Entrevista con Ruzzi


Dentro de la montaña rusa de emociones por los días de estar en casa, Marian encuentra consuelo en los libros, “creo que leer siempre está disponible, si tienes libros chidos… Y yo me la paso haciendo música, siento que es lo que más me salva…” Ante la situación actual mundial, Ruzzi aprovecha su tiempo para realizar diferentes actividades, sin dejar de lado la música. Su más reciente sencillo, “Me Amo”, es una canción que retrata el sentimiento de amor propio, un sentimiento difícil de encontrar, “no es que al escribir la canción ya haya encontrado ese amor propio, es más como lo que quiero, todos estamos en esa búsqueda constante… No es como que un día vas a llegar a la cúspide, es un trabajo diario…” La canción es un recordatorio para la cantante de cómo amar, a quién amar, pero siempre amándose. A partir de estar sentada, tocando el piano, Ruzzi creó esta hermosa melodía. “Empecé con los acordes en el piano, tarareaba la canción y solita fue saliendo… Canté el primer verso, improvisando y creo que así es como la mayoría de los compositores iniciamos una idea… Abres el Voice Note y grabas una pequeña idea… Fue una canción que se dio muy natural, pero que me tardé unos tres meses en digerir y completar… Después inició el proceso de producción, yo grabando en Sonic Ranch en marzo del año pasado…”

Con “Me Amo”, Ruzzi quería un acercamiento más íntimo con los escuchas, “también tuve la oportunidad de grabar todos los instrumentos, siempre había querido hacer eso con una canción mía, solamente la batería, de cuando empieza el puente musical de la mitad de la canción, ahí está la batería de un amigo Carlos Marín… Eso es lo chido de esta canción, que todo fue logrado por solo por dos músicos”. Lograr transmitir un sentimiento en específico es una tarea importante para el compositor, porque los múltiples significados siempre están presentes, “un sentimiento se siente desde una nota hasta una palabra, pero también es muy importante la interpretación de quien la está cantando… Por ejemplo, cuando estás en el estudio, no estás en el mood correcto y no le estás dando intensión… Hay artistas, como Leonel García que hacen un one take, a la primera logra a la perfección de su voz… Hay otros, que no somos tan virtuosos, para esta canción grabé unas 10 o 15 tomas y haces un Frankestein, vas agarrando una palabra que te gustó mucho el feeling, hasta que te queda el track de la voz”. Con este proceso, Marian busca que no se noten tanto los cambios de intención en la voz, que haya consistencia para que no se pierda el sentimiento.

Contrario a lo que se piensa, Ruzzi trabaja de manera muy individual al momento de grabar en el estudio, “para esta canción, mi voz la grabé después de los coros que grabó mi amigo Francisco Victoria, productor y músico chileno… Siempre somos muy pocos los que estamos en el proceso de composición… Está la falsa concepción de mucha gente cuando un artista graba una canción, pero la mayoría de las veces es muy privada, porque es un espacio sagrado, solamente estar rodeado de gente en la que confíes”. Estar en el estudio es una experiencia completamente distinta a estar en el escenario, “en el escenario es puro goce, diversión, también es concentrarse en lo que estás tocando, pero es más tratar de conectar con la gente… En el estudio es algo más personal, es un momento muy introspectivo, es cómo te estás sintiendo tú, qué estás tratando de expresar…” Parte del proceso musical es la forma en que el artista conecta con su público, esa energía que se le regresa al artista al momento de interpretar su música, “es una retroalimentación… Cuando toqué con Café Tacuba, me di cuenta que la persona que está transmitiendo ese feeling debe tener mucha energía para dar… Por ejemplo, Rubén Albarrán, cantante de Café Tacuba, es un maestro en ser front men, yo nunca voy a olvidar esa gira con ellos, él entrega una energía impresionante al público y ellos la absorben y la multiplican… A mí me ha pasado en Austin, en South By Southwest, me sentía muy mal y creo que fue mi peor show, como no tenía esa energía buena, el público estaba como: que hueva… Es importante salir a darlo todo, con buena actitud”. Los minutos antes de subir al escenario son cruciales para lograr estar en sintonía con el momento, Ruzzi relaja su cuerpo y voz para concentrarse en el público.

Debido a la situación actual, muchos artistas han implementado conciertos en sus redes sociales para seguir en contacto con sus seguidores, tratando de recibir un poco de esa energía que se siente en un show en vivo, pero no es lo mismo, “es claro que el internet nos obliga a crear contenido y más ahora que tenemos que estar en casa… Yo, honestamente, no soy muy fan de hacer lives, se me hace un poco raro hablarle a nadie, pero al mismo tiempo mucha gente te está viendo y escuchando… Pero ese es el futuro y si esto va para largo, en la industria musical, nosotros tenemos que crear contenido pasado de lanza porque al final es entretenimiento para la gente…” Si bien la situación es complicada, Ruzzi ve con claridad sus metas y trata de generar contenido que sabe será del agrado de sus seguidores, esperando que muy pronto los pueda ver en shows en vivo.


ENTREVISTA DEL MES

102409644_257365522159970_21511836636071