Entrevista con Cloud Nothings


Foto: Kat Cade

Abrazando la idea de un futuro aterrador y una realidad fría, el conjunto de Ohio revisa sus orígenes y en un viaje en el tiempo nos entrega su sonido crudo, intransigente, lleno de adrenalina y una introspección melódica. Cloud Nothings ha desarrollado un sello característico, con sus guitarras y voces de liberación de angustia adolescente, son una inyección de energía totalmente adictiva; pero esta vez, con ‘The Shadow I Remember’ adapta ese garage-rock eufórico, agregando a la fórmula una sensibilidad más pop, que en conjunto con el lirismo de Dylan Baldi, ahora honda en dudas, crisis existenciales y una mayor intensidad emocional. Este nuevo disco es resultado de una década de aprendizaje y el cierre de un capítulo importante, demostrando el lado más honesto, vulnerable y agresivo de Cloud Nothings.


Con un atuendo más alentador y humano, el cuarteto hace de su sonido sónicamente explosivo la medicina perfecta para un mundo en pandemia, que acepta el caos y la furia, pero también cruza los dedos por una señal de esperanza. En una conversación con Dylan Baldi, platicamos sobre el nuevo camino de la banda, ese lado sentimental de ‘The Shadow I Remember’, su última visita a México, anime y K.K. Slider.


La historia de Cloud Nothings es de casi 10 años, durante este tiempo han construido recuerdos y memorias, ¿recuerdas cuándo fue la primera vez que la idea de formar una banda no sonaba tan alocada?

DB: Creo que la primera vez que me di cuenta de que esto era real, fue cuando logré reservar nuestra primera gira, por mi cuenta y a través de MySpace. Había estado buscando y encontrando todas estas bandas distribuidas por todo Estados Unidos, queríamos colaborar y ver si podríamos reservar un show para nosotros o algo así. Así que hicimos una gira muy DIY para comenzar la banda, darla a conocer y básicamente, eso fue: parte de la razón por la que comencé la banda y parte porque quería ver más del mundo - sentí como si hubiera estado en Ohio toda mi vida, y quería ir a lugares, ver y hacer más cosas. Así que simplemente hicimos eso, lo hicimos para nosotros y no importaba quién viniera a los shows o si eran buenos, malos, lo que sea… solo hecho de poder hacerlo y lograrlo, fue muy emocionante para mí. Hacer una gira por MySpace, conectar con otras bandas y venues, fue una forma diferente de vivir la realidad con internet y sí, fue una gran experiencia.


El nombre de Cloud Nothings siempre me ha llamado la atención, ¿hay una historia detrás? ¿Cómo es tu relación con las nubes?

DB: Bueno, elegí el nombre al azar de una lista que tenía, que había hecho hace tiempo y ya había recopilado un montón de nombres en ese entonces y simplemente elegí ese. No hay mucha historia detrás, pero me gustan las nubes y que puedo ver imágenes de nubes, sus formas en el cielo y todo lo que representan. A veces vienen a mi cabeza imágenes de nubes, no sé porque, pero las veo por alguna razón y creo que es porque me gusta saber que hay algo allá arriba, algo más allá del cielo y las nubes. Poder fantasear con la idea del espacio sideral, no sé, me gusta.



Estoy viendo que traes una playera de ‘K.K. Slider’, ¿has visto las nubes y el cielo en Animal Crossing? - me parecen bellísimas.

DB: Sí, K.K. Slider es un pequeño especial, soy su gran fan. Y sí, tengo Animal Crossing, y sí, tengo un Nintendo Switch, comencé a jugarlo a inicios de la pandemia y me encantaba, las tareas, talar, hacer minería y todo eso, me parecía hermoso, pero ver el cielo, el espacio y esas nubes, es una de mis partes favoritas del juego. Era solo mirar hacia arriba y apreciarlo.


Creo que encapsular el sonido de Cloud Nothings en un género puede ser una tarea difícil, pero siempre he creído que pueden ser el soundtrack perfecto para un intro/outro de anime. ¿Qué opinas al respecto? ¿Estás de acuerdo?

DB: Oh, yeah! Estoy de acuerdo y realmente me gusta el anime y las bandas que hacen como el soundtrack. ¿Has escuchado a The Pillows?, son una japonesa de los 90s y hacen como rock progresivo, pero ellos hacían el tema principal y parte de la música para algunos animes, como para Fooly Cooly. Es un anime realmente bueno, lo recomiendo mucho. Pero el punto es que, luego siento que algunas de nuestras canciones casi suenan como esa banda, es que suenan super enérgicos como nosotros. En algún punto, me encantaría hacer la banda sonora de algún anime, eso sería genial.


