Entrevista con Rubio


La vida se transforma y con ella lo hacen nuestros pensamientos, actitudes y, por supuesto la música. Esa forma de expresión artística que es una de las más cercanas a nosotros y a nuestro ser... A inicios de mes, Fran Straube, mejor conocida como Rubio, nos sorprendió con la llegada de 'La Pérdida', un material EP de 5 canciones que representa un viaje de introspección que, tal vez por cuestiones del destino, predijo los gigantescos cambios que han acontecido recientemente en el mundo.


En Vibras tuvimos la grata oportunidad de entablar una conversación de México hasta Chile con esta artista para platicar sobre la pandemia, la música, el arte y las conexiones divinas que rigen nuestra alma.


De 'La Pérdida' al porvenir

Desde 2014 nos has maravillado con tu trabajo y queremos felicitarte por el lanzamiento de tu nueva producción, un EP bastante interesante. Cuéntanos, ¿cómo te sientes y a dónde te ha llevado la música?

Rubio: Así es, en 2014 sacamos un demo y todo cambió en 2015. Desde entonces ha sido mucho trabajo, pero con un equipo gigante detrás... Todos somos muy apasionados porque siento que cuando hay amor en lo que que se hace, las cosas no tienen por qué salir mal. Hay que ponerle amor y dedicación al proyecto y eso a la vez se vuelve muy liberador. Ha sido súper bonito el crecimiento, porque nunca pensé que iba a tener un proyecto solista. El amor que le has puesto a tu música se ve reflejado en tus mas de 350 mil escuchas mensuales. ¿Cómo te han ayudado las nuevas plataformas digitales en la difusión de tu proyecto?

Rubio: Me cuesta mucho el internet. Quizá hoy en día nos tiene desconectados como personas, pero conectados de otra forma, es decir tiene una dualidad. En cuanto a música es mucho más fácil ahora porque antes, con mis otras bandas, tenía que estar puerta por puerta mostrándome, entonces por ese lado creo que el internet lo revolucionó todo y nos dejó conectar con el mundo, con la gente de todos lados. La música se puede escuchar en cualquier sitio ahora.


En esta parte que mencionas de la conexión global hay un aspecto que nos llamó mucho la atención: La canción más escuchada de tu Spotify es “El Derecho de Vivir en Paz” de Víctor Jara interpretada por varios artistas. En el sentido del trabajo colectivo, ¿cómo se reflejan los cambios y los movimientos sociales en tu música?

Rubio: …Hay un llamado que es como la misión del ser, creo que tiene que ver con un fenómeno en el que, si se unen fuerzas, las cosas también suceden y se vuelven más bonitas. Esa canción es de las más escuchadas porque es un trabajo en colectivo, y para mí fue una experiencia bastante interesante.


Rubio, como proyecto, ha sido catalogado como un trabajo experimental y un estilo de música que mezcla varios géneros. Quitando un poco la parte teórico-musical, ¿cómo lo definirías desde una perspectiva ideológica?

Rubio: Yo creo que es como tener varias Franciscas hablándome de distintas cosas, a veces siento que tengo como una especie de canal y en el fluyen todos los mensajes que me dicen. Incluso estos me los digo a mi misma y después me sorprendo porque las letras son casi como una conversación de mí para mí. Cuando yo creo las canciones en Rubio, la melodía y la voz las hago con un idioma inventado. Ahí le pongo la letra y a veces pienso que ese idioma es como si no fuera yo la que estuviera cantándome. Esto sucede antes de cantarle al mundo, por supuesto, y por ello siento que Rubio es un proyecto centrado en escucharse.



Leímos en una entrevista que Rubio podría considerarse como una introspección artística en busca de su luz propia... ¿Cómo ha transformado la música esa propia versión de ti y tu visión del mundo?

Rubio: Yo soy súper existencialista, me pregunto todo, todo, todo, entonces cuando compongo es como generar una introspección para entender un poco lo que a veces me cuesta del mundo. La música que hago es, en ocasiones, una propia guía... voces o cosas que me ayudan a entender.


Tienes un eco bastante importante dentro de la escena musical. Pitchforck criticó con muy buenos ojos tu trabajo y justo ellos mencionaron que tienes una propuesta musical que va más allá de solo más hacer canciones y unir palabras. ¿Nos puedes contar qué piensas de ello?

Rubio: A veces me pasa un poco que me voy a ese infinito en donde la música me manifiesta mi sentir, pero también me doy cuenta que hay mucha gente que empatiza con eso, con la existencia y la introspección, es es lo que sucede con Rubio.


A nivel artístico y personal, ¿qué te ha dejado esta constante introspección?

Rubio: He aprendido a cómo seguir lidiando con la vida a diario (risas), como que también escucho las canciones y son cosas que "me están pasando". Es la manera que tengo de librarme de muchos de mis pensamientos


Para 'Oro' trabajaste la parte visual con Blahblahblasfemia y el resultado fue genial, una producción muy rica. ¿Qué fue lo que más disfrutaste de esta colaboración?

Rubio: Me encantó que haya sido todo virtual desde un comienzo. Yo la conocí porque me etiquetó en un video de otra cosa en el que puso una canción de Rubio. Eso lo encontré genial después empezamos a hablar. Nos juntamos de forma presencial. Yo le conté mi idea, tuvimos muy buena conexión y empezamos a trabajar juntas. El primer encuentro fue por internet y es muy loco porque el video es súper digital, muy moderno, como que también englobaba todo lo que habíamos platicado al conocernos por redes sociales. Al final eso es muy importante porque estas redes son una forma de conocer gente y de permitirnos llegar a cualquier persona. Es súper fácil para conectar, conocernos y trabajar juntos.


'La Pérdida' lo trabajaste con Jungla Music y la mezcla fue increíble. Háblanos sobre tu experiencia en esa producción.

Rubio: El disco anterior también lo trabajé con ellos, entonces somos como un equipo que ha crecido junto. Eso es lindo porque partimos desde cero y hoy en día llevamos cuatro años trabajando juntos. Se han dado muchos frutos entre los dos y somos como una familia; es como si fuéramos cabeza de ratón y no cola de león.


Has estado haciendo pequeños volúmenes de canciones, pero con una carga espiritual y lírica bastante poderosa. ¿Qué parte de ti sientes que se quedó incrustada en 'La Pérdida'?

Rubio: Hay varias, pero yo creo que 'Nudo' me toma en lo personal, como que me agarré de ahí, pero todas las canciones tienen una cosita especial. Sobre todo con lo que estamos viviendo hoy en día como humanidad... siento que hay mucho de eso en 'La Pérdida'.



Ahondando en esto, ¿qué significó para ti 'La Pérdida' en el momento de su composición y qué significado tiene ahora?

Rubio: Al inicio se me ocurrió la historia de que 'La Pérdida' se trata de una especie de viaje. Es como una continuación de 'Pez', el disco anterior en él hablo de un pez que se sale del agua y se encuentra con el mundo humano. En este halla a 'La Pérdida', que son todas las desconexiones de la humanidad y sus partes oscuras como la avaricia, la desconexión con la fuente... el estar pegado a la tecnología, el recuerdo de las cosas que uno tuvo y no valoró... En fin, ahora siento que existe una cierta similitud con este EP y con lo que está pasando en el mundo en el sentido de que el ser humano no valora muchas cosas que son tan simples.


Eso me ha llevado a cuestionarme sobre nuestra misión y allí he encontrado que tenemos, a veces, muy arraigada la idea del éxito o la de producir, producir, producir y hacer muchísimas cosas. Con eso nos confundimos. Nos olvidamos de estar, de tener, de las ganas de salir, comer, etcétera y es ahí donde 'La Pérdida' contrasta con lo que sucede y con las cosas que generan una vibración baja. Es como el viaje de la humanidad y los aprendizajes. Y considerando esta perspectiva con el contexto que nos rodea, ¿qué futuro o hacia qué futuro estarías perfilando a Rubio?

Rubio: Siento que ahora no es momento de hacer muchos planes. Que incluso ya no es tan bueno hacer tantos planes... Se supone que el 15 de abril yo estaría viajando a México y ahora estoy en Chile, en cuarentena, lo que me ha hecho ver que no hay que planear tanto las cosas sino centrarnos y estar en el presente.


En este momento también están ocurriendo cosas súper lindas, pero no es mentira que todos los planes de muchos se fue al carajo... Por eso siento que es tiempo para no preocuparse más por el "qué pasará" sino de la familia, los amigos, de lo esencial... Ahora viene la existencia.


¿Cómo te está marcando a ti en lo personal el hecho de estar en una cuarentena e ir planificando tu vida al día?

Rubio: Lo voy retomando por distintas partes, como que de pronto estoy ansiosa, pero luego suelto y voy día a día. Viajaré cuando tenga que viajar y por una parte como que me gusta que el mundo esté detenido, me produce menos ansiedad y debo confesar que siempre soñé con que todo el mundo se detuviera. Pienso que debemos hibernar como los osos (risas) y pues esto pasó. Quizá no de una buena manera, pero por una parte pienso que sí, que el mundo necesitaba parar.


Estoy preocupada por mi familia y amigos. Por ahora voy día a día y estoy jugando a la música, explorando instrumentos... Como dándome el tiempo. Estoy haciendo mucho deporte entonces como que también eso es rico, porque estoy dándome espacios que no tenía. El tiempo, el apuro, el producir, también son inventos de los humanos quienes nos han dicho que las cosas tienen que ser así o así, pero, ¿qué pasa si no lo son?... No tenemos nada, y no somos nada a la vez (risas). ¿Cómo te ayuda Chile, tu país, en tu proceso de creación constante desde la perspectiva de tu 'yo' artista?

Rubio: Me siento como El Principito, como que vivo un poco en la Luna y entonces vivo en mundo bien flotante. Me cuesta comparar las cosas y a veces no me siento tan metida en la escena chilena. Estoy agradecida de ser latina, porque por algo nací en Chile... Quizá me ha costado más mi carrera musical porque estando acá, tan lejos del mundo, a veces cuesta moverse, es mucha plata también, pero me gusta mucho esta magia, esta introspección y la valoro muchísimo. Agradezco haber nacido en esta parte del mundo.


Como artista, ¿qué tan complicado resulta, tanto en el contexto actual como en el histórico y estar en un país latinoamericano como lo es Chile?

Rubio: Siento que es muy difícil a veces porque cuesta mucho moverse. Hay ocasiones que nos invitan a festivales afuera y no existe la plata con que se pagan los tickets, qué sé yo... estamos muy lejos. La escena musical no es tan popular aquí, es como estar dando vueltas en un loop y es todo muy chiquitito, para salir se necesita dinero y es como hacer una inversión constante. Muchos músicos talentosísimos acá dejan todo tirado porque se frustran. No se invierte tanto por el arte.


En el sentido de que no se invierte en el arte, y que ahorita estamos en una pausa global, ¿qué te gustaría obtener después de la pandemia y cuál sería tu escenario ideal para tu proyecto musical?

Rubio: Me encantaría estar tocando mucho por todo el mundo, me llama mucho la expansión mundial con la que uno conecta en vivo, estar presente, no en internet. Estar en vivo es como un lenguaje invisible muy hermoso y también eso es lo que me gustaría; viajar con mi música. ¿Qué elementos de la vida diaria retomas para que te acompañen en tu camino musical?

Rubio: Serían los animalitos que he tenido a lo largo de mi vida, la introspección también... En cuanto a la música, ¿con qué artistas te gustaría tener una colaboración o qué tipo de proyecto te gustaría desarrollar en un futuro?

Rubio: Me encantaría hacer algo con Juana Molina, pero parece que ahora no está haciendo muchas cosas. Tienes una gran trayectoria haciendo música, ¿cómo te proyectas a un futuro quizá de cinco o tres años?

R: Con lo que está pasando no hay que pensar tan a futuro. Pensar en el futuro produce ansiedad, pensar en el pasado produce depresión. Me costaría saber lo que pasará en unos cinco años. Estás creando más cosas debido a la cuarentena. ¿En qué parte creativa te estás enfocando y en dónde encuentras un refugio? Rubio: Estamos esperando un lanzamiento. Estoy en casa de una amiga en el campo haciendo musicoterapia. Me motivan cosas como estas ahora que tengo el tiempo para realizarlas.


Te gusta mucho ser latinoamericana, ¿qué mensaje le darías a los músicos de esta parte del mundo? Rubio: Que nos escuchemos entre nosotros, hay tantas máscaras que lo importante es escucharnos, mirarnos dentro. Creo que es importante hacerte cargo de estas cositas. A veces uno como que va tapándolas y creo que la enfermedad viene de eso, de estar mal psicológicamente. La vida te va poniendo muchos distractores y debes serte más fiel a ti mismo. Es cuando mejor estás. Si pudieras definir a Rubio como una emoción o como un cúmulo de emociones, ¿cuál elegirías? Rubio: Sería un saquito de pena, de miedo, de flores, de luz, de oscuridad, de alivios y de agradecimientos. Si tu música una persona a la que pudieras apapachar, ¿qué mensaje le darías a Rubio? Rubio: Deja tu mente ser, sé un poco más quieta.


Para concluir tenemos una pregunta típica de Vibras: Si tuvieras que definirte como un animal, ¿cuál serías y por qué?

Rubio: Sería una mezcla entre un felino, un caballo y un ave... una lechuza blanca porque me gustan mucho los tigres, me siento muy identificada con ellos. Me encanta la sabiduría de la lechuza y su sensibilidad. El caballo tiene como una aurora de misticismo. Ese lado oscuro que también está en Rubio lo veo reflejado allí.

NOVEDADES x VIBRAS