Entrevista con Lael Neale


Foto: Guy Blakeslee

Lael Neale publicó su álbum ‘Acquainted with Night’ la semana pasada. Un disco que corre sin prisas, como si el final quedara tan lejos que te pierdes suavemente a la mitad de el con las diez canciones que lo componen. Por su parte, Lael Neale es una artista de folk pop que emprende, justamente, en el sub pop en este material.


La cantautora creció en Virginia y su carrera la llevó a Los Ángeles, California. Los cambios que vivió entre los estilos de vida de ambos sitios, la influencia de estos lugares en el disco, su sensibilidad de composición y la manera de grabar su nuevo lanzamiento fueron temas que Vibras platicó con Lael Neale a través de una entrevista con motivo de su estreno.


La vida es mucho más calmada en Virginia, declaró Neale. Llegó alrededor de marzo del año pasado, cuando las cosas empezaron a complicarse por la pandemia. La autora agregó que perdió su trabajo en Los Ángeles y que eso la hizo volver a casa. Al otro lado de Estados Unidos.


Creció en una granja con su familia, se mudó a Los Ángeles y después volvió a su hogar. Las diferencias entre ambas localidades son interesantes.


“Crecí en Virginia y es asombroso porque no ha cambiado nada. El don de Los Ángeles y de las grandes ciudades, incluso de la Ciudad de México, es que tienen muchas culturas, artes, música, tipos de personas… Aquí, en cambio, todo va muy lento. Mi familia tiene una granja y es un regalo vivir tan tranquila y lentamente. Amo ambos sitios por diferentes razones”.


La estancia en ellos, los tiempos, las experiencias e influencias tuvieron cabida en ‘Acquainted with Night’. La compositora relató al respecto: “El álbum surge de cómo he crecido y cómo lo hice en un sitio aislado con mi familia [...] Siempre busqué, en Los Ángeles, un sitio calmado, sereno. Gran parte del álbum se hizo allá y es sobre todo de ese espacio que en California también pudo ser tranquilo”.


El álbum se realizó con detalles que bien pudieron ser adrede. “Acepta las imperfecciones de la primera toma” reseñó The Guardian. Y tal parece que así sucedió. La parte favorita de Lael Neale fue grabar el álbum con una casetera. En ese dispositivo todo fue más fácil y entregó un trabajo introspectivo, un diario con las páginas abiertas, íntimo de inicio a fin, sin depender siquiera de alguien para grabarlo.


“Blue veins” fue uno de los temas que lanzó antes del disco completo y reveló una de las figuras más honestas de la estadounidense. “Creo que es mi himno personal porque se siente como la idea más clara de lo que intento decir en el álbum. Se siente como una declaración”.


La canción salió con video y fue filmada con una vieja pero anticuada videocasetera. Aquella que guardaba, en su adolescencia, momentos de sus hermanos patinando en skate o comidas familiares, también se encargó de filmar pasajes que compusieron el material audiovisual de lo que ella considera como un himno.


Además de componer canciones, Lael estuvo muy interesada por la escritura. Incluso antes de estarlo por la música. “Siempre amé cantar pero no sabía que era capaz de escribir una canción. Pensaba que era como un don mágico. Al inicio no tenía idea de hacerlo pero después escribí mi primera canción, al inicio de mis 20 años, y vi que no necesitaba tanto, que era más simple de lo que creí”.


La poesía también es uno de los espacios en donde nada y se desenvuelve. Sin embargo, entre la música y la escritura, ¿cómo se puede identificar que una idea nace para ser una canción o para ser solo una frase en un pedazo de papel?


“Es misterioso saber el cómo una idea nace para ser una canción. Creo que una pieza va encajando con todo lo demás. Tiene que haber un sentimiento fuerte detrás porque eso es lo que le da poder a la música. Se puede tener diferentes ideas o filosofías de cualquier cosa pero necesita convencer para ser útil. Se debe expresar una emoción, ese es el propósito de la música. En ella se perciben los sentimientos del artista”.


Portada: ‘Acquainted with Night’ de Lael Neale

La música puede fungir como escaparate para algunos, como un caparazón para otros, pero para Lael Neale es como un diario personal. “En el aprendo cosas de mí misma que nunca hubiera conocido. Escribo algo y es como “Wow, nunca imaginé sentir algo así…”. Creo que cada uno encuentra la forma de conocerse a sí mismo, ya sea escribiendo o viendo cosas que te reflejan con tu interior”, agregó para Vibras.


Este arte ha brindado a la compositora estadounidense una manera de entender todo y de diferentes maneras. De tener la habilidad de crear música, de escribir canciones, de mirarse, claramente, a través de ella. También por la comunidad que ha formado a partir de que conoce a más personas. “La música es un lenguaje para hablar. Hablamos el mismo. No necesitas entender lo que el otro está diciendo para saber lo que siente”, agregó Lael.


En un mundo que va de arriba abajo, a veces sin descansar, la artista vive lo contrario en Virginia. Todo va lento y tiene mucho tiempo libre. Esto le ha dado la oportunidad de pintar con acuarelas que incluso en su Instagram se pueden observar. En navidad, de hecho, vendió algunas tarjetas personalizadas con arte que, así como sus melodías, surgieron del trazo de su mano con el papel.


“He pintado mucho en la actualidad y quizás en el siguiente álbum tenga más arte en él. Podría tener una obra más completa de música y arte”, finalizó con una sonrisa la cantautora.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 003 IG.png