Entrevista con Goat Girl


Para romper las barreras de nuestra mente y sumergirnos en un mundo surrealista, rodeado de criaturas que no tienen forma, danzantes en guitarras giratorias, melodías sintéticas bañadas de pintura plateada y una disonancia hipnotizaste, cantando en unísono lo que tortura a la mente: la ansiedad y tedios; así es como se siente escuchar On All Fours de Goat Girl. El cuarteto de Londres, conformado por Lottie Cream, L.E.D, Holly Hole y Rosy Bones, expanden los horizontes del post-punk con una suavidad en sus paisajes sonoros, manteniendo la crítica a lo político entre acertijos introspectivos y sin apartar la mirada a la cruda realidad. Las chicas de Goat Girl son los ojos que observan al mundo caer en llamas, pero se rehúsan a seguir ignorando el caos que nos rodea, ellas deciden confrontarlo y buscar una respuesta.

Creando música honesta con metáforas oscilantes, abordando grandes conflictos internos entre instrumentales que te atrapan, Goat Girl refuta con mayor frecuencia y desde un lugar más personal. Desentrañando el mundo onírico y caótico de On All Fours, Holly Hole nos comparte su experiencia como la nueva bajista del proyecto, lo que pasa cuando los sonidos tienen alma, y cómo los sueños, pensamientos y sentimientos le dieron vida a este nuevo record.

La historia de Goat Girl comienza en el 2015, unidas por el amor por la música en diferentes gigs y micrófonos abiertos. ¿Recuerdas cuál fue el momento en que ese sueño de tener una banda y estar en Goat Girl se volvió real?

Holly: Bueno, ese momento fue diferente para mí, porque me uní a la banda en el 2018, después de que Naima (ex-bajista) salió. Así que, supongo que para la banda, en general, ese momento fue mucho antes; pero para mí, trabajar en este segundo álbum, fue lo que me atrapó, porque después de estar tocando sin saber si sería algo para siempre o si iba a funcionar. Yo ya era fan de la banda, y las había visto y me gustaba mucho la música. En el momento en que entré, cuando comenzamos a escribir On All Fours, fue muy colaborativo y funcionamos muy bien juntas, fue agradable, lo estábamos disfrutando y nos perdimos bastante en la música.

¡Y nos perdimos tanto que ya no teníamos claridad de lo que estábamos haciendo!, nos preguntamos: ¿esto es bueno?, ¿necesitamos seguir escribiendo?, ¿deberíamos seguir adelante? Y luego, nuestro amigo y productor nos dijo que era asombroso, así que ha romperla y hagámoslo. Así que supongo que ese fue el momento en que me di cuenta que era parte de la banda, que era real, quizá no es la respuesta exacta a la pregunta, pero ese momento lo tengo muy grabado en la mente.

El sonido de Goat Girl pasa por muchas definiciones y géneros: punk, country, folk, surrealismo, psicodelia… ¿como es que todos estos géneros entran al mix musical?

Holly: Creo que las cuatro tenemos un gusto musical bastante diferente, así que hay muchas influencias como influencias; obviamente hay grandes inspiraciones que compartimos, pero igual hay unas completamente distintas. Creo que Lottie y yo probablemente tenemos un gusto más similar, Rosy y Ellie, por ejemplo, son polarmente opuestas cuando hablamos de música; así que, creo que es mejor así porque todas aportamos nuestras influencias y personalidades, agrega muchas cosas a la mezcla y honestamente eso es lo que lo hace el sonido de Goat Girl bastante interesante y quizás un poco diferente.


Hablando de estás diferencias y complementos, fuera de la música, ¿también las personalidades son muy diferentes? ¿hay actividades o hobbies que realicen juntas?

Holly: Bueno, antes de la pandemia, solíamos salir juntas e ir a otros conciertos, ver otras bandas y esas cosas. Fuera de la música, no necesariamente juntas, pero a todas nos gusta leer, leemos bastante y también hacemos yoga, nos gusta dibujar, pintar y todo lo que nos mantenga creativas. Recientemente, comencé a hacer algo de impresión en linóleo y ayer, intenté hacer algo de cerámica, solo estoy tratando de mantenerme creativa en cuarentena. En general, disfrutamos mucho de hacer este álbum, también de preparar las fotos para prensa y hacer el diseño del set, idear conceptos para videos musicales y todo eso. Es muy divertido. Así que creo que somos personas bastante creativas en general.

¡On All Fours es un excelente álbum, felicidades! Tiene una energía muy surreal y de ensueño, hay crítica e introspección entre metáforas, es un nuevo enfoque para Goat Girl. ¿Cómo fue para ustedes trabajar juntas y darle vida?

