Entrevista con Leiden


La música latina resuena a lo ancho y largo del mundo. Con ella Leiden se encarga de crear ambientes de pasión y creatividad que encuentran su máximo esplendor en ‘Impulso Natural’, su nuevo EP de seis canciones que se ha colocado como uno de los más escuchados en plataformas digitales a muy poco tiempo de su lanzamiento.


En Vibras tuvimos la oportunidad de charlar con ella sobre los cambios que la modernidad nos ha traído, las pasiones y los recuerdos que se entretejieron para dar como resultado la producción de este material. Que lo disfruten...


“Andar yendo y viniendo es una forma de andar”


Leiden, tienes música nueva para nosotros con la llegada de ‘Impulso Natural’. Quisiéramos saber cómo fue tu regreso al estudio y qué te dejó trabajar en este material...

Leiden: Yo creo que todo músico siempre está soñando con el momento de regresar al estudio y grabar más música. Tengo muchas canciones nuevas en las que ya me gustaría empezar a trabajar y en este caso fue algo muy especial porque lo que hice fue algo que no había hecho antes. Trabajé con un productor bastante bueno que me dejó con una experiencia muy enriquecedora. Aprendí muchísimo de él y como resultado tengo en mis manos uno de mis discos favoritos.


¿Cuánto tiempo te tomó realizar tu EP?

Leiden: Si tomamos desde la composición hasta su lanzamiento, alrededor de dos años.



¿Por qué decidiste llamarlo ‘Impulso Natural’ y qué te dio la inspiración para esta idea?

Leiden: El nombre tiene que ver con la energía que lleva todo este disco. En la composición lo que hice fue imponerme un reto creativo y trabajar desde el cuerpo, desde el movimiento y desde otros lugares con los que no había compuesto antes. Quería hacer de este disco algo muy emocional y al final creo que el EP tiene esa intensidad. Resultó ser un disco que incluye todo un flujo en su producción y sus arreglos, y esto a su vez va en función de ese mismo movimiento que te mencionaba. Cuando terminé de hacerlo rápidamente me vino a la mente la idea de que lo cree desde mis impulsos naturales y por eso le puse ese título. Me pareció lo más adecuado.


Hablando del movimiento resulta evidente un flujo muy bonito en la letra de tus canciones... ¿De dónde tomaste la materia prima para hacerlas?

Leiden: Todas las canciones que hago siempre hablan de mi universo personal y de todo lo que voy viviendo... Todas son muy autobiográficas y pues todo lo que tenga que ver con amor, desamor y otras emociones narra algo de lo que viví y pasé. Es muy genuino lo que compongo con lo que sentí... Cuando escribí el disco estaba perdonando cosas, despidiéndome de un amor y reencontrándome conmigo misma, de allí tomé todo.


Pero también hubo viajes dentro del disco porque te trasladaste a la Residencia Artística Chacalit en Nayarit para trabajarlo...

Leiden: Sí, tuve la invitación para ir a Chacalit y fue una primera vez. Nunca había ido a una residencia de este tipo y llegué sin expectativas... Nunca dije "aquí compondré un disco" sino que simplemente fui y me dejé llevar. Viví esa experiencia y te puedo decir que es algo que le recomiendo hacer a todo creativo...Para mí este lugar fue muy poderoso desde el día uno porque estuve componiendo y en ella salieron prácticamente todas las canciones del EP.



Sin mencionar la vista y el paisaje que ofrece Nayarit... ¿Qué recuerdo te llevas de este lugar y qué opinión te queda de él?

Leiden: Pues es un lugar al que afortunadamente he estado regresando porque se crearon lazos muy lindos con los organizadores... Procuro estar yendo seguido y sinceramente tengo muy lindos recuerdos de él. Digamos que se ha convertido en un de mis destinos favoritos de México.


Y ya que mencionas a México también has tenido colaboraciones importantes con grandes figuras de la escena nacional como Celso Piña y Charles Ans... Háblanos un poco sobre ellas.

Leiden: Pues Charles es mi amigo, mi carnalito, y desde hace muchos años los dos vivíamos en Guadalajara y desde ese entonces habíamos hecho una colaboración en “Deja el Cuento y tu Cruz” de su disco "Ataraxia" ... Nos quedaba una colaboración pendiente y cuando le mostré el tema le gustó mucho y decidimos darle. Con Celso fue algo muy único y muy lindo que yo no me esperaba. Él es un artista que admiro desde hace muchísimo tiempo y las cosas se dieron; surgió la oportunidad para que escuchara una canción mía, le gustó, quiso contribuir... Las cosas pasaron. Celso era una persona bastante generosa además de que su carrera fue bastante sólida... Decidió contribuir para las nuevas generaciones musicales, quiso trabajar conmigo y creo que me dejó eso...


