Entrevista con Rey Pila


Rey Pila nos entregó este 2020 un nuevo disco llamado Velox Veritas, un material de once canciones que resulta asombroso desde su primera escucha porque es completamente distinto a lo que habíamos escuchado de esta agrupación y tampoco sabe de expectativas. En este disco, el sonido consolidado de una de las más importantes agrupaciones mexicanas nos confirma el por qué Rey Pila ha triunfado en todo el mundo y ha logrado compartir escenario con artistas como Julian Casablancas o formar parte de importantes disqueras que desde hace una década transformaron la escena nacional.


En Vibras tuvimos la oportunidad de charlar con Rodrigo Blanco sobre la creación de Velox Veritas, los procesos creativos, cognitivos y sonoros de la banda, así como de su gran expansión hacia nuevos horizontes musicales que, seguramente, constituirán un enorme legado a partir de lo que hoy son. Esperamos que disfruten este íntimo encuentro tanto como lo hicimos nosotros.


We can set the world on fire”


Están presentando su tercer álbum de estudio Velox Veritas, ¿Qué fue lo que los impulsó a crear nueva música y cómo te sientes con el resultado final?

Rodrigo: El qué nos llevó a hacer este disco lo explicaría más bien como un motor constante que no ha parado desde que empezó este proyecto. Ya estamos viendo por el cuarto disco porque nunca paramos de componer ni de estar activos. Siempre buscamos seguir sacando cosas, hacer música, en fin. Antes de este disco sacamos dos Ep y sobre cómo me siento con el resultado puedo decir que estoy contento y, aunque suelo mencionar esto con todos los discos nuevos, es el material que más me gusta a la fecha. Tiene sentido porque cada vez nos volvemos mejores en ser una banda y todo lo que ello implica. Somos mejores componiendo, reaccionando a nuestros egos... Todo eso se refleja en el disco.


¿Qué es lo que más te gustó de producir este material y cuál es tu recuerdo favorito sobre su realización?

Rodrigo: Pues son muchos los momentos de producción, pero si tengo que elegir uno sería el de ir a Sonic Ranch, que es el estudio donde trabajamos. Pertenece a un amigo nuestro que se volvió nuestro amigo después de tantas veces que íbamos a grabar. Está muy cerca de México... Nosotros llegamos a Ciudad Juárez, en Chihuahua, y de ahí cruzamos la frontera a El Paso Texas y ahí está el estudio, en un pueblo que se llama Tornillo. Es una vibra muy especial y ad-hoc la que se siente ahí para componer y para estar aislado. Nos gusta mucho ir, trabajar en ese lugar y ese sería mi recuerdo.


Sobre esta colaboración con Sonic Ranch y la producción de Velox Veritas, ¿dirías que obtuviste alguna enseñanza o aprendizaje?

Rodrigo: Creo que es la idea con la que empezaba... Hay un aprendizaje constante dentro de la banda, al menos desde mi perspectiva personal. Yo he aprendido realmente cuál es mi papel en ella, qué cosas hay que hacer, qué cosas no hay que hacer, por qué se vale hacer berrinche y por qué cosas no se vale hacer berrinche, entonces sí, diría que definitivamente hay un aprendizaje y todo eso se refleja en la música.


¿Cómo crees que recordarás este momento en la vida de Rey Pila y la producción del disco en el futuro? Digamos quizá tres o cinco años adelante...

Rodrigo: Ni idea, porque no sé cómo va a estar Rey Pila en cinco años... Seguramente estaremos haciendo más música y del resto no sé si lo recuerde porque tengo muy mala memoria (risas)...


Este disco contiene once canciones, ¿cuáles son tus cinco favoritas y por qué?

Rodrigo: Es muy difícil, pero yo creo que "Drooling" es mi favorita porque desde un inicio tuvo todo ese dancehall que después llevamos al mundo Rey Pila. "Casting a Shadow" sería otra porque en ella nos clavamos muchísimo con Brian May y se puede notar la influencia de Queen en las guitarras. Están "Dark Paradise", que se me hace una canción muy diferente a lo que habíamos hecho, y "Let It Burn", que fue nuestro primer sencillo. La escogimos porque es muy, no quiero decir digerible, pero sí la más coqueta y popera. Por último creo que posiblemente "My Friends Are Going Crazy" que me parece será el siguiente sencillo. Para mí esas cinco rolas representan muy bien el disco.


