Entrevista con Los Espíritus


Foto: Mathias Magritte | @mathmagritte

Los Espíritus tienen música nueva bajo el brazo y nos la están entregando mediante un increíble proyecto llamado Sancocho Stereo, una radio espiritual creada a través de canciones conocidas, temas inéditos e interesantes colaboraciones que fusionan el talento latino de una forma nunca antes vista en la historia de esta banda. En Vibras tuvimos la oportunidad de charlar con Maxi Prietto al respecto, así como de abordar las perspectivas sobre un mundo pandémico, las tradiciones que nos formaron y el camino que quedar por andar. Ojalá disfruten esta charla tanto como nosotros.


“Si cambian los colores del cielo, mis ojos seguros también cambian”


Maxi estamos muy emocionados al poder charlar contigo y saber que Los Espíritus traen un proyecto interesante entre las manos... Antes de hablar sobre ello, cuéntanos cómo han sido tus días en estos meses de pandemia...

Maxi: Pues con mucha incertidumbre a raíz de toda esta situación. No se sabe cuándo va a terminar y, al menos yo, al inicio lo aproveché para estar en casa, con mi hija, descansar, hacer todas esas cosas que nunca hice por falta de tiempo, pero ahora siento que ese tiempo ya duró, ya pasó de más, ¡quiero volver a tocar! (risas)... y en cuanto la banda estamos invirtiendo los días en ver las grabaciones pasadas que ya teníamos, en sacar las cosas que quedaron por allí olvidadas, en ver todo eso, porque a veces produces tanto que dejas de lado mucho material. Como no nos podemos juntar, empezamos a tomar grabaciones de demos y otros trabajos para producir cada uno en su casa e irle dando forma a esto, hacer algo de música, trabajar un poco, así han sido estos días...


¿Cuál es la diferencia principal entre la forma de componer antes de la pandemia a trabajar a la distancia?

Maxi: Este no es nuestro proceso creativo ideal, para nada, nosotros siempre estuvimos más vinculados con lo más lúdico y primario. Es como ser más parecidos a un niño que a un escritor de partituras... Cuando vamos tirando tomas y vamos respondiéndonos de ciertas formas, hacemos varias tomas, conectamos y esa es la esencia del grupo. Si bien nos adaptamos a los cambios nuevos o a la distancia, nunca vamos a dejar de tocar juntos, eso es una expresión de la vida.



Sancocho Stereo es las nueva producción de una serie de mezclas, versiones y algo muy parecido a un EP que están haciendo a través de plataformas digitales, ¿nos puedes contar un poco sobre el proyecto?

Maxi: Sí, de hecho un poco de todo esto que te mencionaba terminó transformándose en el Sancocho Stereo , que es una serie de grabaciones que estamos haciendo como en calidad EP, pero con formato serie. Es decir, vamos sacando capítulos de 15 minutos como si se tratara de una radio y hasta contamos con un anfitrión, así lo vamos desarrollando. En el primer capítulo todas las canciones fueron grabadas a la distancia en algo que se llama "Canciones por correo" porque fue un poco así, es en broma, pero los demás músicos me mandaron a mí el bajo, la guitarra, las percusiones y yo iba juntando el trabajo en mi compu. Lo iba mezclando todo y en fin... caí en un proceso que antes era muy natural, pero ahora cambió por completo. Nosotros somos mucho de grabar juntos, hacer pocas tomas y trabajar juntos... Ahora es todo lo contrario. Todo son archivos, datos, etcétera...


El capitulo 2 de Sancocho Stereo llega a Spotify estrenando “Buscando la Luz”, háblanos sobre esta canción y el trabajo junto a Melingo y Huaira...

Maxi: Sí, para esta emisión del Sancocho usamos canciones que teníamos por ahí demeadas para darle un poco más de dinámica e invitamos a Melingo. Nos llevamos la sorpresa de que además de oficiar como presentador se copó en cantar un tema y hacer toda esta producción. También contamos con Huaira como invitada, ella es de Ecuador y pues nada, el resultado fue algo bastante divertido. Ahora estamos trabajando en el tercer Sancocho y en esas estamos. En cuanto a 'Buscando la Luz' tenemos una canción bastante nueva, fue grabada este año y es un tema que se hizo en primera toma, es como una canción que hicimos en la sala, quedó grabada y aprovechamos para incluirla. Al inicio lo que queríamos hacer con el Sancocho eran versiones, pero también tuvo muy buena respuesta lo que hicimos con el episodio 1, entonces quisimos trabajar otros temas y esto fue lo que resultó. Melingo estaba invitado como presentador, pero en el medio del trabajo nos entusiasmamos y terminó cantando con nosotros algunas partes. Hubo una conexión natural que se tenía que dar. Para 'La Rueda que Mueve al Mundo', que está junto a algunas intervenciones de 'Vamos a la Luna' nos acordamos de que en la última gira Huaira se subió al escenario... Como el momento estuvo buenísimo quisimos recrearlo con las flautas y todo lo que ella utilizó allí y nada, se copó, nos mandó audios, grabaciones y el resultado se quedó. Estamos contentos porque a pesar de que por un lado estamos todos encerrados, por el otro también existe la posibilidad de hacer música a la distancia...

Foto: Mathias Magritte | @mathmagritte

Para ti, ¿cuál es la mejor parte de crear música en colaboración con otros artistas?

Maxi: Lo mejor es que cuando vos tenes una canción es como si tuvieras esos dibujos que son para colorear. Los que entretienen a los niños chiquitos, vaya. Vos siempre vas a ir a los colores que más te gustan, pero cuando haces una colaboración, siempre habrá otros tonos, todo será de otra forma. Si es un cantante va a frasear la canción de otra forma, lo hará diferente, aportará otras ideas y ahí es cuando aprendes un montón. En el disco de boleros, por ejemplo, donde está invitado Andrés Calamaro fue algo sorprendente. Cuando fuimos a su casa y grabó las voces fue como ir a una clase y ver que, una canción que yo daba por terminada, de pronto se convertía en otra cosa. Le armó una capa de tres o cuatro voces armonizada.... Detalles impensados para mí que me hicieron darme cuenta de que el tema tenía más y más lugares para seguir trabajándolo. Siempre es eso... Con Melingo pasó eso. Toda la dinámica fue cambiando. De puedo recitar esto a recitar lo otro, de pronto, de la nada, terminó cantando. Iba a presentar el Sancocho y terminó haciendo poesía... Quedó casi como un capítulo conceptual. Las flautas de Huaira, las armonías, son algo que jamás se me hubiera ocurrido... Lo inesperado y lo que se aprende siempre será lo mejor... Compartir música es compartir un momento.


“En Los Espíritus llegamos a una especie de fórmula al momento de componer que nos hace sentir muy cómodos; consiste en llegar, enchufar y tocar. El sonido que se logra, y al que llegamos, queda muy fiel cuando lo hacemos así... Curiosamente entre menos producción tiene, mejor queda. Parece un chiste, pero es así...”