Entrevista con Santiago Motorizado


Santiago Motorizado es un hombre inconfundible que, junto a Él Mató a un Policía Motorizado, nos ha entregado canciones catárticas cargadas de sentimientos, mantras y emociones que nos ayudan a ser mejores en todos los sentidos.


Sin embargo, aunque sea común ligarlo a la banda argentina con la que ha recorrido el mundo, este año se unirá al Festival Marvin en solitario para presentarnos algunos de los temas que define como parte de un "oscuro optimismo" distinto a lo que hemos escuchado en la aclamada Sintesis O'Konor o La Dinastía Scorpio.


Como era de esperar, en Vibras aprovechamos este suceso y tuvimos una charla con él para hablar sobre los avances de la música, la forma en la que el arte nos conecta y el cómo éste nos lleva a sentirnos más vivos en un mundo globalizado donde las distancias y las transformaciones son algo inevitable.


Ante las turbulencias del mañana, los recuerdos del pasado y el devenir del presente, a lo largo de las palabras aquí transcritas conocimos otra perspectiva de un Santiago que, por supuesto con ternura y emoción, queremos compartir con ustedes. Que lo disfruten...


"Sé que el cosmos cuida a todos por igual"

Nos enteramos de que tienes música nueva y que será presentada en la próxima edición del Festival Marvin aquí en México, ¿cómo te sientes respecto a pisar este escenario tras todos los cambios que ha traído la pandemia y sin Él Mató A Un Policía Motorizado?

Santiago Moto: Por supuesto que uno extraña los shows como eran antes; la gente, el público, la conexión, pero esto es un formato que ya existe, los conciertos a través de una pantalla ya estaban aquí desde la televisión, YouTube y las ideas de las sesiones en vivo con grabaciones especiales para que la gente pudiera ver a los artistas en directo. Lo que cambia en realidad es que ahora hay cosas especiales como el distanciamiento social, pero la pandemia solo modifica lo que ya teníamos. También creo que esta ventaja de la música es algo que celebrar porque, por el formato en el que nos estamos reuniendo, es algo que solo ella tiene y que otras ramas del arte no pueden igualar... El poder conectarse a la distancia, hacer un show y que cada uno en su casa pueda tener un momento íntimo, de conexión con las canciones... No lo sé, somos afortunados siendo músicos porque, por más que falte ese momento del contacto directo con el público, hay otros caminos para lograrlo. Aunque esperamos que pronto podamos volver a vivirlo, de mientras mantenemos estas presentaciones a distancia que también para nosotros son importantes.


"Quienes quieran ver cómo están los artistas a través de la vía digital, y mediante ella, puedan hacerlo y supongo que lo tienen muy bien, que es algo muy bueno"...


Para este festival nos traerás un repertorio de temas en solitario... ¿Por qué tomar este estilo de producción en este punto de tu carrera?, ¿puedes hablarnos sobre eso?

Santiago Moto: La música en solitario es algo que ya vengo haciendo desde hace muchos años, yo creo que más o menos desde 2008. Al principio era yo solo con una guitarra en un formato muy diferente al de Él Mató y las canciones también lo eran. Después fui armando una banda y traté de recorrer ciertos tipos de música que, por allí si bien eran profundos, no entraban en el universo de Él Mató. Los temas con la banda a son muy personales, hacen un lugar íntimo, pero que abarca a todos los miembros del grupo porque siempre trato de escribir pensando en que todos nos sintamos identificados con las letras... Con las canciones en solitario es distinto porque son aún más personales y creo que esa es la mayor diferencia entre ellas y las de Él Mató. En ellas hay ciertas bromas que tienen que ser muy personales para que logren conectar con el público o con la banda, pero con las nuevas no. Musicalmente son más tranquilas, yo toco el repertorio y nada más, es una música que no tiene un pulso tan intenso como el de Él Mató y llega a ser más la intimidad entre yo, cantando, y la gente, escuchando.


Leímos que tus nuevas canciones tienen un "oscuro optimismo", pero también son "temas urgentes"... ¿Nos explicas a detalle estos conceptos?

Santiago Moto: Lo del "oscuro optimismo" es algo irónico porque, aunque son ideas contrapuestas, explican a su vez el concepto de tomar la realidad y tratar de explicarla. La realidad es muy oscura y el mundo un devenir de momentos desagradables y agradables. En consecuencia nuestro cerebro trata de adaptarse a estas situaciones de la mejor forma y ahí es cuando entran las canciones, las canciones hablan un poco de eso, de celebrar las derrotas transformándolas en momentos optimistas porque, después de todo, la vida es más simple de lo que pensamos y hay que aferrarse a ello.