¡Felicidades por ‘The Shadow I Remember’! Este nuevo álbum encapsula una nueva esencia de Cloud Nothings, es una locura. Entiendo que este es el primer disco con el que empezaron a trabajar con más de 100 demos, ¿cómo fue darle vida y convertirlo en lo que hoy es?

DB: Sí, esta fue la primera vez que hicimos tantos demos y que tuvimos que elegir entre todos esos para reducirlos a solo 11 canciones y honestamente, creo que terminó siendo lo mejor. Fue un proceso muy divertido, en ese entonces estaba viviendo con nuestro baterista y durante todo ese tiempo, hacíamos como una canción todos los días o una locura así; luego, cuando él ya no estaba cerca, también comencé a hacer demos solo - así que teníamos mucho material para elegir. Así que decidimos hacer un disco y después, simplemente sentarnos y escuchar todos los demos que teníamos, uno tras otro, hasta que los que nos gustaron los guardamos en registro y los que no, los dejamos ir.


Desarrollamos un sistema bastante eficiente, lo que fuera mejor y creo que sí, podría decirse que entre todos esos demos regresamos a nuestras raíces. Después practicamos todos los discos y luego tratamos de empezar uno nuevo, volvimos a practicar mucho y tratamos de solucionar cualquier problema, arreglar algunas cosas, para finalmente, ir al estudio con lo que nos gustaba y grabar. Después de la selección de los demos, fue un proceso bastante rápido porque grabamos exactamente cómo practicamos.


Se describe a ‘The Shadow I Remember’ como un disco más introspectivo, con varias reflexiones, crudo y honesto. ¿Qué cambio de este álbum al anterior?

DB: Sí, fue un poco en consecuencia del disco anterior, ‘Last Building Burning’ fue realmente intenso y con bastante enojo acumulado. Me gustó estar de gira con ese álbum y todo lo que hicimos hasta que llegó el COVID-19, pero honestamente, era agotador tener que ir salir y gritar así, llegar a ese nivel de intensidad cada noche. Me sentí como si me estuviera quemando y no exactamente divirtiéndome, así que quería volver a hacer algo que me gustará, que pudiera disfrutar todos los días y me gustan las cosas que son más melódicas, que no me raspen tanto la garganta. Entonces, quería hacer algo que se sintiera divertido y revitalizador de alguna manera, y fue así como comenzó todo este proceso de composición…


“Only Light” y “Nara” son dos canciones muy interesantes, una es una canción de amor y la otra es probablemente la canción más lenta de Cloud Nothings. ¿Cómo fue experimentar con nuevos ritmos e intenciones?

DB: La verdad es que hago canciones así todo el tiempo, pero terminan como registros perdidos en la nube. Entonces, no se sentía como algo completamente nuevo, pero fue divertido tratar de encontrar una manera de que pudiera encajar en el álbum, porque hasta la fecha, no hay realmente otra canción que sea “tan lenta” en cualquiera de nuestros álbumes. No hay nada parecido, así que sí, es algo como único y nuevo, solo que encontrar un espacio para “Nara” fue la parte difícil. Pero también me gusta escuchar todo tipo de cosas, cosas que son más lentas que la música que hacemos. Solo quería hacer algo, quería que este disco fuera diferente y que cada canción tuviera su propia personalidad, que no fuera tan similar a todo lo que hemos hecho y sí es una canción de amor, tenía que ser una canción de amor y si suena un más poco lento, tenía que sonar un más poco lento.


En ‘The Shadow I Remember’, con la portada y ese título, creo que hacen un buen recorrido por todo el record, pero, ¿qué significa realmente el sendero y las sombras?

DB: Comenzaré con la portada, es una foto de cuándo empecé a hacer ejercicio y a salir a correr, fue hace un par de años, porque mi novia siempre corría y me invitaba a hacerlo, pero nunca estaba en humor, pero un día, me obligó a hacerlo y me involucré demasiado. Así que esa es una foto de un sendero en Cleveland, Ohio, bastante cerca de donde solía vivir, me gustaba ir y bajar, pasar por ahí todos los días corriendo, en bicicleta, o lo que sea. Me recuerda a los días en lo que trabajabamos en el álbum, así que tomé esa foto un día, estaba lloviendo y sentí que era una buena imagen para ponerla de portada en el disco - y así fue.