¿Y cuál de todas ellas crees que alberga la esencia actual de Rey Pila o sería la predilecta?

Rodrigo: Hijo, pues la cinco que es "Casting a Shadow" porque tiene algo que me gusta mucho de Rey Pila y es el que adentro de la música que hacemos haya varios sonidos y colores. Esto es un poco más claro en los Ep porque en ellos hay como que una rola de cada "mundo de Rey Pila". En el "Lucky No. 7", que sacamos antes del Velox Veritas había una canción bailable, una calmada, una con puros sintes, otra con puras guitarras, entonces en este disco Casting sería mi templo para las guitarras y, por ejemplo, mi templo para sintes, "Dark Paradise".


Para la portada de este disco trabajaron con Dr. Lakra. ¿Por qué elegir a este artista?, ¿consideras que tiene un punto de comunión con Rey Pila?

Rodrigo: Lakra es muy amigo de la banda e incluso algunos nos hemos tatuado con él. Siempre nos ha gustado mucho lo que hace y es una enciclopedia de la música. Tiene una colección de vinilos impresionante y es un gran artista, entonces como entre su colección y su obra hay portadas que ha trabajado para otros discos, fue muy natural que surgiera la conexión. Le dijimos qué nos gustaba, como que pensamos mucho en Roxy Music, bandas que nos gustan, y al final -aunque salió algo muy diferente- me parece que obtuvimos una imagen que habla mucho de la esencia de Rey Pila. Esta foto del maniquí de la novia se nos hizo algo darks, ¿no?, sin caer en lo ghost cliché (risas) y después surgió la esencia de Lakra, un resultado que nos gustó en realidad.


En la producción del videoclip para "Dark Paradise" trabajaron con Fósforo Lab y Jason Ramno, ¿qué es lo que más disfrutaste de esta colaboración?

Rodrigo: Pues también grabamos "Casting a Shadow" con ellos y creo que sobre todo me gustó que son personas con las que nos entendemos muy bien. Cuando eso sucede se vuelve muy fácil poder trabajar y se vuelve muy fácil el poder grabar videoclips. Toda la dinámica fluye sin problemas.


Enfocándonos un poco en la letra de este pudimos leer que contiene tintes nihilistas y temas oscuros. Me gustaría preguntarte cuál es tu perspectiva al respecto y qué eje filosófico crees que está rigiendo al mundo actual.

Rodrigo: Personalmente creo que estamos en una etapa muy rara porque estamos peleando entre este eje individual del "yo soy, yo quiero, yo hago, yo salgo y no me importa si se enferma la gente ni lo que está pasando" y por el otro lado también tenemos un sentido de comunidad a raíz del innombrable (SARS-CoV-2). Creo que también así se contrarresta este presente y que hemos estado haciendo muchas cosas como comunidad para no pensar en ello. Eso me resulta increíble porque creo que hay una unión rara de dos mentalidades en un mismo tiempo.


Para mirar un poco hacia el pasado, desde la perspectiva de Rey Pila, ¿podrías decirnos qué diferencias encuentras entrela escena nacional del 2020 y la escena que existía cuando comenzaron a hacer música?

Rodrigo: Definitivamente sí hay mucho más propuestas, no sé si hay más bandas o quizá sea que hay más bandas que me gusten, pero siento que hay algo. Antes de Rey Pila todos teníamos nuestros proyectos y estábamos en el mismo circuito. Por eso llegamos a conocer a Diego y a Miguel, que tocaban en una banda que se llamaba Los Dynamite, Andrés estaba y sigue en Chikita Violenta, yo en Dirty Karma y eso era todo. Antes solo veías a las bandas que estaban alrededor de ti y no daban ese brinco hacia hacer conciertos más grandes. No se movían como del venue ni los bares frecuentados, mucho menos de la zona en la que todos tocaban y ahora veo que muchos dan ese salto para tocar con cientos y miles de personas. Hay grupos haciendo cosas increíbles, nombres como Little Jesus u otros proyectos muestran perspectivas interesantes y, no sé, creo que como músicos todos hemos crecido junto a la escena en México.