"Tenemos que aferrarnos a esos momentos optimistas de la vida y a la belleza que hay al frente nuestro"...

Lo de "temas urgentes" involucra más al formato de la música porque son canciones muy simples y con una idea principal. A partir de eso se rodean de un universo muy directo y, a diferencia de Él Mató que últimamente se ha vuelto más complejo en este nivel, las nuevas mantienen un espíritu quizá como el de los primeros años de la banda. Es como un formato cápsula con ideas muy simples y concretas.



Con Él Mató A Un Policía Motorizado tuviste una colaboración junto a Carolina Durante en "Espacio Vacío". La recepción de esta canción fue brutal y por eso queremos saber si habrá artistas invitados en este disco o si existe algún persona con la que te gustaría trabajar en solitario...

Santiago Moto: Me gustaría trabajar con un montón de artistas, admiro a muchísimas personas y lo que hicimos con Carolina Durante fue algo increíble. Son una banda muy nueva, española, que va muy bien y lo que me encanta de ellos es que tienen una vibra del rock con el que yo crecí que ¡es increíble!. Por supuesto lo están haciendo con su flota personal y están marcando una tendencia muy rara a contrapartida de lo que está sucediendo en el mundo con la música urbana, pero lo que sí es que reavivan el impulso del rock con toda su estética, universo y apuntando a los jóvenes.

"Los jóvenes están tomando esta música como algo propio y eso a mí me encanta, el haber compartido estudio con ellos (Carolina Durante) fue lo mejor."

Otros artistas con los que me gustaría trabajar son... ¡Son un montón! Tuve la suerte de poder hacerlo con gente que admiro mucho como Fito Páez, Los Planetas, 107 Faunos, de quienes aprendí mucho, hay algunas colaboraciones que no puedo contar porque son sorpresa, pero tuve la fortuna de poder incluirlas en los tracks, y bueno, pronto lo escucharán.



Retomando la idea del rock que escuchabas cuando eras niño, también es importante mencionar que tanto Santiago Moto como Él Mató han estado haciendo música por más de 10 años y esto los ha posicionado como una de las bandas más importantes de Latinoamérica. ¿Alguna vez soñaste con lograr todo esto? Me refiero a que cuáles han sido los obstáculos más complicados de tu carrera y cuáles los momentos más gratificantes que has vivido...

Santiago Moto: Obstáculos hay varios y yo diría que están ahí constantemente porque una banda emergente que inicia, por lo menos en Argentina, no porque no sea complejo como en otras partes del mundo sino porque quizá en Latinoamérica lo sea aún más, sabe que habrá escasez de espacio y de medios dedicados a la música, a lo emergente... Eso fue una dificultad grande y a la que hay que enfrentarse porque ya sabes que estará ahí, es decir, uno ya sabe más o menos a lo que se enfrentará cuando decide hacer una banda y entonces la lucha se vuelve en algo cotidiano... No debería ser así, pero lo es y no queda más que enfrentarlo.. También está el que yo siempre quería saber y aprender más en el camino...


"...quería saber qué era lo mejor en el sentido de las posibilidades que tenemos y ahora creo que la visión en realidad es no pensarlo tanto."

En los momentos más gratificantes diría que está el saber que uno hace esto por un amor profundo. Un amor a la música y al amor más puro que es formar una banda con tus amigos para salir al mundo con tus canciones y nada más... El estar arriba del escenario y que, así solo haya 10 personas en el show, tu música sea cantada, eso lo más importante y lo que mueve todo esto, lo que somos.


Conforme se avanza en el camino se va volviendo todo más complejo porque aparecen nuevas posibilidades; uno tiene más recursos con los años y el chiste es aprender cómo usar esos recursos, tus ideas, tus tiempos, y ese aprendizaje de la mejor manera porque también dentro de nuestra elección, que es nuestra independencia, somos jefes de nuestro devenir... Eso nos ayuda a tomarnos libertades para nuestras cosas...


"...todo tiene sus pros y sus contras, yo estoy contento con el camino que elegí, pero ni yo ni Él Mató relegamos de ningún camino que elija cualquier artista que sienta que el que decidió es el camino cómodo o el mejor para ellos."

También por la otra vía salen experiencias buenas porque, cuando te apuran, cuando te dicen que te quieren para un proyecto, o los demás comparten ideas con vos, sabes que hay que entregarlo bien, rápido y creo que en general eso depende de cada uno, No hay una receta de cómo hacer las cosas, pero para como somos nosotros creo que el camino que elegimos fue el correcto... Tenemos la suerte de decir que llegamos a lugares increíbles a los que a veces se llega o no se llega, entonces celebramos todo lo que nos pasa y toda la aventura que ha sido tener una banda. Ahora estamos parados por la pandemia, pero el seguir teniendo el espíritu con el que arrancamos, la conciencia de que todo lo que importa es tu música, las canciones, el contacto con el público y todo lo que genera tu arte, aunque suene cliché, para mí es lo más intenso de todo.


