‘Deleter’ de Holy Fuck


Canadá ha sido cuna de grandes y exitosos artistas, y es de Toronto donde proviene la banda Holy Fuck. Caracterizándose por su ritmo electrónico desde el 2004 y actualmente conformada por Brian Borcherdt, Graham Walsh, Matt McQuaid y Matt Schulz, traen para nosotros en estas heladas épocas de invierno su nuevo álbum ‘Deleter’ para hacernos entran en calor. Un álbum de electrónica creado totalmente con instrumentos musicales, un dato curioso para la época tecnológica en la que estamos situados.

“Luxe” es la canción que nos dará la bienvenida a su quinto álbum de estudio. En colaboración con Alexis Taylor (Hot Chip), es una dedicatoria a Luxemburgo y con un beat retumbante la a agrupación lo describen como una clásica canción de house.

Entra en un viaje con “Deleters”, tiene también un toque de Angus Andrew (Liars), donde te puedes sentir teletransportado a una época del siglo paso mientras, con todo propósito, aturde tu mente llevándola a experimentar sensaciones de éxtasis.

“Endless” es solo el comienzo de esta odisea a través de las épocas de antaño. Se siente como una mezcla de electrónica con una chispa estilo vaporwave donde, si nos damos la oportunidad de cerrar os ojos y perdernos en sus notas, nos inyectará total serenidad.

Con un peculiar riff de sintetizador y en compañía de Nick Allbrook (Pond), “Free Gloss” se describe como una canción con vibras noventeras, pareciendo que proviene directamente de MTV de aquellos años dorados.


El sonido ascendente que va evolucionando poco a poco de manera estrepitosa es lo que caracteriza a “Moment”, una canción que podría escucharse de fondo en un club nocturno en compañía de un Cosmopolitan mientras te dejas llevar por el baile.

“Near Mint” donde los instrumentos son más notorios como la batería, nos llevará por un recorrido en la costa de Malibú. Las notas de la guitarra nos harán añorar viejos recuerdos.

“No Error” tiene una saturación característica que la vuelve estrepitosamente excepcional. Nos mantiene dentro del viaje a épocas lejanas, siempre manteniendo viva la flama de los mejores momentos.

Los instrumentos juegan para crear una percepción de oscuridad y villanía propia de un filme criminal en “San Sebastian”, donde su ritmo cósmico permanece uniforme durante 3:14 minutos de duración.

“Ruby”, la fusión de su bombo con el dance, una voz en fade y una batería predominante nos llevan a la conclusión de una experiencia extraplanetaria.

‘Deleter’ mezcla sonidos como electrónica, dance y house creando una sensación de otra década o un viaje a través del universo. Cada canción se siente como pisar los planetas de nuestra galaxia mientras Holy Fuck logra su cometido transformarse y reinventarse a comparación de los álbumes de sus inicios.


NOVEDADES x VIBRAS