Entrevista con Jordana


Jordana Nye, es la chica de 20 años que desde su habitación crea sentimientos encapsulados en caleidoscopios para liberarlos entre melodías coloridas, con un golpe pop y acústicos de ensueño que se fusionan con sutil garage-rock. Creadora de un sonido inquieto, conmovedor y nostálgico, para observar las gotas de lluvia desde la venta y después ponerte a bailar en un energizante atardecer neón. Entre teorías de astrología, complicaciones, crecimiento e historias personales, con la reedición de su aclamado debut Classical Notions of Happiness (2020), seguido de un EP, Something to Say (2020), y un segundo álbum en camino; Jordana planea conquistar al mundo -y honestamente, lo está logrando. 

En una conversación junto con sus mascotas -un par de perros, un par de gatos-, Jordana nos comparte su historia con la música, algunos consejos para no rendirte en tus sueños, la importancia de cuidar a tus amigos y los videojuegos para escapar de la cuarentena; todo eso con una energía completamente contagiosa. 


“Mi primer instrumento fue el violín” - comenta Jordana. “Sé que toqué en un concierto de Halloween cuando era más pequeña, y ese fue mi momento de orgullo. Estaba tan orgullosa de mí misma. No quiero decir que eso fue como el punto que hizo darme cuenta que quiero ser una artista o algo así. Pero sí, es un momento que recuerdo mucho porque me gusta”. Creciendo rodeada de música, desde su padre tocando el órgano en su iglesia local, hasta brincar en cuerdas, teclas y acordes, experimentando con el sonido clásico del piano, violines y guitarras. “Seguí aprendiendo nuevos instrumentos, quería aprender tantos como pudiera. Aunque puedes tocar las mismas notas en cada uno y obtener tonos similares, pero hay una expectativa para ellos; eso es interesante para mí: cambiarlos, transcribir, jugar con ellos es súper divertido”.


En su bedroom-pop de ensueño y tintes de rock, hay una gran magia oscilante y crea un ambiente cálido, de fantasía y escape con melodías honestas. “Me gusta grabar en silencio, pero realmente, no puedo estarlo con todos estos animales”, menciona Jordana mientras enseña por la cámara a su gato que se esconde y su perrito que la saluda. “Escribo sobre mis sentimientos, algo cliché, supongo. También de los conflictos y dilemas actuales que están pasando en mi cabeza” -agrega; y es que dentro de su brujería y lirismos, la música de Jordana hace que te identifiques y encuentres un pedacito de ti en sus palabras e historias. “Creo que la música es la manera perfecta de expresar tus sentimientos, es terapéutico y me ayuda todos los días, cuando la escucho o cuándo escribo. No sé qué diablos haría sin la música”.


En Classical Notions of Happiness el sonido de Jordana demuestra una esencia multifacética, una combinación sonora de una voz dulce entre destellos dream-pop para soportar la turbulencia de cuerdas más caóticas y acústicas melancólicas. “Lancé el álbum el año pasado, sin los bonus tracks, en ese momento sentí que estaba completo. Después la inspiración comenzó a golpear, así que fui con el equipo a Nueva York varias veces y grabamos unas canciones más. Me asustaba que el mundo escuchará el álbum y pensará que las nuevas canciones son súper diferentes o extrañas”, dice Jordana y después de un suspiro, continúa: “ahora lo veo diferente, siento que es una buena transición y me emociona todo lo que viene, porque suena como la música que me gusta escuchar, estoy haciendo las cosas que quería hacer”.


Something to Say es el EP que presencia una Jordana más segura y auténtica, influenciada por una motivante explosión pop, de beats para bailar sin que nadie se dé cuenta y sumergirse en pensamientos reflexivos. “Una canción que podría representarme, sería Forgetter por su letra y por el sonido, Hitman, porque es mi favorita, siempre bailo y me pongo a saltar cuando suena”, comparte Jordana. En seis canciones hay mucho que decir, con un título directo y sin rodeos, deja a sus letras decir: “Ámate a ti mismo, creo que es algo que tenemos que escuchar más. A veces solo tienes que creer en ti y quererte; muchas de las canciones en el álbum van alrededor de ese mensaje: en la importancia de cuidarte y cuidar a tus amigos”.


La amistad es un tema recurrente en las canciones de Jordana, nos recuerda que es invaluable y que tenemos que cuidar de las personas que nos rodean, que creen en nosotros y nos apoyan, aún cuando los tiempos son difíciles. Un consejo sería: “No te rindas. Yo también he estado ahí, frustrada y con ganas de detenerme, pero cuando las cosas se ponen difíciles, lo que tienen que hacer es: tomar un descanso. No renuncies a algo que amas y que te hace bien. No sean tan críticos con ustedes”. -agrega Jordana con una pequeña sonrisa.


A sus 19 años hacer música se había convertido en un sueño realidad y este 2020 se ha visto como un año ambicioso para ella: festejando su cumpleaños en el limbo de una pandemia, volviendo a lanzar su álbum debut, un EP y aún con nuevos proyectos porvenir. “Los 20 son interesantes, porque aún no tienes 21 años y no eres legalmente mayor” -comenta Jordana, “es una época que no tiene mucho sentido, pero no sé cómo se siente dejar de ser un adolescente porque todavía me siento como si fuera una niña”. A pesar de su edad, sus canciones se han convertido en himnos que han marcado a varios en una generación y han funcionado como un painkiller sónico que rompe el silencio para hacer bailar el alma, respirar y cambiar de página.


El futuro se ve brillante para Jordana, confirmando el lanzamiento de su próximo EP en diciembre, To You nos deja en espera de escuchar nuevos sonidos y melodías para recrear paisajes reconfortantes de energía onírica. “Ahora he estado saliendo a Nueva York a grabar en el estudio: las nuevas canciones y los próximos EPs” - responde -“aunque, honestamente, no he tenido mucha motivación para hacer demasiado. Creo que ahora, todos nos encontramos en un pozo triste, como si nadie estuviera motivado. Por eso cuando voy a Nueva York, procuro hacer lo posible por terminar todo allá”.


Con un espíritu risueño y lleno de energía, aún Jordana se mantiene imparable a pesar de las complejidades que trae un año tan incierto. “Estaría en tour este año y tal vez cambiemos las fechas, pero aún no estoy muy segura. Estoy esperando a que salgan estos dos EP, para que se conviertan en un segundo LP, también viene un nuevo video musical… Supongo que después de eso, veremos cómo se desarrolla este virus, porque no estoy muy segura de que sucederá con el mundo” -comenta Jordana; pero su magia sonora de analogías, historias y cuerdas brillantes, continuarán enamorándonos de ella y sus próximas melodías.


Conociendo mejor a ‘Jordana Nye’…

Un clásico de Vibras: si tu música pudiera ser un animal, ¿cuál sería y por qué?: Un zorro suena bien, porque ¿has escuchado el sonido de un zorro? -grita- así me siento y también son callados, en un estado en alerta constante y a la vez tímidos. Un canguro también podría ser, porque rebotan y protegen, y creo que es importante cuidar a tus amigos y cuidarte a ti también.


Videojuego favorito: Juego muchos videojuegos, como Apex Legends y solía ser un adicta a Fortnite, pero ya no. Me gustan los juegos competitivos y que puedes jugar con amigos en línea, son divertidos.


Una flor que te represente: Las lilas son bellísimas, yo digo que esas.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

IG - Fontaines D.C..jpg