Entrevista con Night Moves


Night Moves es el dúo de Minneapolis conformado por John Pelant y Micky Alfano, que han hecho del folk-rock un sonido cósmico. Desde Minneapolis, han revolucionado la fórmula americana para crear una atmósfera llena de nuevos sonidos y producir un viaje celestial en una nave espacial de los 70s. Llamando la atención de Domino Records desde su primer debut, la banda estadounidense ha estrenado su tercer álbum, Can You Really Find Me es una joyita de ensueño que no es de este mundo. Aprovechamos la ocasión para hablar con John Pelant, quién nos compartió desde sus inicios de escuela hasta los cabos sueltos y dilemas de su nuevo álbum, su experiencia de entrar a Domino, algunas teorías de época y el espacio.

¿Cómo empieza la historia de ‘Night Moves’? ¿Cómo se conocieron y decidieron empezar una banda?

John: Micky y yo empezamos desde la escuela, ambos hacíamos música y tocábamos en diferentes bandas. Él es un poco más grande que yo y en el momento en que fui a la universidad nuestras respectivas bandas se disolvieron. Micky y yo siempre nos mantuvimos en contacto, teníamos esta idea sobre Night Moves y era un proyecto que a ambos nos emocionaba hacer; no teníamos alguien que tocará el bajo y también, estábamos haciendo nuestros planes, pero no nos detuvo y empezamos a grabar el primer álbum. Tenemos un gusto musical muy similar, así que eso nos ayudó un poco.

El nombre de ‘Night Moves’, ¿de dónde viene? ¿qué significa para ustedes?

John: Es parte de la letra de nuestra canción “Country Queen”, de nuestro primer álbum y también es la primera canción que he escrito. En este punto no teníamos ningún nombre para la banda, estamos dando shows bajo el nombre de viejas bandas que teníamos pero no nos gustaba, sabíamos que teníamos que llamarla de una nueva manera porque era un nuevo sonido y estábamos haciendo algo diferente. El siguiente show, fue en Halloween, decidimos qué nos presentaríamos cómo Night Moves, porque el nombre era perfecto para la ocasión y de ahí se quedo clavado. El nombre encapsula toda la vibra de nuestro primer álbum, después se volvía cada vez más complicado cambiarlo, ya nos reconocían por Night Moves. Cuando firmamos con Domino, seguimos intentando, teníamos nuevos nombres cada día pero ahora podríamos meternos en problemas legales y copyright, se quedo ahí, así que lo aceptamos y “oh shit, now we are Night Moves!”.

‘Night Moves’ es parte de las bandas de ‘Domino Records’, ¿cómo se sienten trabajando con ellos? ¿Cómo fue todo el proceso?

John: Es increíble, es muy emocionante. Es muy curioso, porque en ese entonces yo no sabía que era Domino Records, todo eso de la disquera y los nombres es algo que no le ponía mucha importancia. Fue demasiado cool, que les gustará lo que hacíamos y desde que comenzamos siempre había sido un sueño poder sacar nuestro primer álbum, Colored Emotions, en vinilo y ahora todo se sentía posible, podíamos completar nuestra meta. Es increíble, todos son muy cool y nos llevamos bien, ser parte de un sello tan grande se siente de maravilla.

Se suele describir al sonido de ‘Night Moves’ como: “cósmico y psicodélico folk-rock”, ¿cómo lo describirías o qué le agregarías?

John: La verdad me gusta decir que tocamos una especie más suelta de lo que es un rock espacial, con un poco de reflejos disco-pop, no lo sé. Siempre se pueden agregan más cosas, pero cuando alguien me pregunta “¿qué tocamos?”, las respuestas varían entre lo espacial, un poco de pop y rock, downtempo grooves. Es muy difícil describirlo, por eso es interesante saber cómo lo hacen los demás.

Con inspiraciones musicales de diferentes épocas, ‘The Flaming Lips’, ‘Pink Floyd’, ‘Kurt Vile’ o ‘Neil Young’, ¿de qué época dirías qué es el sonido de ‘Night Moves’?

