top of page

Entrevista con Current Joys


current-joys-new-flesh-entrevista-nick-rattigan
Fotos: Brooke Barone

Nick Rattigan se ha convertido en uno de los nombres más importantes para toda una generación de sonidos indie e intensidad juvenil. Sabiéndose rodear por las sensaciones adecuadas para terminar como baterista y vocalista de Surf Curse, llevando a la par un exitoso proyecto solista bajo el nombre de Current Joys.

Tras siete incandescentes álbumes de estudio y formarse como director, multiinstrumentista y periodista, el originario de Reno, Nevada, vuelve a escenarios nacionales como parte del cartel del Festival Corona Capital 2022. No sin antes compartirnos su sentir dentro de esta ajetreada etapa musical, su filosofía detrás del proceso creativo, la emoción pre festival y la recientemente estrenada reversión de “Cooking”, corte originalmente incluido en el ‘Contemporary Movement’ (2000) de Duster.

Empecemos por este celebrado cover ¿de dónde salió la idea?

NR: Sí [ríe], es un cover para Numero Group. Tienen un archivo de todas estas bandas antiguas, Duster, Karate, Unwound. Me pidieron versionar cualquier cosa dentro de su catálogo y elegí “Cooking” porque, bueno, amo Duster.

De entre el icónico catálogo de Duster ¿por qué este corte en particular?

NR: Fue la canción con la que los conocí; un momento casi milagroso. Había terminado de dar un show casero en Philadelphia y solo estaba pasando el rato con un montón de personas en la azotea, disparando fuegos artificiales. En algún punto de la noche, alguien puso esta canción y… Creo que todos tenemos la misma sensación al pensar en la primera vez que escuchamos a Duster; el tiempo se detiene, corta dentro de tu alma, la canción se queda contigo.

En el cover traté de reimaginarla como si hubieran sido una de esas bandas exitosas a inicios de los noventa, estilo Dinosaur Jr. o lo que sea. Su versión es mucho más letárgica y etérea, pero este es el retake pop.

Creo que Duster es de esas bandas que dejan el espacio necesario para hacernos ver lo mucho que hemos avanzado; de la primera vez que escuché “Inside Out” viajando en metro a estar justo aquí, entrevistándote.

NR: Es una manera muy poética de pensarlo.

Un poco, quizá.

NR: Es difícil no ser poético cuando hablas de Duster.


Es difícil no ser poético cuando hablas de música, de arte, de todas estas emociones intensas que lo provocan. Tú debes saberlo mejor que nadie, llevas en esto poco más de diez años; desde The Nicholas Project a TELE/VISIONS a Current Joys. ¿Cómo ha cambiado tu relación con la música tras todos estos años?

NR: Todo ha cambiado, hombre, es una locura. Por virtudes del algoritmo, muchas de las canciones que han despegado recientemente fueron escritas hace como diez años, quizá más. Una vez que pruebas un poco de éxito, por el cual me siento infinitamente afortunado y creo haberlo sentido exponencialmente durante los últimos años, todo es más como un trabajo. La música es como me gano la vida, pero también cómo funciono desde lo personal.

¿Qué es lo que te ha mantenido al filo de la creación artística durante todo este tiempo?

NR: Alguien me dijo alguna vez que para ser un buen artista debes sentarte, por un par de horas cada día, y tomar tu guitarra, tus brochas, tus escritos, lo que sea que hagas. Aún si no llegas a nada, tienes la certeza de haberte esforzado, empiezas a hacerlo rutina. Puedes verlo como hacer ejercicio, debes flexionar tu arte cada día, trabajar esos músculos cada día, es la única manera de mantener la conexión entre tu arte y aquello a lo que apuntas, sin perderte entre la mierda de nuestro alrededor; limpiar la casa, salir de tour, todo aquello que drena a las personas.

¿De qué manera te ha ayudado este constante diálogo interno?

NR: Puedo seguir conectándome a mí, a mi arte, a todo aquello que expande mi consciencia, simplemente tomándome un momento al día para estar conmigo, con mi creatividad. Muchas cosas han cambiado pero, de alguna manera, mantengo la misma relación con el proceso.

current-joys-new-flesh-entrevista-nick-rattigan

¿De qué manera se traduce esta suerte de meditación activa a la práctica musical? ¿Cómo pasamos de escucharnos en silencio media hora diaria a escribir “New Flesh”?

NR: Pienso que la creación del arte es viajar, interna o externamente, sin consumir en absoluto, entregando lo que sientes al universo. Cuando escuchamos música, lo que hacemos es proyectar nuestras propias experiencias sobre esa pequeña colección de sonido, lo hacemos nuestro, añadimos significado.

Al mismo tiempo, creo que el proceso creativo es poca veces consciente ¿sabes? las mejores cosas que he hecho jamás nacieron libres de intención. Va más sobre tomarse el tiempo necesario y dar espacio para que algo hermoso suceda. Cuando llegas a esa melodía, a ese fraseo, a ese verso, que se siente genuinamente bien, te das cuenta de que no iniciaste con un “Voy a escribir la mejor canción de mi vida”. Usualmente solo estoy por ahí, tomando un café o caminando en la nieve o justo ahora, mientras tú y yo conversamos, y algo aparece de la nada. Por eso es importante darte tiempo, especialmente en vidas como la mía donde todo está lleno de cosas que hacer, envuelto en caos.

La relación artista-proceso-arte ha estado presente desde hace miles de años, pero nosotros estamos aquí, en pleno 2022. ¿Qué elemento del presente ha marcado tu desarrollo creativo?

NR: Las notas de voz, sin pensarlo. Las notas de voz son lo mejor que le pudo pasar a cualquier músico en los últimos veinte años, es de ahí de donde vienen las ideas. Cuando algo llega puedes guardarlo en una pequeña grabación, tengo cientos de ellas, así que cuando estoy realmente trabajando ya todo está ahí.

Somos capaces de capturar la sensación de, prácticamente, cualquier momento, nos mantiene en el presente. ¿Cómo describirías este preciso momento de tu vida?

NR: Es una completa locura [ríe], pero una emocionante. He aprendido mucho de mis experiencias al salir de tour, al viajar, al conocer personas. Terminas viviendo una suerte de familiaridad extraña, donde haces lo mismo cada noche ¿no? pero, aún cuando sea el mismo setlist, cada una es infinitamente diferente a la anterior. La energía acumulada es diferente, las personas con quienes estuviste, la manera en que el público reacciona, en que tú reaccionas. Termina siendo sorpresivo y familiar al mismo tiempo. Creo que el pensar en estas rutinas vueltas rituales te lleva cuestionar su significado desde el momento presente ¿no? ¿Sigues releyendo ‘La Insoportable Levedad del Ser’ cada cierto tiempo? ¿Tu madre sigue enviándote estas tarjetas con frases lindas cuando te sientes destruido?

NR: [Sonríe al mencionar las tarjetas] Creo que muchas de esas cosas se mantienen. Justo ahora, mucho de mi significado proviene de la relación con mis compañeros de banda, con Surf Curse, con las personas que nos acompañan en el camino. Estamos en una especie de burbuja, como esos artistas de circo que vivían viajando ¿sabes?, llevando nuestro acto de ciudad en ciudad. Hay muchos pequeños momentos que nos llenan de significado; estos shows, sentir caer las barreras de las personas en favor de esta experiencia comunal, entregarme también a ella. Cada noche se siente como una experiencia cardíaca y religiosa.


¿Siempre logras esta conexión con quienes te rodean?

NR: Algunas veces es genuinamente complicado, mi terapista dice que no siempre es bueno desbordarse por completo. Creo que mi vida orbita alrededor de estos dos grandes sentimientos: los momentos de viaje y los que comparto con el público.

Podremos ser testigos de ambos en poco más de una semana con tu presentación al interior del festival ¿emocionado?

NR: Mucho, no he tocado como Current Joys en México desde 2017. Ha sido de mis conciertos favoritos, fue dentro un pequeño bar, a lo más cincuenta personas. Tocar en el festival será una experiencia completamente diferente.


Será genial poder verte en vivo tanto con Current Joys como con Surf Curse ¿Dirías que hay algo característico en la ciudad cuando se trata de shows?

NR: Hablando de estas experiencias religiosas o catárticas a las que puede llegar un concierto, la Ciudad de México es uno de los mejores lugares en el mundo en ese sentido. Es mucho más sencillo conectar, como si hubiera menos barreras entre el público y la música.

Ha sido genial poder conversar contigo Nick, ¡Nos vemos en el Festival Corona Capital!


댓글


Facebook - Vibras I Vol.14.png

LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

bottom of page