Entrevista con L.A. Witch


Sade, Irita y Ellie. Un trío femenino que encarna los sonidos de los años sesenta. La agrupación proveniente de Los Ángeles inició su trayectoria en el 2011, tiene el poder y la actitud que se necesita para darle vida a un proyecto ambicioso como L.A. Witch.


Juntas crean un garage rock muy placentero, es música que se agradece que exista, son el soundtrack para viajar o sobrellevar cualquier día.


Platicamos con dos de las integrantes: Ellie, baterista y Sade, frontwoman de la agrupación. Cuando les pregunté acerca de si extrañan presentarse en vivo, Ellie dijo: Es emocionante pero te pones realmente nervioso, es algo bueno y malo, no malo pero es incómodo.


Sade coincide y agrega: Me pongo nerviosa, las personas me preguntan '¿Todavía te pones nerviosa?, has tocado en muchos shows’. Me encierro en el baño o camino alrededor por qué es aterrador subir al escenario, te sientes demasiado vulnerable, te expones y al mismo tiempo tienes que ser otra persona, alguien que no eres normalmente; tienes que mostrar confianza y darte cuenta de todo. Es maravilloso pero también aterrador.


Este año la banda anunció su segundo álbum llamado Play With Fire. Un disco en el que se nota la diferencia en comparación con su anterior material (L.A. WITCH, 2017), ahora tienen un sonido potente y seguro.


“Definitivamente esta vez el proceso fue distinto, no tuvimos restricciones. En el primer álbum lo terminamos justo a tiempo, en este fue un proceso difícil, fue divertido pero fue todo un reto” nos cuenta Sade.



El disco está disponible en formato de vinilo, con colores y estampados distintos, algunos son traslúcidos. Las letras incluyen experiencias y aventuras que ocurrieron en un viaje en carretera.


“Algunas canciones las escribimos hace tiempo, al menos hace un año, especialmente antes de las últimas Elecciones. Era un momento de cambio en el mundo del arte y en la música, por supuesto también en política y problemas sociales. Siento que a medida que envejecemos, comenzamos a prestar atención a ese tipo de temas. Cuando pasas demasiado tiempo en la carretera, conoces a personas que te inspiran para ver lo que otras generaciones ven, eso realmente resulta alentador para hablar de problemáticas como las prácticas que existe en las redes sociales o el suicidio, toda la información sirve. Es más significativo que escribir una canción de amor”, aclaró Sade.


El nombre del disco hace referencia a la unión de elementos fuertes, las chicas han expresado en más de una ocasión, su interés por el simbolismo y la importancia que este tiene en su proyecto musical. Por ello, Play With Fire que se traduce como Jugar Con Fuego, es un título atinado para nombrar a esta creación.



Los conflictos que enfrentan las mujeres en la escena musical es un tema vigente, a pesar de que actualmente existen muchos proyectos enteramente femeninos, no deja de ser sorpresa cuando surgen noticias de machismo en la industria.


Ante esto, Sade comenta: “Sé que históricamente, incluso ahora, las mujeres son colocadas en segundo o tercer lugar, pero estamos luchando para que los derechos sean respetados, siento que definitivamente algunas cosas han cambiado. Personalmente no puedo decir que he tenido malas experiencias, se puede decir que he tenido suerte al no tenerlas. Pero miro alrededor y otras sí que lo han pasado mal. Lo que intentamos es ser un ejemplo para otras mujeres, inspirarlas a ser fuertes y seguir adelante. Es complicado cambiar a las personas que te rodean ¿sabes?, lo único que puedes hacer es cambiarte a ti mismo e inspirar a otros”.


Sin duda son buenas en lo que realizan, y en un plano imaginario, no pude aguantar las ganas de preguntar si hubieran elegido otra profesión en lugar de la música.


Ellie mencionó: “Va a sonar trillado pero hay muchas cosas que ofrece el mundo, me gustaría hacer algo más pero por el momento no me veo dedicándome a otra cosa que no sea la música”



LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 002 4_5.png