Tu música se encuentra en la onda latinoamericana y, al igual que estos artistas, has rescatado diferentes géneros dentro de esta corriente musical... ¿Qué representan para ti los sonidos latinos y por qué los prefieres a otros?

Leiden: Creo que la música latina me representa porque a final de cuentas es el género con el que crecí. Todo lo que he hecho está permeado por el género latinoamericano e incluso yo me considero una artista que todo lo que hace dentro de su composición es contribuir a la canción latinoamericana. Me parece que actualmente, por sus representantes, no tiene ningún miedo a atreverse, a fusionar géneros, a hacer propuestas sonoras y a no perder su esencia. Mi generación, yo y estos artistas que están creando este tipo de música allí crecimos y eso es lo que nos da una identidad.


“A veces digo ‘hoy voy a componer una ranchera o voy a tocar un blues’... A veces me lo impongo como un reto creativo y a veces no... Lo único que sí tenía muy en claro es que quería componer desde el movimiento... Estás frente al mar y te estás dejando llevar por el vaivén de las olas”

Retomando el concepto del movimiento me gustaría añadir el de la libertad a estas ideas... ¿Qué piensas de ella como mujer dentro de la industría?

Leiden: Ese tema es bastante complejo... Como mujer dentro de la industria musical sí me he tenido que enfrentar a varios monstruos que tienen que ver con el machismo imperante dentro de la industria y que tratan de controlar tu comportamiento. Como mujer en ocasiones tienes que dar muchas más explicaciones sobre tus composiciones que el resto de tus compañeros, e incluso en ocasiones me han hecho sentir mal por decir que no, por tomar decisiones súper claras de lo que quiero y de lo que no... Aunque mi género, o el mundo musical en el que me desenvuelvo, ha podido trascender un poquito en estos temas, siguen habiendo sus machismos... Por fortuna el público ya no espera que seas hombre o mujer para escuchar tu música, sino que se entrega de lleno a las canciones y a lo que éstas les transmiten... En cuanto a la libertad creo que ella residiría en el tomar las riendas de mis decisiones artísticas, musicales y dentro de la industria a pesar de que tengo que explicarlo muchísimo más que otros artistas... Lamentablemente la libertad creativa para nosotras dentro de la industria todavía no se ha logrado y es algo que falta por resolver... Hablando específicamente de los festivales, por ejemplo, tenemos que las mujeres están proponiendo que haya un porcentaje, si no unitario sí mucho más amplio de la participación femenina en la actualidad porque a veces ésta es nula o solo alcanza un 15% o un 5% dentro de los line-up... Sigue habiendo mucho machismo dentro de la industria... Se ignoran muchos proyectos femeninos de grandísima calidad aunque el público los pida... En fin... ¿Crees que la música te permite llevar a cabo un actuar "social y político", por denominarlo de alguna forma?, ¿cómo lo hace?

Leiden: Antes de decirte algo como "pues inspirándome y haciéndome más fuerte" yo creo que hoy en día es a través de la unión entre artistas dentro de la industria que las cosas se vuelven posibles...Yo pertenezco a un colectivo que se llama "Energía Nuclear" y está compuesto por mujeres que radican en la Ciudad de México. Todas ellas me dan mucha fuerza y mucho ánimo para seguir y, a lo largo de un tiempo, hemos logrado que el colectivo tome fuerza social y de representatividad. Las mujeres que están dentro de él no solo son cantantes o instrumentistas, sino que mueven de todo y allí te encuentras a ingenieras, técnicas, managers, etcétera... También está "El Palomar" que reúne a cerca de 60 mujeres y nos ha dejado grandes momentos como la composición de "Hasta Salvarnos" o la participación con Laferte... Entre otras artistas lo integran Ximena Sariñana y Natalia Lafourcade y creo que así es como la música nos cambia... Nos deja tener proyectos paralelos y nos deja sobrellevar las cosas... Cambiar la balanza... Inclinarla a nuestro favor.


¿Qué mensaje le darías a todas estas chicas que quieren hacer música pero les cuesta la parte de enfrentarse al mundo y confiar en sí mismas para ir por sus sueños?

Leiden: Algo que a mí me ha servido mucho para dedicarme a esto ha sido el darme cuenta que tengo una necesidad genuina de poder comunicarme a través del lenguaje musical. Una de las primeras cosas que le recomendaría a cualquier persona que quiera hacer este tipo de cosas es que se conecte con esta parte de su centro, que se quiera comunicar a través de la música y que deje que todo parta desde un impulso genuino. Desde ese lugar... Ya que se logren conectar con eso van a notar que salen canciones con las que otras personas también se pueden conectar porque las cosas que se hacen con el corazón, si salen desde ti, desde tu corazón y desde esa conexión con el centro, la gente lo percibe y se conecta. Todo es creer en ti mismo, porque la primera persona que tiene que creer en ti mismo no es el productor ni las disqueras ni un manager ni tu vecino, la primera persona que tiene que creer en tu capacidad artística eres tú.


