Entrevista con Axolotes Mexicanos



En la primera década de los 2000, una banda española comenzó a resonar fuertemente en Madrid y los alrededores con su punk alegre y coloridas vestimentas que evocaban a una juventud eterna. Entre letras graciosas, sociales y estruendosas, Axolotes Mexicanos contribuyó a darle a este país la dosis de frescura que desde los andares de los Fresones Rebeldes no se veía, abriéndose paso así entre los íconos más importantes del nuevo oleaje musical. Durante una divertida charla, en Vibras tuvimos la oportunidad de platicar con Juan y Olaya Pedrayes sobre la banda, las transformaciones del mundo y de cómo el punk nunca morirá. Que lo disfruten.


“La familia es lo más importante del mundo”


Iniciemos hablando sobre Axolotes Mexicanos y de dónde surgió la idea de formar una banda. ¿Por qué decidieron llamarse así?

Olaya: Todo comenzó un día cuando estábamos mirando en el móvil imágenes de este animal y nos gustó muchísimo. Dijimos "joder, cómo mola... sería genial tener una banda que se llamara axolotes mexicanos" y después fuimos a un concierto con unos amigos míos en esa misma semana... Hace 17 años las cosas eran diferentes en España y no podías ir a conciertos a menos que fueras mayor de 18 años,.. Nos dijeron que estaba muy guay que hubiéramos ido y nos preguntaron si teníamos algún grupo... Yo dije que sí, que teníamos una banda llamada axolotes mexicanos y ellos nos pidieron una maqueta... ¡Nosotros no teníamos nada! Así que decidimos tomarnos las cosas en serio y recurrimos a Juan...



A inicios de 2010 comenzaron a crear música y desde entonces han pasado casi 10 años. ¿Sienten que ha cambiado el sonido de Axolotes Mexicanos?

Olaya: Pues ha cambiado muchísimo, la verdad... Antes eramos más amateur y no sabíamos ni tocar. Las canciones eran muy simples y eramos unos chavales que no sabíamos mucho de la música, pero a raíz de ir sacando los discos comenzamos a madurar en nivel musical. De escribir chorradas, punkitonto o sobre la primera cosa que se nos ocurriera, pasamos a un proceso más elaborado. Recurrimos a sentimientos como el amor, experiencias y otras cosas.

Juan: Sí, además desde que sacamos el último álbum nos hicimos más en el grupo, es decir aumentó el número de integrantes, lo que nos hizo a la par una banda más seria por decirlo de alguna manera.... Serios no somos ninguno (risas)...



Si Axolotes Mexicanos fueran una persona o un miembro más dentro de este proyecto, ¿cómo creen que sería su personalidad y su estilo?

Juan: Rosa (risas)...

Olaya: (Risas)... Pues sería como nosotros, sería uno más de nosotros, algo como un bicho o no lo sé... No sabría cómo describirlo aparte de rosa (risas)... Nosotros siempre hemos sido un poco desastres con la banda... Desastre en plan de que hemos perdido vuelos o igual hemos llegado tarde a las presentaciones... Experiencias de esas, entonces yo creo que sería como un miembro bastante caótico y raro... Es una pregunta complicada.


A lo largo de los años el estilo gráfico de Axolotes también ha cambiado. ¿Con quién trabajan las portadas de sus discos y con quién se encargan de trabajar sus videoclips?

Olaya: Las portadas de los singles las hago yo, que soy ilustradora y me dedico al grabado. En la parte de los singles hacemos una ilustración que tenga ese rollo de anime, pero también mezclado con el cartoon. Algo que sea raro. Para los discos lo que queremos es una continuidad que sea la foto del traje japonés y que en cada sea una variación de la misma foto. De los videoclips se encarga Diego, Diego Disco Rosa, quien también trabaja con bandas indie de España y es uno de nuestros colegas.


En este panorama de cambios caóticos que ha tenido el mundo, España ha tenido un impacto un tanto más fuerte. ¿Dirían que la pandemia ha afectado a Axolotes Mexicanos?

Olaya: Pues a nosotros realmente nos ha dado tiempo para hacer canciones nuevas porque los otros grupos en los que tocan nuestros integrantes detuvieron sus giras. Hasta ahora llevamos cuatro canciones, casi cinco, entonces para Axolotes no ha sido todo negativo, sobre todo porque nos hacían falta canciones nuevas... Aunque sí que es verdad que esto se ha vuelto una mierda porque Juan tenía todo el verano de conciertos y eso, tanto como a él, como a Mario y Lucas que viven de la música, les ha afectado en varios sentidos... Han perdido mucho trabajo, ¿no, Juan?

Juan: Sí, pero bueno... Que no está tan mal la cosa... Con tal de poder hacer canciones...

Olaya: Él se dedica a la producción y produce a otros grupos de aquí de España, entonces eso le permite seguir un poco en activo... Llevamos encerrados dos meses y ahora podemos salir a eso de las ocho de la noche a dar paseos, pero solo con la gente con la que convivimos, entonces no ayuda mucho a la banda porque no podemos ensayar



En un corto plazo, ¿qué planes o qué objetivos tienen para la banda?