Entrevista con Dorian


Dorian, una de las bandas más importantes que nos ha dado España en la historia de la música contemporánea, ha estado haciendo eco desde hace algunos años con su música cargada de significados y potencia sonora. En esta ocasión, y con la presentación del videoclip de “Cometas” grabado en la zona fronteriza de México y Estados Unidos, en Vibras tuvimos la oportunidad de charlar con Lisandro Montes y Bart Sanz sobre los pensamientos de la banda, su trayectoria y los proyectos que han ido entretejiéndose en su universo musical...


“Deja que mi voz sea tu voz... que me asome a tu balcón”


¿Qué fue lo que más les gustó de su última gira presentando Justicia Universal y cómo les ha caído el confinamiento por la pandemia?

Lisandro: Por un lado el haber podido realizar shows, sobre todo en España, con unas buenas condiciones técnicas y una puesta en escena muy por encima de giras anteriores. También haber tocado en algunos países y ciudades por primera vez. Tijuana, Quito y muchas ciudades de EE.UU. El confinamiento nos ha encontrado trabajando en nuevas canciones, componiendo y produciendo lo que será el próximo álbum, aunque también teníamos unas cuantas actuaciones en festivales que se han cancelado o pospuesto para el próximo año.


A lo largo de Justicia Universal escuchamos un sonido mucho más electrónico que en Diez Años y un Día o La Ciudad Subterránea. ¿Por qué se inclinaron hacia este sonido y cuáles fueron sus influencias para llegar al estilo del disco?

Lisandro: La música electrónica está en el ADN de Dorian, siempre ha formado parte de nuestro sonido. Es verdad que en Diez Años y un Día dejamos a un lado los sintetizadores para hacer un disco "Unplugged" podríamos decir, pero fue algo puntual. En Justicia Universal retomamos en parte ese componente electrónico, aunque siempre mirando hacia adelante, intentando renovarnos e incorporar nuevos matices a nuestra música.


Han pasado dos años desde que nos entregaron su último disco y con “Cometas” muchos de sus seguidores quedaron más que agradecidos. ¿Qué planes contemplan para el futuro de la banda?

Lisandro: Como te decía anteriormente, estamos en pleno proceso creativo, trabajando en la composición de nuevas canciones y en lo que queda de año habrá noticias de Dorian. Con respecto a los shows en vivo, estamos a la expectativa de ver cómo se desarrollan los acontecimientos para retomar la actividad. Es muy probable que pasen muchos meses hasta que puedan volver los festivales o los shows grandes, pero somos optimistas y nos adaptaremos a las condiciones que vayan surgiendo en este sentido.



Para la grabación del videoclip de este single eligieron la zona fronteriza entre Tijuana y Estados Unidos. ¿Cómo es su relación con México y qué significa para ustedes nuestro país?

Lisandro: El videoclip se rodó durante la gira americana y elegimos esa zona fronteriza porque la letra de “Cometas” toca el tema de la inmigración y en concreto de ese muro. Con México tenemos una conexión muy fuerte, amamos vuestro país. México fue el primer lugar de Latinoamérica al que llevamos nuestra música y allí nos encontramos muchas cosas buenas. Es un país que vive la música con mucha pasión y con una cultura impresionante... Son muchas las razones por las que México es muy importante para nosotros, hemos aprendido mucho allí, hemos encontrado el cariño infinito de la gente que nos sigue, han entendido muy bien nuestro sonido, nuestra propuesta artística desde el primer momento.


También mencionan a Violeta Parra en “Llévame”... ¿Qué representa Latinoamérica para la banda y que les atrae de esta región del mundo?

Lisandro: En las canciones de Dorian hay muchas referencias o guiños a la cultura latinoamericana, la literatura y la música de allí han tenido una influencia cada vez más fuerte en nuestra música. Para nosotros México ha sido la puerta de entrada a este continente que luego hemos ido descubriendo en cada gira. Además de todos los lugares hermosos, la historia, la gastronomía y la cultura latina, hemos conocido a gente muy solidaria, muy respetuosa y sobre todo gente joven muy preparada, con mucha consciencia política. Hemos aprendido mucho de Latinoamérica.


¿En algún momento creyeron llegar tan lejos con su proyecto musical?, ¿qué expectativas tenían en 2005 con El futuro no es de nadie y cuáles tienen ahora?

Bart: No, jamás pensamos que íbamos a llegar tan lejos. En los primeros años teníamos una mezcla de ingenuidad, atrevimiento, ilusión y convicción. Siempre nos poníamos metas a corto o medio plazo. De este modo, y manteniendo la misma ilusión, seguimos construyendo nuestra carrera.



