Entrevista con Dizzy


Foto: Pooneh Ghana | @poonehghana

Un álbum infinitamente iluminado por las melodías celestiales de Dizzy, The Sun and Her Scorch trae su verdad a las confesiones de inseguridad, resentimiento y miedo al fracaso. El título del álbum sirve como una metáfora de los efectos silenciosamente dañinos de esas cualidades, tanto en la propia Katie Munshaw como en aquellos en su órbita. En toda su producción revelan una rara voluntad de exponer sus emociones más desordenadas, así como un poder increíble para convertir esa autorrevelación en canciones preparadas para cantar.


En Vibras hablamos con Katie, quien nos contó sobre como la música se pudo volver un trabajo para ella, su evolución entre la adolescencia y la mayoría de edad, y como eso ha afectado a este nuevo disco, sus influencias y la filosofía actual de la banda.


Dizzy se formó en el 2015, ¿Cómo se conocieron entre ustedes y que los llevo a querer formar una banda?

Katie: Conocí a Charlie, nuestro baterista durante una clase de matemáticas en noveno grado y nos hicimos amigos, después al final de doceavo grado se supone que teníamos que estar terminando la preparatoria y entrar a la universidad, pero Charlie me preguntó si quería empezar una banda y tratar que la música fuera un trabajo para nosotros y solo lo hicimos, después se unieron sus hermanos Mac y Alex, así fue como empezamos.


Después de su primer disco en el 2018 en el que los temas como reflexiones a través del tiempo, decepciones y pequeñas tragedias en una etapa post-adolescencia, todo esto acompañado de un dream-pop increíble hizo que consiguieran un reconocimiento a nivel mundial, ¿Cómo fue este proceso para ustedes, como lo manejaron a nivel personal?

Katie: Con el primer álbum no teníamos idea de lo que podría pasar mientras lo escribíamos, solo escribíamos canciones juntos y nos dimos cuenta que teníamos un montón y teníamos que sacarlas, pero una vez que lo hicimos y vimos que a la gente le empezaba a gustar fue muy impactante para nosotros, fue una bonita sorpresa. El cómo lo manejamos fue… Abrumador, fue muy bonito el irnos de tour y escuchar a la gente decir que les gustan nuestras canciones y si, fue un montón de trabajo duro, no me malentiendas, hacer este disco definitivamente fue un montón de trabajo duro para todos y también el tour que vino después, definitivamente fue una prueba para nosotros sobre que podíamos hacer de la música nuestro trabajo.


En este nuevo disco se siente más madurez, ya no se habla tanto de situaciones que rodean la adolescencia, sino más bien sobre acciones o comportamientos de los cuales uno no estaría muy orgulloso, ¿cómo le diste forma a estas canciones?

Katie: Cuando tuve que pensar en este nuevo álbum creo que tenía que cortar un poco en el tratar de escribir las mismas historias del primer álbum, porque fueron canciones exitosas y la gente se sintió conectadas a ellas pero me di cuenta muy rápido que no iba a pasar las mismas situaciones de nuevo, porque crecí y hay nuevos retos en mi vida de los cuales estoy aprendiendo, así que cuando empecé a escribir este segundo álbum tuve que darme cuenta de todos estos nuevos desafíos que tengo en mis inicios de los 20’s y terminó siendo personal y menos romántico, menos relaciones románticas y más mi personalidad, la forma en la que me trato a mi y la manera en la que trato a los demás, a que le temo, el envejecimiento y la muerte. Algo así.


¿Qué significado hay detrás del nombre de este disco?

Katie: El titulo viene de la letra de una de las canciones del disco, la que se llama “Ten”, pensé que esa línea de “The Sun And Her Scorch” es una muy buena metáfora sobre mi misma en todos los sentidos, en como soy conmigo y con las personas que me rodean.

Foto: Pooneh Ghana | @poonehghana

Después de tantos shows, tours, abrirles a bandas increíbles y demás la cercanía entre ustedes se volvió más fuerte, hay más confianza en todos los aspectos de la banda y eso esta clarísimo con este nuevo disco, ¿Cómo han sentido esta evolución como banda, a nivel compositivo desde su primer disco hasta este?

Katie: Si hay más confianza, por supuesto. Desde el primer disco ha sido una experiencia increíble, en cuanto a la producción, el irnos de tour y la creación de las canciones todo se siente más fuerte, porque todos hemos crecido y hemos ido madurando, también todos escuchamos música distinta, hay desde bases de electrónica hasta querer incorporar algunos instrumentos acústicos, bandas como Bombay Bycicle Club y The National nos inspiraron mucho para este segundo disco.


Después de este álbum, ¿Cuál sería la filosofía de la banda en este momento?

Katie: Creo que solo es go with the Flow, realmente quiero volver a la carretera, obviamente no podemos hacerlo en este momento, pero quizá el próximo año si y ya veremos que pasa, extraño mucho el estar de gira, aunque este tiempo ha sido para pasar tiempo con mi familia y escribir de nuevo.



Cuando todo esto de la pandemia pase, ¿Cuál será el primer lugar o donde les gustaría presentar este disco?

Katie: Quiero volver a Alemania, teníamos un tour programado en marzo cuando todo esto de la pandemia empezó, aunque también nunca he ido a México así que amaría ir para allá.


Si su música fuera un animal, cual seria y por qué?

Katie: Seria Igor, de Winnie The Pooh. Porque es super triste, definitivamente somos nosotros.



NOVEDADES x VIBRAS