John: Como a finales de los 70s, inicio de los 80s, algo así. Creo que esa es una era bastante sónica. La verdad es que siempre intentamos tener ese lado contemporáneo y nuevo, pero creo que también por nuestras inspiraciones solemos tener esa vibra como antigua y los sintetizadores que usamos son algo viejos, entonces dan ese efecto de vieja escuela. Queremos que sea de antaño, pero nuevo a la vez.


Can You Really Find Me’ se estrenó hace poco y está dando la vuelta al mundo, ¿cómo fue el proceso de darle vida? ¿Cómo se diferencia de sus álbumes pasados?

John: De todos los álbumes que hemos hecho, creo que al tercero ya empiezas a saber mucho más de todo el proceso y puedes trabajar en lo que ya has hecho con los últimos records, ya sabes los errores que puedes cometer, que tienes o no que hacer, que te gusta más. Nos fue bastante bien. Suelo hacer mucho de la producción en casa, porque tengo un pequeño estudio por acá y después llevamos todo a Texas para que pudiéramos grabar la batería, porque suelo programarla como una percusión electrónica; así que pusimos batería de verdad y jugamos un poco con algunos sonidos más análogos. La verdad, no sé mucho de batería y percusiones, entonces siento que fue de las cosas que más cool salieron de este álbum. Creo que fue muy divertido todo el proceso.

Del nuevo álbum, ¿cuál dirías qué es tu canción favorita y por qué?

John: “Waiting for the Symphony” es mi favorita, tenía en mente esta canción antes de que saliera Pennied Days, pero había algunos elementos que hacían falta, no tenia los coros y fue llegando pieza por pieza, pero no sabía cómo juntar todos los elementos. Un día me desperté y me convencí de que debía resolver este acertijo de una vez, hice las armonías y me enamoraba más y más de esa canción, suena bastante bien, es de las canciones raras que no grabé en casa. Es que lo tiene todo, ese lado salvaje e instrumental, siempre está pasando algo diferente en esa canción.

“Mexico” es la canción que abre el álbum, ¿qué significa esta canción para ustedes? ¿Cómo dirías que se relaciona con el país?

John: Esa canción se sentía como la más fuerte, también es de esas canciones que tenía a medias antes de empezar a grabar el segundo álbum y tomó tanto tiempo que sonará como queríamos, que se sintiera tan especial después de las diferentes variaciones que habíamos creado, la guitarra de fondo hacía que fuera más íntimo y no lo sé, es perfecta para empezar a adestrarse a este nuevo viaje y empezar este nuevo capítulo. Además, hablando del país, solo he ido una vez pero la canción fue escrita antes de que estuviera por allá, siempre fue como un lugar con el que soñaba ir y el título representa toda la nostalgia, se sentía correcto y creo que toda la escena como en desierto, los colores, lo cósmico, parecía que todo encajaba.


Un clásico de Vibras: si tu música pudiera ser un animal, ¿cuál sería y por qué?

John: He pesando que podría ser un canguro, me gusta la idea de que tiene una pequeña bolsa y creo que es bastante fuerte, no he ido a Australia pero me lo imagino en algún desierto. Aún no sé que animal podría ser mitad canguro, pero también me gustaría que representará algo tonal, que tenga diferentes colores y estilos que puedan ser parte de un solo animal, como un canguro multicolor.

Escoge la opción que prefieras: ¿A la vieja escuela o futurista? ¿Luz natural o luces de neón? ¿Vinilos de color o regular? ¿Ser un astronauta o un alien? ¿Space Odyssey o E.T.?

John: Me gustaría poder escoger los dos, porque es lo que es Night Moves, algo extrovertido y clásico, pero creo que yo, me define más la vieja escuela y sigo intentando ser algo más futurista. Luz natural, sin duda, creo que todo se ve mejor con la luz del sol. Sé que sacamos el último álbum como un vinilo a color, pero un vinilo color negro nunca perderá el encanto, nunca te cansarás de verlo, así que el regular. Ser un alienígena, aunque ser una astronauta sería increíble y es posible lograrse siendo humano, pero un alíen no, es otra vida completamente y así sabría cómo se ven los aliens en realidad. Amo E.T., tiene muchas emociones y demasiado corazón, así que E.T.


NOVEDADES x VIBRAS