Si tuvieran que elegir las canciones más emblemáticas de Dorian, ¿cuáles serían y por qué?

Bart: Lógicamente hay canciones en la carrera de la banda que se han hecho más populares entre el público, como es el caso de “Cualquier otra parte” en España o “La tormenta de arena” en Latinoamérica. Pero hay que decir que a la banda, aunque a todas le tenemos mucho cariño, nos gusta tocar canciones como “El temblor”, “Cometas” o “Solar”.


Ahora, enfocándonos en los discos, ¿cuáles serían los tres imperdibles de Dorian o los que significan más para ustedes y por qué?

Bart: Para nosotros todos serían imperdibles por una razón u otra. Si hablamos de lo que significaron en su momento para la banda, La Ciudad Subterránea nos abrió las puertas de Latinoamérica y nos colocó en un lugar privilegiado entre las propuestas de música independiente. Diez Años y un Día descubrió un lado desconocido de la banda y consiguió que un público, no tan apasionado a los sonidos electrónicos, descubriera las canciones de la banda en clave "Unplugged". Justicia Universal ha sido el disco más redondo de Dorian y ha conseguido dar un gran impulso a nuestra carrera.


¿Cuál es el recuerdo más bonito que tienen con Dorian y cuál sería el más turbulento que les venga a la mente?

Bart: Tenemos infinidad de bonitos recuerdos. Conciertos especiales, cada vez que viajamos por primera vez a un país, personas que nos han dicho lo importante que ha sido la música de Dorian para superar situaciones durísimas, y que nos han emocionado mucho. Los momentos malos no los retenemos mucho tiempo en la memoria, pero sin duda los ha habido.



Sus letras abordan temáticas sociales, políticas y emocionales... Eso provoca que tengan un gran eco en quienes las escuchan, pero díganos ¿de dónde toman la inspiración para componerlas?

Lisandro: La inspiración puede venir de tus propias vivencias, o de realidades de personas cercanas. Creo que Marc tiene una manera de tocar ciertos temas, en ocasiones muy profundos, de una manera muy accesible y directa, eso es una de las claves por la que existe esa conexión tan especial con nuestros seguidores.


Además de la música, ¿qué es lo que hace latir sus corazones y en qué tienen puestas sus esperanzas?

Bart: Nos gusta mucho la literatura, sobre todo a Marc y Belly, que son unos apasionados. Disfrutamos mucho del cine, del arte, de los amigos, de nuestra familia. Intentamos ser cada día un poco mejores personas.


Dorian ha tenido una gran trayectoria musical y artística que ha dejado ramificaciones hasta en el cine, ¿qué es lo que más disfrutan de hacer música y qué significa ella para ustedes?

Lisandro: La música nos ha dado la oportunidad de llevar la vida que siempre quisimos, ha sido la puerta para descubrir muchos lugares, para conocer gente maravillosa y desarrollar amistades con muchas de estas personas, y también poder trabajar con gente de otros sectores del mundo de la arte que siempre es muy enriquecedor. Todas las experiencias que vivimos gracias a la música probablemente nunca habríamos pasado por ellas dedicándonos a otra cosa, estamos muy agradecidos.



Han influenciado a muchas bandas de la nueva oleada española y a un gran número de personas alrededor. ¿Qué les dirían a todos quienes quieren hacer música, pero temen no alcanzar sus sueños?

Lisandro: Hay que atreverse a saltar al vacío, nosotros nunca hemos tenido un plan B. Todas nuestras energías siempre han estado volcadas en esto. No existe una fórmula o una sola manera de hacer las cosas, pero lo importante es hacerlas con honestidad y una dedicación total. Hay que trabajar mucho para salir adelante, como en cualquier cosa que hagas en la vida. Y algo muy importante es encontrar tu propio estilo, tu manera de comunicar con tu arte, hacer algo que lleve tu sello y tu personalidad. ¿Cómo definirían la tristeza y el amor a partir de todo lo que han vivido con Dorian?

Bart: La tristeza y el amor son emociones y sentimientos igualmente necesarios, ligados al ser humano. Creo que Dorian es una herramienta para transmitir lo que somos, lo que sentimos y de lo que estamos hechos. La euforia, la tristeza, el amor, el dolor, etc. Todo eso tiene que salir desde nosotros para conectar con el público de una forma sincera. Si un día despertaran y se dieran cuenta que todo lo que ha sucedido con Dorian fue solo un sueño, ¿qué sería lo que recordarían para el resto de su vida y por qué? Bart: Si hubiera sido un sueño, creo que viviríamos otra vez algo parecido, porque más que rescatar recuerdos, se trata de tener una actitud ante la vida.


NOVEDADES x VIBRAS