"Vivimos en un mundo donde el dinero es lo más importante porque sin él no podemos vivir, comer ni hacer nada, pero así tengas un montón de dinero creo que esa sensación de que tus canciones sean cantadas y celebradas es algo que no se puede comprar y, a la vez, lo más hermoso que tenemos."


¿Por qué te interesó hacer música y no otro tipo de expresión artística como quizá el cine, la pintura, el diseño o la literatura?

Santiago Moto: Estudié artes visuales y en la escuela hacíamos pintura, escultura, dibujo y sí, es algo que me apasiona pero no llega al nivel de intensidad, de lo que a mí me interesa, que es la intensidad en sí misma, el amor y la conexión con la gente como lo hace la música. Por lo menos para mí, ella está en un nivel más arriba.


Quizá para otros, con una escala de valores distinta, la opinión sea distinta, pero para mí la música siempre estuvo muy arriba y quizá esté a la altura del cine, que es otra cosa que me apasiona. Hacer canciones, ver que esas canciones emocionan, se conectan, generan cosas, alegría, tristeza o lo que sea, eso nunca lo viví con un dibujo o con una pintura que haya hecho o que haya visto.... He visto pinturas, admiro y admiré a un montón de artistas visuales que me conmueven, que me inspiran, pero para mí las canciones tienen un poder que está encima y en otro plano...

"Algún día me gustaría incursionar en él cine aunque entiendo que es muchísimo más complejo que hacer una canción o que hacer un disco, pero es otra actividad que siento con tanta pasión como la música"...

Y sin embargo la parte visual en la música de Él Mató y de Santiago Moto juega un papel muy importante porque también caracteriza a la banda y a su música. ¿Recuerdas cómo surgieron las ideas de las portadas de algunos de sus discos o por qué eligieron ciertos elementos para colocarlos en ellas?

Santiago Motorizado: Hacemos una mezcla de muchas cosas y mucho tiene que ver lo que te decía antes del cine que para mí es un lugar que te dispara un montón de cosas.


Tuve una conexión con él desde muy pequeño, como casi todos, y eso inspiró mucho la parte visual de Él Mató; desde los afiches, las tapas de los discos, etcétera, hasta los videos. Me encanta haber aprovechado esa información y tratar de reproducirlo un poco junto a esa sensación y sentimiento que poseen las imágenes por sí mismas.


Por decir algún ejemplo está la portada de La Síntesis O'konor que mezcla fantasía medieval con un poco de pop y está inspirada en las películas y series de los 80 que yo veía cuando era muy pequeño... De momento las retomaba al momento de diseñar, luego mezclamos esos conceptos con la impronta de Él Mató y generamos un volumen en obra que implica las letras, la música y otros elementos como el disco en sí mismo.


"A veces se genera un canal de conexión difusa en el que el receptor puede interpretar todos los elementos como él quiere y a mí el jugar con él siempre me pareció lo más divertido."

En la parte de los elementos pop, la música y las fronteras genéricas que nos permiten, a través de su ruptura, formar nuevos escenarios en lo que creíamos ya estaba hecho, ¿hacía qué campos te gustaría llevar tu música?

Santiago Moto: La verdad es que hacia cualquier lugar, creo que estoy listo para explorar cualquier género musical que, en principio a mí me enamore porque en principio me tiene que enamorar algo porque ahí uno se enloquece, se emociona y empieza a sumergirse en ese mundo.


Después de conectar con eso podría ver que pasa. Siento que en las canciones y en la música uno nada más explora y ahí aprende que esa educación es un medio infinito, un espacio que no termina nunca y un conocimiento que es inabarcable, pero también aprendes que, al menos en la canción, hay un punto en el que entre ellas empiezan a parecerse y así vas encontrando similitudes. Yendo por ese lado, de la canción como núcleo o un separador primario de todo lo que estamos hablando, encuentras algo que te interesa mucho. De ahí está el ver en qué puedo incursionar y, bueno, cuando eso se agrande, cuando hay química con un género que no es el suyo, empieza un entrenamiento para mejorar y poder dirigirse al lugar al que se quiere llegar.


"La canción como elemento principal de todo esto, y la música actuando como un todo, hace que quizá sucedan muchas cosas en un mismo lugar."

La música también es un lenguaje y, como lo mencionas, un escenario infinito de posibilidades... ¿Qué es lo que más disfrutas de crearla?, ¿llegas al estudio con alguna expectativa, con algún entramado de ideas, o solo dejas que vaya fluyendo todo en el estudio?

