etcétera. Todo va en un sentido sensorial, no en una perspectiva comercial.



¿Considerarías que Simulaciones les dejó alguna enseñanza?

Mario: Sí, nos ha dejado una buena enseñanza en el sentido de que nos ha permitido acercarnos en los tiempos complicados, difíciles y felices que nos vamos encontrando. De hecho cuando estábamos más jóvenes e íbamos empezando, la banda pareciera ser más salvaje y agresiva, en esa onda de ir viviendo la juventud al máximo y, conforme hemos ido creciendo, han llegado otras etapas y otros sentimientos más complejos. Creo que principalmente nos ha reforzado la enseñanza de la amistad y de emocionarte con lo que haces. Sobretodo, al menos en nuestro caso, el sentirnos orgullosos de las decisiones que hemos tomado. En este disco hemos podido voltear hacia atrás para ver que nos encanta nuestra vida, lo que hacemos y es la confirmación de haber tomado la decisión correcta.

“El arte de cada álbum representa un concepto del disco... Los extraterrestres, la introspección, los sueños, los portales hacia otros universos y lo que está más allá”

¿Para ti cuáles serían tus tres canciones favoritas del disco y por qué?

Mario: Yo creo que serían Simulaciones, porque es la única canción que tiene esta parte rebelde y contestataria que le grita a la falsedad en la cara “no seas así, no tienes necesidad de existir para pertenecer a cierto grupo, clase o sitio”. Después sería “Renacer”, porque en lo personal he vivido mucho este proceso de ir y venir, bajar o subir, o como cuando de pronto el carro se estrella y tienes que volver a empezar, por explicarlo de algún modo, y para cerrar sería “Todo Pasará” porque es una canción que habla de esperanza. Aunque siempre luzcamos animados, también somos humanos y muchas veces nos sentimos tristes o cansados, a veces las cosas no salen como queremos y ese tipo de canciones te permiten darte un respiro para recordar que todo saldrá bien, que la vida es un ciclo y a veces se vibra abajo, a veces se vibra arriba, pero nada, se tiene que seguir avanzando...