Holly: Sí, es totalmente una nueva perspectiva. Quiero decir, fue un buen momento para mí, en el sentido de que: la banda había estado de gira con el primer disco durante años y cuando me uní, fue como un nuevo comienzo. ¡Fue comenzar de nuevo, comenzar desde cero!, así que sentí que este disco fue escrito por igual entre las cuatro. Es un poco abrumador, porque es un proyecto bastante grande para llevarte a casa, comenzar sin nada y esa nada se tiene que convertir en un álbum completo, y es cómo -¿por dónde empezamos?-. Así que empezamos haciendo un montón de improvisaciones, a jugar con mezclas de instrumentos, probar e intentar conseguir algo, encontrar nuevas energías como inspiración; porque cuando tocas un instrumento todo el tiempo, caes en ciertos hábitos y patrones, y te terminas cansando de eso.

Nos tomó bastante tiempo, para serte honesta, fue casi un año porque estábamos pensando mucho en él y cambiando las estructuras; además de obtener la opinión de cuatro personas sobre todo y lleva bastante tiempo hacer feliz a todos, que cada una estuviera enamorada de lo que estábamos haciendo. Ahora, creo que ha valido la pena toda la espera, porque estamos muy orgullosas y contentas de lo que se construyó con On All Fours. No hay nada que odié de ese record, al contrario, me gusta muchísimo y sí, fue un proceso largo, pero muy gratificante y valió la pena.

Leí que este álbum se siente como la versión musical de una persona con alma, sueños, emociones y frustraciones. ¿Estás de acuerdo con esa teoría?

Holly: Pienso que es un álbum bastante genuino y honesto, y creo que es hasta bastante divertido, porque no se está tomando todo tan en serio. Me gusta pensar que la gente puede experimentar su personalidad a través de la música, y llegar a conocernos. Supongo que sí podría ser un disco con alma, porque es bastante descarado, es muy a su manera y en su locura, y creo que con eso las personas pueden identificarlo e identificarse con él.

La portada de este disco es un mundo, hay muchas cosas sucediendo, muchos colores y personajes de todo tipo. ¿Me podrías explicar qué está pasando? ¿Cómo fue llegar a esa representación visual del record?

Holly: ¡Es genial! Bueno, Toby Evans, es un amigo muy cercano y nos gusta mucho lo que hace y sus ilustraciones. Antes solo dibujaba con bolígrafo, en papel, todo en blanco y negro, hasta ahora que lo pusimos a hacer algo extremadamente colorido y táctil - creo que fue la primera vez que uso pintura para una de sus ilustraciones, y el cuadro es una pieza bastante grande. La única inspiración que le dimos fueron los demos, el álbum cuando lo tuvimos y que Hieronymus Bosch hace estas pinturas con un montón de cosas que suceden y dan la ilusión de que se mueven; fuera de eso, lo dejamos en completa libertad. Para que la pintura cobrará vida fue un proceso de un mes y estar escuchando el disco todo el tiempo.

Y así nació, creo que realmente representan los colores de los sonidos y los personajes dentro de ellos, están sucediendo muchas cosas que son gran parte de la inspiración del álbum, como: los videos musicales, sentimientos de depresión y ansiedad. Es como si hubiera tanto dentro de él que puedes seguir extrayendo más y más cosas. Es una portada realmente especial.

Portada: ‘On All Fours’ de Goat Girl

‘On All Fours’ tiene una composición más cinemática, su lirismo se siente más personal, ondulante, pero aún te puedes identificar con las canciones. ¿Qué fue lo que cambió del primer al segundo álbum?

Holly: Creo que sí hay una gran diferencia porque en el primer disco, las canciones eran mucho más directas y fue lo que las hizo tan geniales, simplemente, sin lujos, ni demasiados detalles; luego, en este disco todo fue mucho más personal pero hilado entre metáforas, con sonidos y nuevos juegos para experimentar. ¿Sabes?, cuando era adolescente, me gustaba tocar durante bastante tiempo, tocar y tocar; pero cuando envejeces y maduras, tu perspectiva cambia un poco. Y creo que el primer disco fue muy parecido a la adolescencia, como un reaccionario en el que aprendes y te gusta tanto que lo haces una y otra vez, mientras que ‘On All Fours’ es una versión más madura y en la que nos vemos un poco más reflejadas.

Ahora parece que nos gusta escribir outros [ríe], son más ideas que están saltando y están sucediendo, queríamos incluir todo de una manera que se sienta bien y que le haga justicia. Así que, creo que es por eso que las canciones se volvieron más alucinantes, complicadas y más largas, fue completamente natural este deseo de experimentar y permitirnos ser más ambiciosas. Solo queríamos sacar más ese lado creativo.