Algo así sucedió con ‘The Shadow I Remember’, fue un título que tenía clavado en mi mente durante todo el proceso, y es en realidad parte de la letra de “The Room It Was”, que es la última canción, pero funciona como un gran cierre y encapsula cada canción a pesar de ser tan diferentes. No sé como explicarlo, pero esa canción trata de: sentir que la vida es un montón de cosas diferentes, son las habitaciones a las que entras por muchas veces, tantas veces que se vuelve una misma y entras una y otra vez, todos los días - especialmente ahora que pasas mucho tiempo haciendo lo mismo en el mismo lugar, hace mucho más sentido. Y creo que es importante recordar que hay otras cosas, que habrá diferentes habitaciones ocasionalmente y metafóricamente, pero siempre con la posibilidad de volver a la misma habitación de siempre, con todo lo que has aprendido, con una nueva perspectiva y tratando ese espacio de una manera diferente. Así que el disco trata de cuando entras a ese ciclo, que al inicio puede ser nuevo y diferente, pero con el tiempo se vuelve una rutina y pierdes la oportunidad de apreciar los pequeños escapes, hasta que aprendes de ellos y con el tiempo, esa rutina comienza a cambiar.


Portada: ‘The Shadow I Remember’ de ‘The Shadow I Remember’

A pesar de que el álbum ya estaba listo antes de la pandemia, refleja la ‘existencia en cuarentena’ a la perfección, con la analogía de los cuartos todo hace más sentido. ¿Cómo ha sido para ti volver a sentir caer en este loop?

DB: La mayor parte del tiempo estoy un poco aburrido, y a veces me gustaría entender el porqué las cosas son como son ahora, pero también me gusta pretender como si entendiera totalmente y decir: está bien, tiene sentido. Pero es a nivel personal, ya estaba un poco acostumbrado a la vida que había creado para mí, estaba de gira todo el tiempo, haciendo shows y conociendo a gente constantemente… Y, ya sabes, siempre están sucediendo cosas, pero luego, todo cambió de repente, de la noche a la mañana y si que me costó acostumbrarme. Aunque he disfrutado algunas cosas de estar en casa, ahora tenemos un perrito, soy mejor cocinando, me volví bueno en las actividades domésticas, lavando y recogiendo platos - si hay algo de cool en eso, pero estoy seguro que será agradable cuando la vida vuelva a la normalidad que todos buscamos.


Un clásico de Vibras: si ‘Cloud Nothings’ pudiera ser una película, ¿cuál sería y por qué?

DB: ¿Sabes?, hay una canción en el nuevo disco que en realidad está basada en una película. “Oslo” es la primera canción y es la que abre el álbum, se trata de una película noruega que se llama Oslo, August 31st, y es realmente deprimente porque comienza un poco de esperanza y a medida que avanza la película, se vuelve cada más triste y más triste, hasta terminar de la manera más triste posible. Creo que sí Cloud Nothings fuera una película, sería una muy triste, pero también con algo de esperanza y oscuridad de por medio.


En 2019, dieron un show en la Ciudad de México, en el Indie Rocks!, ¿como fue su última visita? ¿Cómo ha sido estar en México para ustedes?

DB: Hasta ahora solo he estado en la Ciudad de México, nunca he estado en ningún otro lugar de México, pero quiero ir a otros lugares y tocar en otros estados. Pero sí, ese concierto fue muy divertido y de hecho nos quedamos durante una semana y media, algo así - tuvimos unas pequeñas vacaciones en la ciudad para simplemente quedarnos a pasar el rato. Me gusta mucho, es genial y no sé porque pero creo que es realmente interesante, para mí lo es. De hecho, estaba pensando en mudarme allá cuando parecía que Trump iba a ganar las elecciones otra vez, hasta traté de convencer a mi novia de que nos mudáramos a México, pero no funcionó. Pero aún así, espero algún día hacerlo, porque cada vez que estamos allá, o al menos ese par de conciertos que hemos dado, han sido momentos muy memorables y divertidos. La última vez que platicamos, comentaste que algo que no te podías perder de visitar la CDMX, es ir a comer tacos veganos. Así que, ¿qué tal estuvieron?

DB: Bueno, sí, hay un montón de puestos de tacos veganos, estoy casi seguro de que fuimos a todos ellos y que cada taco fue delicioso. Hay un lugar al que fuimos demasiado y definitivamente parece que es para turistas, es más elegante y bastante bueno -esto es una estupidez, lo estoy buscando en Internet en este momento para decirte el nombre-, se llama: Los Losers, los recomiendo mucho. No me cansaré nunca de los tacos, de lo que más destaco de ir a México es la comida, es mi parte favorita de estar allá: puedes caminar y pararte a comerte un taco. La verdad, estaría muy agradecido si pudiera tener un puesto de tacos veganos a la vuelta de la esquina.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Vibras 003 IG.png