Santiago Moto: Hay tres momentos en realidad; el momento de la composición, que es cuando uno está en un momento más íntimo creando la primera parte de la canción o escribe algo, el momento de compartirlo con la banda y pasar al momento grupal para que la canción pueda encontrar su ritmo determinado, su estética, la posición de los instrumentos, la prioridad o lugares que van a tener en los planos musicales, y la grabación definitiva de eso, que puede ser el tercer momento con el toque final a todo lo que se había planeado de antemano, o dar pie al cuarto momento que es cuando estás en el estudio y, en la parte final, en lo que pareciera ya haber quedado, surge algo que en la urgencia y en ese vértigo le da un toque distinto al tema, una idea, un cambio o un agregado que la hace diferente. Nos gusta dejarnos llevar por la canción y por las ganas que tenemos de recorrer cosas que están en nuestra cabeza.


"La canción como elemento principal de todo esto, y la música actuando como un todo, hace que quizá sucedan muchas cosas en un mismo lugar."

¿Tienes algún recuerdo favorito junto a la música o Él Mató que viva en tu memoria?

Santiago Moto: Muchos, la verdad es que tengo muchos en la memoria, pero uno de los mejores sería la primera vez que fuimos a Buenos Aires desde La Plata... Nosotros somos de allá y lo cierto es que La Plata es una ciudad chiquita que, bueno, aunque ahora con el tiempo y con la conexión entre la ciudad y el mundo globalizado pareciera poca cosa, en aquel momento fue muy radical, un cambio y un paso muy importante.


“La banda estaba en un momento muy salvaje, había mucho arriba del escenario y estábamos con un toque especial, como con algo de rabia que no sabría cómo explicar”...

Cuando fuimos a Brasil por primera vez, que fue cuando salimos del país por primera vez, también sucedieron momentos interesantes que se marcaron mucho con el lenguaje… Si bien este país es limítrofe con Argentina y tiene otro idioma hace que supondría el hacer totalmente diferente la forma de comunicarnos, lo cierto es que la gente nos recibió muy bien, hubo una conexión muy grande.


En Europa sería otro... Tocamos en 2010 en el Primavera Sound a las siete de la tarde cuando el Sol comienza a ocultarse y allí, el escenario frente al Mar Mediterráneo, la gente, la primavera… Fue un momento que nos marcó porque era ir a un lugar nuevo a hacer lo que amamos y todo surgió bien…



Acá en México tienen a un gran número de seguidores que, por lo menos en los conciertos, parecían perderse en esa vorágine que es la banda como tal. ¿Qué es lo que más disfrutas del público mexicano?

Santiago Moto: A mí me encanta México, yo me enamoré de él la primera vez que fui de vacaciones sin tocar, fui con mi novia al D.F. después a la playa y quedé encantado. Creo que este país a nivel mundial y no solo en cuanto al continente es una capital cultural.


Sucede algo que a mí me gusta y siento que, en otros países, es diferente... Todo está conectado cuando vamos de gira, los conciertos, los festivales y los medios, que son los espacios que uno puede recorrer con su música, en México lo siento más conectado. No junto, pero a veces empiezo a extrañar cosas que pasan más en Latinoamérica como si fuera una especie, no de anarquía, pero sí como de algo ingobernable que le da una vibra excitante a todo.


"En México pasan tantas cosas a la vez y al mismo tiempo que sucede algo extraño, a mí me genera una especie de desafío que va más allá del hecho de tocar fuera de tu país... Suceden tantas cosas geniales al mismo tiempo que es un reto el que el público te ponga atención y te vea, te ponga atención y conecte contigo."

En paralelo las otras bandas tocando, la cultura mexicana que por sí sola tiene una esencia increíble, el mundo interconectado y todo en este movimiento es algo que yo celebro, para mí está bueno porque es vivir las cosas con incertidumbre, sorpresa y riesgo dentro de la misma magia de hacer música.

Las canciones de Él Mató a un Policía Motorizado son emblemáticas para miles de personas en todo el mundo... ¿Qué frase o cuál de ellas te dedicarías en este punto de tu carrera?

Santiago Motorizado: No lo sé, es una pregunta difícil porque me gustan todas...

En lo personal, "Fuego" es impresionante y cada vez que suena, esos primeros tres segundos, hacen cimbrar al corazón...

Santiago Motorizado: Creo que sería "Fuego" ya que hablamos de ella o, más bien de esa canción, me quedo con la frase "ahora soy mejor, te juro soy mejor". No es como que lo sea o en realidad no sé si soy mejor de lo que era antes, pero es algo que podría decirme todos los días muy constantemente.



LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png