Con los vídeos, la portada y algunas imágenes creadas con las letras, me pregunto: ¿si las canciones de Goat Girl se ven influenciadas por los sueños?

Holly: Sí, aunque es difícil explicarlo o decirlo líricamente. Por ejemplo: “Sad Cowboy” está algo influenciada por los sueños, porque tiene que ver con la salud mental y sentir que el mundo que te rodea es bastante surrealista, y esos pensamientos están constantemente en tu mente, hasta cuando duermes y sueñas. Muchas veces cuando estás sufriendo por ese tipo de cosas, el mundo parece un escenario bastante aterrador y a veces, realmente lo es, es tan aterrador salir de la casa o de tu habitación.

No te voy a negar, que las canciones están conectadas y que hay una cualidad de ensueño en muchas de ellas, pero en “Sad Cowboy” todo se ve más claro y probablemente es el ejemplo más obvio, con el vídeo y los sintetizadores, es una experiencia bastante onírica. Los sueños y los pensamientos son una gran influencia, pero no es tan directa porque no soñamos con una canción; pero sí son los sueños lo que hacen sentir todo un poco extraño y surrealista.

Este es un clásico de Vibras: si Goat Girl fuera una animal, ¿cuál sería y por qué? ¿Sería una cabra?

Holly: Sí, por supuesto. ¡Sí!, es un animal bastante raro, asociado con los demonios y el diablo. Tiene cuernos y sube hacía las montañas, las escala y es imparable, disfruta de la vista y el viento… Así es cómo imagino a la cabra que representaría a Goat Girl. No es una respuesta muy imaginativa, pero está bien, me gusta.


Hablando de cabras y demonios, ¿crees en la brujería? - no del lado del diablo y cómo ha sido satanizada, pero como en la manifestación, la energía y la vibra.

Holly: Bueno, no sé si “creer” en brujería sea la mejor manera de decirlo, pero me gustan los rituales y quemar velas. Creo que los objetos pueden almacenar energía y pueden transferirla entre sí, como cuando mueres, tu energía regresa a la tierra y ayuda a que otras cosas crezcan - eso está científicamente comprobado. Podría decirte que sí creo en el destino y que creo firmemente en que las cosas suceden cuando tienen que suceder.

Algo que me rompe el corazón es no poder verlas en vivo, creo que este álbum tiene todo el potencial para apreciarlo en un concierto. ¿Cómo ha sido para ustedes no poder tener los live shows y compartirlo de manera digital?

Holly: No sé qué decirte, realmente lo extraño y ahora el mundo se siente tan surreal después de casi un año de encierro, que hablar de conciertos y shows en vivo parecen como si fuera otra vida. Es un poco difícil, incluso imaginar subir a un escenario de nuevo, se siente tan imposible en este momento. Extraño tocar en shows y realmente extraño mucho ir a ver a bandas tocar, extraño la espontaneidad, la adrenalina, todo lo que me hacían sentir… No solo tocar, eran las personas que conocías después, las amistades y todo lo que conlleva. ¡Lo extraño demasiado! Sí, es una pena. Obviamente, no es seguro hacerlo y simplemente tratamos de no enojarnos demasiado por cosas que no podemos controlar. Todos debemos mantenernos a salvo y eso es lo más importante.

Ya estamos a casi un año de estar en cuarentena, ¿como ha sido para ti encontrar un poco de paz en medio del caos? ¿Algún consejo?

Holly: Sí, ha sido muy difícil. Todo esto ha sido eterno, ha pasado mucho tiempo y es como si la luz al final del túnel está cada vez más lejos. Y es aún más difícil mantenerse positiva y motivada, es imposible no extrañar ciertas cosas. Personalmente, leer libros y dar paseos largos, es lo que más me ha ayudado. Despertar y esperar a que en algún punto del día pueda salir a caminar, a recordar cómo es el mundo, es lo que más me ha mantenido tranquila. Aunque sí he sentido que caigo mucho en la rutina, pero en una rutina en la que estoy atrapada, pero me resulta agradable - es decir, que probablemente cuando todo se reanude, diré, “oh, no he salido a caminar hoy”.

Por el momento, creo que es como intentar tener un poco de rutina y tener un propósito para planificar las cosas, pero luego no lo sé, entro en un dilema y simplemente no sé. Se reduce a cuidarte a ti misma y no hacer cosas que te hagan sentir mal o en conflicto, hacer tiempo para cosas que te hacen sentir bien, eso es lo más importante. Y eso se aplica a todo: el trabajo, las relaciones, hobbies, contigo… tienes que cuidarte y darte cuenta de que hacer eso no es un lujo y una vez que hayas hecho eso, entonces podrás ser un ser humano más funcional y en paz, que puede ayudar individualmente y a las personas que te rodean.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 003 IG.png