Entrevista con Nothing


Foto: Ben Rayner | @benrayner

The Great Dismal: El caos del nuevo álbum de Nothing

El timbre de espera en la llamada suena solamente dos veces, después se escucha cómo descuelgan el teléfono: hi? -resuena en la bocina la tranquila voz del interlocutor-.

El pasado 28 de octubre, The Great Dismal, el quinto álbum de la banda de Philadelphia, Nothing, vio la luz. Un disco, intenso y personal; lleno de guitarras estridentes y percusiones que golpetean y se mezclan en una nebulosa un tanto caótica, a veces llena de tranquilidad inquietante.


Dominic "Nicky" Palermo (el vocalista y fundador de la banda), saluda y menciona que está caminando por su apartamento para preparar café: “es un día lluvioso en Nueva York”, continúa mientras se escucha a través del teléfono la preparación de la bebida caliente. Prosigue la plática describiendo su pequeño apartamento y se ríe de ello.


The Great Dismal, llega acompañando los diez años de la banda; para Nicky resulta extraño hablar de una década, debido a lo cercano que siente el momento en el cual la banda comenzó. Para él, Nothing, es una parte fundamental en su vida: “siempre fue realmente sobre mí y un poco para lidiar con la vida. La mayor inspiración en Nothing siempre ha sido la vida en general. Para mí no es mucho; lo veo como el aspecto de lo que me empuja hacia adelante [...] Esta es mi terapia y cómo manejo la vida todos los días”.



A través del tiempo la banda ha morfado de manera significativa, ha llegado a tener más de 30 miembros. Sin embargo, el músico reconoce que algunos integrantes han sido más significativos que otros: “recientemente tuvimos a Brandon Setta, él fue uno de los primeros miembros de la banda, junto con Kyle Kimball, el baterista [...], en los últimos tres álbumes, Brandon no solo influyó en la forma en que escribo música, también escribía canciones conmigo; me apoyó un poco en eso durante mucho tiempo”-hace una pequeña pausa, reflexiona y dice-: “tengo un gran equipo conmigo”.


El audio de la llamada comienza a cortarse, Nicky se disculpa por las fallas y explica que la batería de su celular está fallando; hace algunos arreglos y su voz deja de entrecortarse.


Palermo cuenta cómo surgió la primera chispa para crear el álbum. Una mañana después de una larga noche fiestera, vio la fotografía de un agujero negro con la frase "pearing like ceveyard" en la portada del New York Times; después de una larga siesta miró de nuevo la imagen y la colgó sobre su escritorio: “fue una especie de inspiración para este álbum [...], solo miro el artículo y sigo avanzando”.


Si bien, la concepción del disco comenzó antes del caos sanitario a nivel mundial, la grabación del álbum se vio afectada por el mismo. El disco se grabó en Pensilvania, justo en el momento en el que todo el caos del virus perneaba Europa: “era tan aterrador porque mi familia estaba en Nueva York y yo estaba un poco lejos. Me preguntaba si estaba haciendo lo correcto; se suponía que debía estar con mi familia protegiéndolos, así se sentía”. Las sesiones eran de 12 horas en el estudio y significó una experiencia rara que a la vez favoreció al contexto del disco, puesto que cada obstáculo presentado era punto de partida para continuar.

Portada: ‘The Great Dismal’ de Nothing

Respecto a la pandemia provocada por el coronavirus, el músico piensa que muchos de los problemas se relacionan con la forma en la cual las personas manejan las cosas y no toman las medidas necesarias para sobrellevar la situación: “En general, como raza humana, creo que no estamos hechos para vivir mucho tiempo. Está bien, las cosas vienen, las cosas van, así son las cosas, tenemos esta extraña sensación de autoconciencia como raza humana, todo es reducción y supervivencia”. Nicky también compartió su preocupación e incertidumbre respecto al estado que se vive, debido a que la música es su único ingreso.


La portada del disco muestra a un hombre barbado entre las sombras. Jordan Hemmingway fue el fotógrafo encargado de capturar la imagen, mientras que Walter Perce dirigió el arte del disco, quien ha trabajado para Gucci. La idea de la portada gira en torno al caos y al nombre del disco: “llegaron con la idea de un hombre con tierra y barro, pero también que parecía un semidiós; mitad hombre mitad espíritu. Todo esto representando un poco el caos de todo”, menciona el músico, “me enamoré de la idea, era visualmente atractiva para mí y me encantó cómo se transfirió”.



Por otra parte, el vocalista de la banda compartió su sentir respecto a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, celebradas a principios del mes de noviembre. Pese a que Nothing no es una banda política porque en palabras de Dominic: “eso es la última cosa que el mundo”, el músico cree importante visibilizar los problemas vividos en el mundo: “están sucediendo demasiadas cosas que están mal en este país y en el mundo, el mundo necesita aliados, punto. Para mí, ser un ignorante ya no funciona”. Pese a las dificultades que se han presentado tanto técnica como personalmente para la banda, The Great Dismal ha tenido muy buena aceptación del público, siendo el disco más vendido en toda la carrera de la agrupación. El disco representa una parte muy importante en la vida del músico siendo este quizá el más íntimo y personal: “puse mucho de mí mismo en esto”. Por otro lado, el fundador de la banda, externa su agradecimiento por el apoyo brindado: no he recibido nada más que apoyo, se siente realmente bien [...] fue muy agradable ver a la gente apoyar esto”.


Al término de la llamada, Dominic "Nicky" Palermo menciona su deseo de volver a México; agradece la llamada y cuelga.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png