Entrevista con Salt Cathedral


Nico y Juli se conocieron mientras estudiaban en Berklee College of Music y empezaron a trabajar juntos, mezclando una variedad de ritmos globales con un toque de la cultura caribeña, llevándolos a crear su más reciente álbum ‘CARISMA’. “Aprendimos mucho de escribir música más contenida… Antes éramos un poco más experimentales, entonces fue muy interesante reducir ideas y que todo fuera más concreto…” Fue un proceso muy diferente para Nico y Juli, pero con una enseñanza más de cómo crear música a partir de un sentimiento. “Juli la tenía muy clara en cuanto a las letras, ella es una persona que está muy conectada consigo misma… Lo que piensa es lo que va escribiendo, es casi como un diario, vivencias o simplemente pensamientos o anhelos… En cuanto a la música, viviendo en Brooklyn se nos abrió más el mundo musical, empezamos a ver el reggaetón y el dance hall con otros ojos… Entendimos que el reggaetón puede ser más interesante, entonces cuando cambias tu perspectiva, nosotros empezamos a adentrarnos a eso…” Con esta nueva perspectiva, Salt Cathedral incluyó ritmos latinos en su nueva música, dándole un toque divertido y bailable a canciones que pueden tratar temas de amor.

Sus raíces colombianas y el gusto por el baile, llevaron a la banda a incorporar estos ritmos que pueden ser vistos de una forma en Colombia, pero que tomaron un sentido diferente al momento de ellos vivir en Nueva York. “Queríamos tener estos ritmos en nuestra música porque nos encanta bailar, nosotros bailamos cualquier ritmo que nos pongan… Cuando uno baila se sube el espíritu y el alma”. Para complementar ese mood, la banda utiliza el español y el inglés para reforzar una emoción o momento dentro de una canción, “al principio teníamos una banda con canciones en español, pero la gente entendía más la música que era en inglés… Para poder sobrevivir acá, decidimos hacer música en inglés, porque regresar a Colombia no era una buena idea porque la escena musical no era como la de ahora…” Explorar sus raíces también los llevó a elegir ambos idiomas para expresarse y fue algo que se sentía natural para ellos. ‘CARISMA’ es un álbum que nos lleva a un viaje de sentimientos diferentes, desde alegría hasta el amor, ser vulnerable y disfrutar la vida… “Tú puedes describir la sensación de libertad, pero ¿cómo la vas a sentir? La música es esa herramienta… No hay palabras u otro vehículo que me haga sentir lo mismo… Para encontrar ese sentimiento, te sientas y tratas de sentir esa emoción, estar conectado con esa emoción… Para este disco, Juli estaba pasando por amores y desamores, como vivimos juntos, yo también viví esos momentos y estaba nutriéndome mucho de cómo la veía reaccionando a todas estas cosas… Uno es una esponja y tiene que ser hipersensible”. Hacer música nueva es sacar un pedazo de un rango de emociones que sienten ambos artistas para plasmarlo en una sonoridad que emita las vibras correctas de lo que están sintiendo.

La última canción del disco, “A Second Chance”, surge de una necesidad muy específica de la banda, “esa la escribí yo (Juli) y cuando hice esos acordes, con un sintetizador que apenas había comprado, sentí como ese vacío y esa necesidad de un segundo chance porque nosotros ya habíamos hecho un primer disco que nunca salió… Este es el segundo primer disco que hacemos, entonces era un poco pedir ese chance de poder cantar… Fue canalizar esa emoción, además estaba pasando por muchas cosas, lloraba mientras escribía la canción… La música es imprimir momentos, en el momento de componer lo vives y lo dejas impreso en tú música”. Los momentos para realizar una canción son de reflexión y encuentro con uno mismo, momentos donde debe haber una alineación entre alma y mente. “Para mí (Nico) es como un aislamiento, es ya estar listos para empezar a escribir, no lo forzo… Esto se ha convertido en donde podemos canalizar todo… Empiezo a tocar algo, todo mi cuerpo también lo siente y te vas profundo emocionalmente… Es casi como estar enamorado, las primeras semanas estás levitando… Es algo muy adictivo”.

Junto con el lanzamiento de ‘CARISMA’, podemos ver tres vídeos musicales para “PARIS”, “CAVIAR” y “How Beautiful (She Is)”, con una estética muy vintage y moda muy extravagante, colorida y llamativa, “por un lado es tomar la sensación de la banda en general, nos gustan mucho los contrastes. De pronto la ropa se siente muy extra y los lugares muy sencillos, como en ‘CAVIAR’… Es ver qué representa cada canción y tantos lugares donde uno puede ir, lo que queríamos era tomar el espíritu de la canción, de una manera abstracta, pero relacionada”. Para su vídeo de “PARIS”, muestran un ring de boxeo, haciendo referencia a que el amor es un confrontamiento, uno jala y empuja para que la relación funcione. Salt Cathedral es una banda que no busca hacer hits mundiales, ellos buscan crear lo que les gusta y lo que los representa como personas. “Muchos están tratando de crear ese hit que tenga millones de plays, nosotros no… Con los videos buscamos tener un poco de visibilidad, que la gente se acuerde de la banda, sobre todo, que recuerden quiénes somos, por eso nos gusta salir en nuestros vídeos… Es generar ese factor para crear la emoción de vernos en vivo… La idea es que la música sea totalmente honesta y real”. En una actualidad donde tenemos diferentes plataformas digitales para disfrutar de diferentes ritmos, los artistas muchas veces pierden de vista la realidad de la música y su sentido de ser: un reflejo de quiénes son como personas.


NOVEDADES x VIBRAS