En este sentido de conectar con el centro y sentirte a ti misma, ¿cómo podrías definir a la música?

Leiden: No sé si contesto bien, pero cuando yo compongo soluciono muchos problemas internos... Es la manera en que logro perdonarme a mí misma, en la que abrazo mi locura, en la que me quito nudos de la garganta, del corazón, del estómago... Para mí la música se ha convertido en esta cosa necesaria que me ayuda a sobrevivir en muchas situaciones emocionales bastante fuertes. En un futuro cercano qué proyectos tiene tu música y qué metas te gustaría alcanzar con ella...

Leiden: Pues generar los conciertos que tuve que posponer este año, empezar la gira de ‘Impulso Natural’, estar con mi público, llevar toda este energía con mi público y poder compartirlo.

“México y Cuba son mis dos naciones, mis dos países... No me veo en otro lugar más que en México y Cuba es un lugar que siempre me inspira, en el que se entreteje toda la historia de mi infancia y, mira, como José Martí tiene un poema que dice ‘dos patrias tengo yo, Cuba y la noche, ¿o son una las dos?... Para mí es México y Cuba, ¿o es una las dos?’”

Conociendo más a Leiden...


¿Cuál es tu lugar favorito en el mundo y por qué?

Leiden: La playa, la playa o cualquier frontera con el agua... sobre todo el mar.


¿Y qué canciones elegirías como las fundamentales para representar tu esencia?

Leiden: Yo diría que las más actuales porque las de antes no representan lo que soy ahora. Lo que voy sacando es lo que me va representando en este momento.


De no estar en un proyecto musical, ¿qué crees que sería de ti y de tu vida?

Leiden: Como estudie sociología quizá estaría haciendo alguna investigación social o como docente. También me gusta mucho la cocina, entonces tal vez sería una gran chef internacional.


¿Cuál es el recuerdo más bonito que tienes con la música?

Leiden: Uno de mis recuerdos favoritos es de la Jaque. La Jaque es una niña de los Mochis o Culiacán... Una vez recibí un correo suyo a mi página el cual ella creyó que yo nunca iba a contestar. En él me decía que ella sabía que "Cuando Soñaba" yo se la había dedicado a su madre muerta y que mi música la había salvado. Yo no conocía su historia y a los pocos días me etiquetaron en una publicación, que yo creo pensaron que tampoco contestaría, en la que ella le había escrito una carta a los reyes magos diciendo "Queridos Reyes Magos: quiero a Leiden"... La Jaque era huérfana de madre y padre y una profesora que la adoptó fue la que la puso en contacto conmigo y le enseñó mi música. La muerte de sus papás fue muy violenta, fue con armas de fuego y de vivir una vida bastante cómoda, terminó en un horfanato... Me conecté mucho con esta historia, con la niña, terminé yendo y pues ahora yo me siento un poco su madrina... Ella logró sanar algo con sus canciones y ese es uno de los recuerdos más lindos que tengo.



“Me gustaría que a través de mi música la gente pudiera conectar con lo que los haga felices. Para mí eso es bien importante porque es lo que me ha salvado, darme cuenta de lo que me hace feliz y conectarlo... Me gustaría que la gente sintiera más ternura, si pudiera cambiar algo en el mundo”

¿Crees en la fe o en el destino?

Leiden: Sí... creo en las dos y tengo una lectura muy personal de la fe y del destino. Creo que la fe es como una conclusión personal que te motiva y que te hace sentir que hay un rumbo construido desde tu centro y desde tus emociones a partir del cual seguir caminando. Te da un Norte. Para mi es muy importante escuchar esa voz de mi centro que me dice hacia donde debo seguir en función de lo que siento y desde lo más genuino de mis sentimientos... para mí eso es la fe... El destino creo que es una de esas cosas afortunadas que no te explicas cómo es que fue que sucedieron y me gusta creer en eso, que no es casualidad y que hay magia, me gusta creer en esas energías que se encuentran sin una explicación, para mí el destino es eso.

Finalmente, si tu música fuera un animal, ¿cuál sería y por qué?

Leiden: El primer animal que se me viene a la mente es un gato, quizá una pantera porque muchas veces tiene fuerza, otras es muy cautelosa, pero siempre es pasional, así es que yo creo que tengo una atracción muy fuerte con los felinos.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png