Entrevista con Shura


Shura es cantante y productora británica que forma parte de la ola de artistas que han borrado el género y la sexualidad en la música; considerada una Madonna punk, ha sido su vibra alternativa, llena de auto-conciencia y revelación que hace que escape de la clásica fórmula pop. Shura ha sido inolvidable desde “Touch” y su vídeo que le dio la vuelta al mundo, se ha convertido en un ícono queer que no podemos perder de vista; ahora anunciando el seguimiento de su álbum debut, forevher, pinta ser una joyita íntima, cubierta de una amalgama de sintetizadores, relaciones a larga distancia y vivir una auténtica fantasía. Shura nos comparte todo el desarrollo de su proceso creativo, sus mensajes artísticos detrás de su nuevo álbum y su camino en la industria como parte de la comunidad LGBT.

¿Cómo empieza la historia de ‘Shura’? ¿Cuándo decides tomar el poder creativo y empezar a crear tu propia música?

Shura: Desde que era una niña y comencé a tocar la guitarra, mi primer instinto fue aprenderme algunos acordes y de cierta manera hacer mi propia música, nunca me llamo la atención tocar las canciones de alguien más. En casa, mi papá tenía un mini disk recorder, nada profesional pero decidí grabar algunas cosas ahí. Eventualmente cuando tuve una computadora, como a los 18, empecé a jugar con Garage Band y honestamente siempre he querido grabar mis ideas, fue hasta que empecé a ver como trabajaban otros productores y descubrir nuevas cosas cuando yo solo grababa con un micrófono. Pasaba la mayor parte de mi tiempo tratando de aprender algunos trucos, viendo videos de YouTube y clavarme más en el tema, soy una persona muy curiosa.

Shura' es tu nombre artístico, ¿cuál es su significado? ¿Por qué decidiste que te representará como artista?

Shura: En realidad, “Shura” es solo un nickname en ruso para Alexandra y en parte soy rusa, entonces por allá pueden llamarte Shura o Sasha, pero toda mi vida mi familia me ha dicho Shura y a veces cuando me llaman por Alexandra no se siente tan mío como Shura lo es. Muchas personas no tienen idea de esto, creen que inventé un nombre y también me he dado cuenta que tiene significados diferentes dependiendo del idioma, pero todo es desde las raíces, esa es la verdadera historia.

Siendo parte de la comunidad LGBT, ¿dirías que has tenido más obstáculos dentro de la industria musical?

Shura: Para mí, nunca ha sido difícil y en parte es porque otros artistas ya han hecho el camino más fácil, como Tegan and Sara, que son absolutamente increíbles pero han estado luchando y han permanecido. Mucho tiene que ver en las perspectivas del antes y el después, no tener miedo de ser abiertamente queer y lo he visto en los últimos seis años, ha habido muchísimos más artistas queer que le han dado a este camino la oportunidad de evolucionar y abrazar quien en realidad eres, lo veo en personas como: King Princess, Hayley Kiyoko, The Japanese House y una de mis favoritas, Claud, ella es increíble; están rompiendo el estigma.


“Touch” fue tu salto a la fama, ¿cómo te sientes respecto a esta canción? ¿Qué representa para ti?

Shura: Amo esta canción, la amaré por siempre y guarda un espacio muy especial en mi corazón: una, por todo lo que trata, sobre mi ex de la que aún somos amigas y haberla escrito para ella; dos, haber grabado ese video, sin presupuesto y reuniendo a todos mis amigos, hice todo esto antes de estar en un sello discográfico, un editor, antes de tener lo que sea. Fue hacer algo especial, lleno de amor y aún lo recuerdo como si fuera ayer, “Touch” siempre será especial en todos los sentidos.

Comparando ‘Nothing's Real’ y ‘forevher’, ¿cómo ha sido tu evolución musical? ¿Qué hace diferente a ‘forevher’?

Shura: foreveher es un álbum mucho más maduro y con un sonido más consistente, habla más de problemas de ansiedad e inseguridad sobre una historia de amor moderna; me gusta referirme a foreveher como un álbum que es familiar de Nothing's Real, no es su gemelo o su hermano, es más como un primo que acelera en su propia dirección. Para mí es un giro interesante, haberme enamorado, mudarme a Nueva York y teniendo todos estos cambios en mi vida, poder reflejarlo en forevher significa mucho para mí.

forevher’ tiene esta estética azul y artística, ¿cómo dirías que el azul encapsula la esencia del álbum?

Shura: El azul es el color del que me he estado lentamente enamorando, creo que todo empezó desde que vi “Blue is the Warmest Color” y de haber leído “Bluets” de Maggie Nelson, que es un libro fabuloso; me volví súper curiosa de lo azul que algo puede ser y sé que para algunas personas el azul es asociado con tristeza, soledad o depresión, para otros es un color que puede representar el amor, cariño o el deseo de lo eterno y para mí así lo es, es por eso que toda la estética se apega al tema de ese tipo de azul apasionado, más porque encapsula perfecto los sentimientos de una relación a distancia, como el deseo; también esta “El Beso” de Rodin y creo que son cosas, detalles y colores que naturalmente han ido evolucionado.


Si tuvieras que describir cada uno de tus nuevos sencillos en una oración, ¿cómo lo harías?:

“religion (u can lay your hands on me)”: Mi novia la ha llamado “the masturbation song”, a mí siempre me hace reír con eso porque es lo que ella piensa que trata la canción y en realidad no, en mis palabras sería: “a sexy long distance relationship, not able to have sex song”.

“the stage”: Es una canción que habla sobre no poder ver a MUNA, porque soy algo bajita: es la canción para representar que no soy lo suficientemente alta para ver a la gente en el escenario.

“BKLYNLDN”: Es una canción que representa lo que a veces empieza con sexo pero al fina todo termina con amor, o bueno, empieza con deseo y todo al final es amor.

De tu nuevo álbum, ¿cuál es tu canción favorita y por qué?

Shura: La verdad es algo que cambia cada día pero de las más especiales sería ”Princess Leia” y es porque es una de las canciones en el álbum que no solo escribí completamente enamorada, pero también en medio de una crisis existencial por la muerte de una heroína para mí, Carrie Fisher. Además creo que la melodía es algo diferente a lo que he hecho antes, me emociona poder utilizar trompetas en una canción. También es de las que más me hace llorar, me gusta que las canciones me hagan sentir emocional, es algo raro en mí; pero no es un llorar malo, es más como un llorar saludable.

Un clásico de Vibras: si tu música pudiera ser un animal, ¿cuál sería y por qué?

Shura: Si yo fuera un animal sería un koala pero no veo a mi música como un koala ¿sabes? La verdad solo pienso en animales que me gustan y es muy difícil. Creo que con este álbum podría ser un gato, por más que quiera que sea un león, debe ser algo más doméstico; probablemente como un gato que se cree león.

Si tuvieras tres deseos, ¿cuáles serían?

Shura: Mi primer deseo sería: me gustaría que mi familia tuviera una vida larga y saludable. El segundo: que de alguna manera pudiéramos cambiar el calentamiento global y es que siento que el mundo se va a terminar en diez años. El tercero: paz mundial… ¡estoy bromeando!, me gustaría que las personas fueran más amables, con ellas y entre todos, creo que la amabilidad en los últimos años ha ido decayendo: con todo lo que sucede con Donald Trump. Sí, esos serían mis deseos.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png