Entrevista con Puma Blue


Foto: Netti Hurley | @nettihurley

Con voces suaves, ritmos seductores y letras llenas de pasión, Jacob Allen nos deleita los oídos con canciones que nos transportan a mundos paralelos, pero que con cada palabra nos transmite una emoción en particular.


“El primer momento donde la música se alineó en mi vida como mi destino fue cuando empecé a tocar la batería, a los siete años. Después, vino el pensamiento de que la música fuera mi trabajo, un amigo muy cercano me introdujo al mundo de los Red Hot Chili Peppers, ahí fue donde encontré una forma fresca de amar la música, pero en ese momento ni siquiera estaba interesado en escribir canciones, hasta que cumplí 13… Estaba viendo un video de John Mayer, probablemente “Stop This Train” o “Neon”, en acústico. Fue algo que me sorprendió tanto en la forma en que contaba una historia, que me impulsó a yo querer hacerlo, así que yo mismo aprendí a tocar la guitarra”. De momentos tan espontáneos en la vida de Jacob, es de donde nace la chispa para crear música tan honesta.


La expresividad dentro de la voz de Puma Blue es lo que nos lleva a un viaje de emociones con cada canción. “Empecé cantando hasta los 13 años, pero antes cantaba porque hay videos míos mientras estaba en casa y cantando, pero no lo tomé en serio hasta que comencé a tocar la guitarra… Mi voz pasó por muchos cambios, pero desde un inicio noté el registro tan alto al que podía llegar. Cuando era pequeño no podía cantar como quería, con una voz de pecho y casi gritando. Fue hasta que descubrí a Jeff Buckley que me encontré con esta voz tan delicada que tengo, una voz muy frágil, ahí me di cuenta que también en ese tipo de voz puede ser poderosa, esa es la expresión más pura de mi persona…”.


Toda la pasión, el amor y la melancolía están reflejados en las 14 canciones que conforman ‘In Praise of Shadows’, el álbum debut de Puma Blue. “No había un concepto o historia para iniciar este disco, todo lo escribí desde cero. Tenía una canción que escribí para mi EP pasado, que terminó siendo la que abría este álbum, “Sweet Dreams”, que no encajaba en cuanto a tono en el EP anterior, pero estaba muy enganchado con la melodía, así que empecé desde ahí, guardé en mi playlist música que me inspira, siempre y cuando la melodía fuera completamente de inspiración para algo nuevo, al mismo tiempo guardaba imágenes. Todo esto fue un proceso de dos años, haciendo un scrapbook digital, que me sirvió como inspiración para el álbum”. A partir de vivencias, sonidos e imágenes, Jacob comenzó la producción de este álbum.


Sin ataduras o temas en específico, ‘In Praise of Shadows’ habla de aquellas experiencias que todos hemos vivido pero que nos han dejado marcados, además de abordar temáticas que son consideradas difíciles de aceptar. “Al principio fue muy difícil encontrar coherencia entre cada canción, porque todo lo que salía de mi ser, era puro y genuino, todo nuevo, tratando de alejarme del estilo de lo último que lancé. Hubo un punto donde me pregunté: ¿cómo lograré que esto cobré vida en un disco? La verdad es que no estaba condicionado a escribir solamente 14 canciones, en una buena racha, tenía de tres a cuatro ideas por día, entonces hubo bastantes ideas para este álbum, pero el 99% de ellas no funcionaron… A mitad del proceso me di cuenta que había una atmósfera alrededor de todas las canciones, incluso en aquellas que no eran tan similares, pero encontré en las letra algunas palabras que unían una con la otra…”.


Con tantas ideas en desarrollo, la producción de un disco no fue fácil para Jacob, pero su instinto fortaleció la narrativa de las 14 canciones. “Hay una canción, “Oil Slick”, que empecé a escribirla en 2015, que no tenía intención de hacerla pública, mucho menos la tenía pensada para el álbum, no me complacía por completo y no me sentía cómodo lanzándola, hasta que como un cubo Rubik, todo tuvo sentido y cobró vida junto con el resto de canciones… En el proceso de trabajar con esa idea de hace muchos años, empecé a ver esta canción como algo nuevo y fue más fácil ir añadiendo elementos que le aportaron un nuevo sentido… Pero la canción más difícil de componer fue “Sheets”, es una canción feliz y hasta que llegó a mi, no había escrito mucha música feliz. Fue complicado tratar de comunicar felicidad en música, no me refiero a que es difícil sentirse contento, lo arriesgado es retratar eso en la letra, sin que suene vanidoso”. La delicadeza y honestidad de Jacob le permitieron crear una conexión más directa con sus escuchas, quienes de inmediato se sintieron identificados con cada una de las emociones que provoca el disco.


Portada: ‘In Praise of Shadows’ de Puma Blue

“Musicalmente hablando, en este momento me siento muy conectado con “Bath House”, es mi canción favorita del disco. Considero que es la canción que mejor me representa, pero es sobre no poder decir “Te amo” a tu pareja, en los inicios de la relación y eso no es tan verdadero en mi persona. Yo le digo “Te amo” a mi pareja todo el tiempo… “Opiate” es una canción sobre ansiedad y no poder dormir, que es justamente por lo que paso ahora mismo, me siento un poco ansioso por los cambios en mi vida… Raramente, siento que dejé el álbum atrás, en términos de significado. No hay algo en el que actualmente me representa, esas 14 canciones ahora se sienten parte del pasado…”. Cerrando un capítulo de su vida, Jacob soltó su alma en este disco, que de gran manera fue catártico.


A la par, Puma Blue afrontó los desafíos que la pandemia trajo consigo, el más importante: presentar música nueva a sus fans en vivo. En un formato digital y un tema visual muy cuidado y refinado, Jacob Allen deleitó a sus seguidores con una presentación inédita de las 14 canciones en ‘In Praise of Shadows’. “Fue algo muy raro, extrañé muchísimo la energía que se respira en el lugar con todos los fans, porque lo que realmente estábamos haciendo era tocarle al lugar… Lo que tocamos ese día fue una versión más relajada de lo que sería un show con público presente, pero la energía y los arreglos son lo que cambian cada show y lo hacen único, pero les pedí a los chicos de la banda que mantuvieran ese espíritu libre y divertirse, no teníamos algo a qué reaccionar más que nuestra propia energía… También fue un poco complicado tener tantas cámaras en mi cara, no soy muy seguro enfrente de las cámaras, siento que me veía un poco más retraído de lo que normalmente soy en un show”.


La pandemia ha traído grandes cambios en la industria, pero también en la forma en que lo artistas están creando música nueva. Para unos han sido momentos de desatar las ideas al máximo, para otros ha sido tiempo de tomar un descanso y retomar viejas actividades. “Hay días en los que no me siento creativo en lo más mínimo y desearía serlo, pero no son vacaciones… Recientemente he estado trabajando en música nueva, sin ninguna razón en particular, pero he estado tocando la guitarra cada vez más y sorprenderme con lo que tiene que decir, pero definitivamente van a tener que esperar un buen rato para el siguiente disco”. A pesar de no estar trabajando en material nuevo, Jacob nos tiene preparadas algunas sorpresas que se desprenderán a lo largo de este año y que están relacionadas con el lanzamiento de este disco.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png