¿Qué es lo que más te ha gustado de estar en una banda como Rey Pila y cuál sería uno de tus mejores recuerdos junto a ella?

Rodrigo: Lo que más me gusta de Rey Pila es que tenemos muy en claro lo que queremos y somos buenos amigos. Como buenos amigos nos entendemos en nuestros defectos y sabemos que no somos perfectos. A veces sí nos súper peleamos, pero siempre nos recuperamos. Cuando estamos juntos nos respetamos mucho y creo que eso es muy importante para la existencia de la banda y dado a todo eso tengo muchos grandes recuerdos. Me gusta mucho, no sé, irme de gira, irme a encerrar con estas personas y tocar... Hace tiempo hicimos un tour por Sudamérica con Julian Casablancas y fue algo increíble porque tocamos en países que nunca habíamos tocado. Regresamos a Colombia... No sé, a comparación de giras por Estados Unidos u otras partes del mundo, que también son increíbles, esta tuvo algo particular. Todos esos sitios se volvieron un buen recuerdo en la historia de Rey Pila.



¿En algún momento dentro todos estos años creíste que un proyecto como Rey Pila llegaría al punto en el que hoy se encuentra?

Rodrigo: Estando adentro del barco es muy difícil ver en qué punto está el barco, entonces por eso mismo creo que nunca hemos parado, no hemos dejado de trabajar ni de hacer música... Si estamos o no en un punto muy alto, o si ya lo hemos hecho, no sé, quiero pensar que aún no lo hacemos porque todavía nos falta bastante por recorrer.


¿Cómo definirías a Rey Pila desde la perspectiva que tienes ahora?

Rodrigo: Como necios, somos necios tanto en lo que queremos como en lo que hacemos, somos necios en lo musical, en lo artístico, en todo lo que esto implica.


¿En qué escenario te gustaría tocar y con qué artista te gustaría tener una colaboración, tanto como músico como miembro de Rey Pila?

Rodrigo: Creo que Rey Pila siempre ha tenido esta obsesión por bandas de música electrónica dentro del catálogo de Warp, entonces todos tenemos un gran amor por Boards of Canada. Si alguna vez pudiéramos hacer algo con ellos creo que sería como un sueño.


¿Y para ti cuál sería un día perfecto junto a la banda?

Rodrigo: Pues hay muchos días perfectos. Quizá un día de componer sería uno de ellos, uno como los de Sonic Ranch en el que despertábamos, tomábamos café, chance hacíamos un poco de ejercicio, luego escuchábamos lo que habíamos hecho en días pasados, empezábamos a componer, nos dábamos un break para ir a comer, a cenar, regresar al estudio... Un día de concierto también sería un día perfecto, no sé, me gusta mucho tocar en lugares chiquitos que estén atascado, ahorita es un poco raro, pero me gusta mucho eso. Buen sonido, estar entre la gente, convivir con la gente que va y tener un buen show.


Conociendo más a Rodrigo Blanco


¿Cuándo es tu próximo cumpleaños y cómo te gustaría celebrarlo?

Rodrigo: Mi próximo cumpleaños es en julio, el día 26 y me gustaría celebrarlo en la playa.


¿Qué libro o película nos recomendarías para ir cerrando este caótico 2020?

Rodrigo: Yo creo que les recomendaría una película de un director alemán que se apellida Fassbinder y se llama "Ali Fear Eats The Soul".


Si tuvieras que elegir un lugar en el mundo que visitar por última vez, ¿cuál sería y por qué?

Rodrigo: Me gusta mucho la Ciudad de México, si no pudiera regresar a ningún otro lugar, me quedaría aquí. Siempre he vivido aquí, amo está ciudad, me parece algo increíble y creo que aquí descubro nuevas cosas.


¿Qué canción y disco de Rey Pila te dedicarías a ti mismo?

Rodrígo: Sería este último, el Velox Veritas. Me gusta mucho y creo que ahorita, si me preguntas a las doce del día, te diría que "Casting a Shadow". Me gusta mucho y me dieron ganas de escucharla.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg