Entrevista con Courting


courting-band-grand-national
Foto: Charlie Harris

El panorama del rock británico ha ampliado sus caminos sonoros en los últimos diez años, retomando sus raíces punk de finales de los 70’s pero también experimentando con las influencias más diversas. Día a día se forman nuevos proyectos y otros más se consolidan en la profundidad y heterogeneidad de esta ola inglesa de bandas contemporáneas. En Vibras, nuestra curiosidad y pasión por descubrir nuevos artistas nunca acaba, es lo que nos lleva a entablar contacto con algunas de las voces emergentes que prometen un futuro interesante en la escena musical actual.

Para esta ocasión platicamos con Sean O’Neil, vocalista de la banda Courting, provenientes de la ciudad de Liverpool. Activa desde finales de 2018 y conformada por un grupo de amigos jóvenes que están cursando la universidad, han estrenado la mayoría de su material discográfico durante esta pandemia. El más reciente, su primer E.P. titulado ‘Grand National’. Con relativamente poco tiempo de haberse conocido, resulta atractivo adentrarnos más en este proyecto lleno de riffs de guitarra contagiosos, percusiones cautivantes y una entrega vocal descarnada y llena de energía.

Acaban de estrenar su primer E.P. ‘Grand National’ y me imagino que están emocionados de haberle dado un formato musical a sus canciones. ¿Cómo han sentido la recepción hasta ahora?

Sean: Sí, estamos contentos. La recepción de las dos canciones en el lado B parece ser incluso más fuerte que las del lado A. Eso me hace muy feliz, siento que nos permite tener más confianza en el arte que estamos haciendo actualmente. Es reconfortante saber que las personas que ya nos conocen, y les gusta nuestra música, han estado abiertas a estas nuevas direcciones que estamos tomando.

Personalmente, me encanta la crudeza con la que cantas en “Slow Burner”. La intensidad de la canción va incrementando poco a poco y siento que el uso de los distintos cencerros para la sección rítmica logra llevarnos a una especie de trance. ¿Puedes contarme un poco más acerca de esa canción?

Sean: Originalmente, “Slow Burner” era una canción que tocábamos en vivo. Estaba basada en esta dinámica en dónde entregamos a la audiencia varios cencerros e intentamos que participen en el show al tocarlos. Nos ayudaba con las personas que no nos conocían, era casi como una invitación. Porque si estás tocando para un público que nunca ha escuchado hablar de ti, y de repente se espera que toquen un instrumento que probablemente nunca habían tocado antes, es una forma de que se involucren directamente en el show. Así que cuando pensábamos en un buen cierre para el E.P., tomando en cuenta que lo estructuramos casi narrativamente y pensando en las secuencias, nos preguntamos: “¿Con qué canción podríamos terminarlo?”. En ese momento comenzamos a reescribir “Slow Burner”, por ser tan pesada y caótica nos pareció la mejor opción para concluir el disco. Y de hecho utilizamos tres tipos de cencerros: uno de metal, un cencerro 808 y un bloque de madera. Nos volvimos un poco locos, agregamos tanta percusión como pudimos. Me encanta la vibra que transmiten esas canciones caóticas, y cuando hay tanta percusión, resulta imposible que te muevas incorrectamente al escucharla. No hay forma de equivocarse si la bailas solo o estando en un grupo de personas.


Es genial esa dinámica que tienen para involucrar directamente al público en sus conciertos. Acerca del sonido de la banda, me gustaría preguntarte, ¿cómo describirían su estilo? No necesariamente en términos de género musical.

Sean: Bueno, la manera en que suelo describirlo es que nunca nos tomamos a nosotros mismos demasiado en serio. Y además de eso, escribimos en una especie de método tipo collage. Tomamos de muchos y distintos lugares, así que es difícil medir todo eso en un punto específico. Porque en cualquier canción, y en cualquier momento en que escribimos, siempre tenemos en cuenta cosas muy diferentes. Creo que hacemos una colección honesta de todo lo que disfrutamos como artistas.

Tengo que preguntarte, el trabajo artístico del E.P. tiene un parecido, hasta cierto punto, con la portada del primer disco de los Parquet Courts, ‘Light Up Gold’. ¿Alguna vez pensaron en eso?

Sean: No me di cuenta hasta después, ya que lo habíamos hecho. Puedo reconocer la similitud, y realmente amo el trabajo de diseño de Andrew Savage. Pero simplemente pensamos que ‘Grand National’ sería un gran nombre para una canción del E.P. Mi abuelo es un fotógrafo que de hecho tomó fotos del Aintree Grand National hace 40 años, de ahí vino la portada. Le pregunté si tenía material conservado de esa época para poder echarle un vistazo, así que nos dio una selección variada de su trabajo fotográfico de ese entonces. Sentí que era el lugar obvio para trabajar la portada. No quería que se volviera algo demasiado abstracto, es claro que es una referencia a algo específico, así que sentimos que ser explícitos era lo mejor. No fue hasta después, que me di cuenta de la similitud con ‘Light Up Gold’, y no me molesta porque esa portada me gusta bastante, así que todo bien.

courting-band-grand-national
Portada: ‘Grand National’ de Courting

Se juntaron a finales de 2018 y ahí formaron la banda. Ahora que ya tienen más de dos años tocando juntos, ¿ha cambiado el proceso creativo entre ustedes durante este tiempo?

Sean: Sí, me parece que el proceso para escribir ha cambiado desde esos primeros días. Cuando empezamos, y éramos más jóvenes, escribíamos de forma “standard”: llegábamos a la sala de ensayo con ideas y las preparábamos. Y ahora, al menos de mi parte, escribo conceptualmente. Trato de abordar las canciones desde distintos lados, en vez de sólo tener jams. Creo que algunas veces puedes llegar a mejores resultados cuando te tomas el tiempo para conceptualizar la música, y trabajas el lugar a donde quieres llegar antes de empezar a componer. Hasta donde sé, no muchos artistas trabajan así. Casi siempre viene primero la música o la letra de la canción, mientras que he tratado de sentarme a pensar en cómo quiero que suene o qué es lo que quiero decir, antes de si quiera empezar con una maqueta o un borrador. Supongo que mi enfoque con el E.P. y con futuros proyectos es muy cercano a la escritura de una novela, trato de tener en cuenta ese aspecto narrativo. Pienso en cómo quiero que la audiencia lo experimente al principio, y en cómo construir la conclusión del final sin perder tensión en el trayecto. Y somos muy difusos. Sé que muchas bandas pueden escribir un montón de canciones, pero para nosotros tener ocho o nueve es un gran logro porque pasamos mucho tiempo trabajando en ellas. Cada siguiente canción nos toma más y más tiempo porque estamos perfeccionando cosas en las que aún no somos tan experimentados. Tratamos de acercarnos a distintos géneros. Obviamente podríamos ensayar y escribir otras cinco “Popshot!” o “David Byrne’s Badside”, pero creativamente no me parece algo muy interesante que hacer. Tienes que trabajar tu parte inventiva continuamente para llegar a nuevos caminos.

Dado que aún no hay muchos conciertos en Inglaterra, seguramente tomará tiempo para que puedan volver a los escenarios y tocar frente a un público de nuevo. Me gustaría saber si han tenido alguna tocada destacable antes de la pandemia, un muy buen show o tal vez alguna reacción del público que recuerdes.

Sean: En general, solemos tener muy buenas reacciones en los conciertos. Creo que destacamos rápidamente ante el público que va a vernos. Escribimos nuestra música por separado a eso, y luego trabajamos en cómo llevarla a ese tipo de escenario en donde el ambiente es más electrificante y crudo. Muchas personas todavía no nos conocen. Antes de la pandemia sólo sacamos dos sencillos y ahora ya tenemos un E.P. Pero cuando nos presentamos en vivo siempre tenemos dinámicas que hacen participar al público, somos muy ruidosos. Eso me complace, porque siento que algunas personas pueden amontonarte dentro de estas bandas más indie o pop. Y cuando tocas para una multitud que tal vez está esperando más de lo mismo, logras sorprenderlos un poco. Terminas teniendo más fans que estaban ahí y que tal vez experimentaron algo nuevo o ligeramente distinto a lo demás.

Su primer sencillo, “Not Yr Man”, está muy bien organizado. Siento que para nada sobre utilizan el riff principal, ¿sabes? Lo tocan dos veces al principio y después entra la línea de voz mientras se queda el bajeo y la batería. Va directo al grano.

Sean: Algo que definitivamente tratamos de hacer a la hora de escribir es no excedernos de tiempo. Cuando escribo para cualquier proyecto siempre me pregunto: ¿En qué momento la gente se va a aburrir de esto? Prefiero hacer un E.P. de media hora, que de hecho lo hicimos y en mi opinión es bastante conciso y sólido, en vez de hacer lo que otras bandas hacen: sacar un E.P. de nueve canciones, como un mini álbum. Tal vez no se sostiene tan bien conceptualmente, y algunas de las personas que lo escucharon se saltaron tres canciones en el medio. Prefiero escoger lo mejor que tenemos y hacerlo corto y conciso. Siento lo mismo con los discos. Si fuera mi primer acercamiento a una banda, preferiría escuchar un álbum de 24 minutos sin ningún relleno, a uno de cincuenta minutos, en donde a la mitad el sonido de la banda termina cayéndose.


En sus letras, suelen emplear un tono humorístico para explorar determinada crítica social e institucional. Tal vez “Popshot!” es uno de los mejores ejemplos, donde se burlan de cómo funciona la industria musical.

Sean: Creo que nunca somos demasiado serios en nuestras letras. Sólo hablamos de las cosas que estamos viviendo, sin tratar de sermonear a nadie. “Popshot!” es una observación de cómo la música es consumida hoy en día. Algo que me parece muy interesante son estos dos fenómenos musicales muy extraños: cuando un banda es exitosa sólo por sacar la misma canción una y otra vez. Y el segundo es algo en lo que he pensado últimamente: la cantidad de youtubers que ahora son músicos. Increíblemente exitosos, también. Lo que pienso es que llegan al éxito menos por su música y más porque emplean una plataforma de entretenimiento. ¿No es raro eso? No importa el tipo de música que hagan, no es que esté en contra de ella, sólo creo que es un fenómeno interesante. Cualquiera puede ser un músico desde esta perspectiva, y eso me parece bizarro. No lo sé, por otro lado creo que es mi propia molestia ante algunas reacciones de la gente en las redes sociales cuando una banda que les gusta estrena una nueva canción. Y dicen este tipo de cosas: “¿Cómo se atreven a hacer algo que yo no quería que hicieran?”. Piensan que se vendieron sólo porque no siguieron sus deseos y gustos personales. Cuando compusimos “Popshot!” pensé que el riff era muy pegajoso, era como nuestra canción pop y la intención fue exagerar ese aspecto. Pero al escribir la letra me preocupé un poco, me decía a mí mismo: “¿Qué pasa si cuando la estrenamos la gente comienza a preguntarse dónde quedó el sonido pesado?”. Luego pensé que en verdad eso no me importaba. Estoy escribiendo esta canción porque yo la escucharía, y no porque podría enojarme si la gente la percibe como un cambio de dirección de la banda. Por eso cantamos sobre lo que cantamos en ese track.

Claro, al final del día lo que importa es que ustedes hagan lo que sientan mejor como músicos. Porque si piensas demasiado en cómo será la recepción del público, puedes limitarte y no considerar opciones que serían interesantes.

Sean: Sí, estoy de acuerdo. Creo que ese es el principal desafío de ser un artista. Tienes absoluta libertad creativa, sabes lo que estás haciendo y que lo estás haciendo bien, así que sigues por ese camino. Pero, al mismo tiempo, puedes llegar a preocuparte demasiado cuando piensas que a la gente no le gustará y que podrías quedarte sin trabajo por eso. Son dos cosas difíciles de conciliar. Pero puedo decirte que lo último que hemos hecho está completamente basado en la expresión artística, y no en lo que la gente pensará. Básicamente estamos escribiendo para nosotros mismos. Aún así, sigue siendo complicado no pensar en la recepción del público para futuras canciones.


A parte de sus gustos musicales, ¿de qué otros lados toman inspiración para componer?

Sean: Musicalmente, una parte de la inspiración viene de la manera en que escuchamos a tantos artistas. Cuando consumes mucha música resulta difícil no querer hacer la tuya, porque hay tantas cosas que nos gustan que siempre queremos explorar distintas direcciones. Líricamente, las ideas para canciones vienen de varios lados. Trato de encontrar cosas de las que nunca he escuchado hablar y después investigo géneros de poesía, videos en YouTube o páginas de Wikipedia de forma aleatoria. Nos apasiona buscar inspiración en los lugares menos predecibles, creo que de ahí surgen las mejores frases que potencialmente puedes incorporar en una letra. Siento que no siempre se trata de observar fácilmente las cosas, tienes que buscar en lugares extraños.

Para terminar, me gustaría preguntarte ¿Cuáles son algunas de las bandas actuales que les gustan y sienten que deberían de tener un mayor alcance?

Sean: Siempre me es difícil responder a esto porque tenemos muchas bandas que nos encantan. Pero de momento puedo decirte que nuestros amigos de The Lounge Society y de Home Counties, también hemos estado chateando con bandas como Robbie & Mona y deep tan. Ah, es duro. Porque sé que voy a olvidarme de alguien, y no quiero sentirme mal al respecto. Pero hay tantas bandas geniales que están saliendo de la escena de Inglaterra que en verdad es muy difícil encontrar una que no resulte interesante.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

Portada FB.png
Portada Fb.png