Entrevista con Carolina Durante


carolina-durante-cuatro-chavales-album-entrevista

Carolina Durante es una banda española que hizo eco en todo el mundo hace un par de años. El éxito vino de la mano con “Cayetano”; un concepto que rebasó a la propia agrupación y hoy es un referente en su país.


Con motivo del lanzamiento de su nuevo disco, ‘Cuatro Chavales’, y su gira por México y Latinoamérica, en Vibras tuvimos la oportunidad de charlar con Diego Ibañez, vocalista y compositor de la agrupación.


Durante casi 40 minutos nos dejamos llevar por los recuerdos, las interpretaciones y los significados que la música tiene para los artistas y sus escuchas, así como por la forma en que el romance por lo cotidiano nos da pistas para entender nuestra propia vida y su impacto en la realidad.


“Hay una planta que crece en la esquina testigo de lo que va ocurriendo por eso pasa lo que pasa la planta se va pudriendo…” - La planta que muere en la esquina

Carolina Durante regresa a los escenarios después de un largo tiempo ausentes debido a la pandemia. ¿Por qué hacer una gira en Latinoamérica y cómo se han sentido en los shows recientes?

DI: Estamos flipando, la verdad. Decidimos dejar de tocar en la pandemia por la forma en que se hacían los conciertos; dimos varios bolos con la gente sentada y así, pero no era lo mismo, sino algo muy triste y terrible. En España no hace mucho tuvimos varias fechas con nuestro segundo disco y nada, fue increíble. Ahora, en Latinoamérica, cerramos la gira en México y estamos súper contentos de cómo se desarrolló todo. Era algo que teníamos pendiente de hace tiempo porque nosotros, antes de la pandemia, justo la semana que confinaron Madrid, íbamos a iniciar una gira por Europa y por América, pero no pudo ser… Nos hemos quitado la espina que teníamos clavada y es grandioso, la verdad.


La Ciudad de México fue su última parada en esta parte del mundo… ¿Qué fue lo que más les gustó de su visita?

DI: Tuvimos la suerte de llegar a la ciudad días antes, así que pudimos visitarla y conocerla antes del show… Pudimos recorrerla con tranquilidad, tenemos colegas que nos enseñaron sitios lindos y el concierto fue toda una fiesta. Tocamos con los Cala Vento, que vienen de España, y Los Pájaro Vampiro, ambos nos gustan mucho y nos llevamos bien, estamos muy felices de que nos hayan acompañado.



Hablemos sobre ‘Cuatro Chavales’, ¿qué energía fue puesta en este disco y qué les pareció el resultado final?

DI: Yo creo que es un disco parecido a lo que Carolina ha hecho antes, pero mejor. Aunque no hay un cambio loco, en España ha gustado mucho y estamos contentos con el resultado… Estaba bastante claro que era un disco que iba a directos y demás, así es que ahora estamos haciendo eso; girando y pasándola bien.


¿Cuáles definirías como los momentos más especiales de su producción y cuáles los más caóticos?

DI: A mí no me encanta estar en el estudio, se me hace aburrido y no me gusta que todos me estén viendo cuando grabo voces o tengo esta serie de cosas que hacer y mis compañeros están detrás de la consola, así es que mi momento favorito de la grabación fue cuando la terminamos [ríe]... No me gusta esperar, esperar y esperar para luego repetir, repetir y repetir… No me siento cómodo grabando voces, soy muy perfeccionista y tengo que volver… ¡Es una coñada! [ríe] Luego queda el micrófono abierto y escucho todo lo que dicen…


Sientes la presión del momento…

DI: Sí y es terrible, es una lata, yo desearía que no estuviesen ahí, es como de "por favor, iros a tomar por culo y luego ya volvéis", pero son cosas que se tienen que hacer [ríe]... Se quedan ahí y solo están descojonándose, para mí es un ¡los estoy oyendo, no me sigan que esa toma está bien porque no está bien, no lo está!...


...Y ya que llegamos al sonido de la Carolina Durante, así como a sus particularidades en el estudio, me gustaría saber cómo defines el estilo de la banda desde tu perspectiva como artista, pero también como usuario que consume música…

DI: Somos novatos en este mundo, es decir, no somos niñatos pero el tiempo que llevamos con el grupo es relativamente corto… En el primer disco se nota que no estamos tan experimentados, esta es la primera banda para todos, así es que todo lo que acabamos de hacer tiene algo… En mi opinión, el primer disco se queda limpio o como en esta parte pop, por eso ahora lo que quisimos fue proyectarlo hacía algo más bruto o potente… Creo que logramos lo que queríamos y en cuanto a las letras puedo decirte que buscábamos algo más ligero, no sé si estoy respondiendo tu pregunta o divagando, pero creo que Carolina tiene dos caras: una es en cuanto a su temática humorística y satírica, mientras que la otra es más pasional y visceral. Este disco pensamos hacerlo como algo humorístico pero nos dimos cuenta que era imposible dejar de ser quienes éramos, al final siempre vas a sacar lo que eres, y así quedó lo que ahora han escuchado… Creo que el disco tiene ambas caras y desde allí podría comenzar a definirse todo…


carolina-durante-cuatro-chavales-album
Portada: ‘Cuatro Chavales’ de Carolina Durante

Es interesante que aunque digas que son novatos, porque llevan entre 4 o 5 años en el medio, son miles las personas que escuchan a Carolina y los colocan como una de las bandas más importantes de la escena española; ¿qué representa el proyecto para ti y qué es lo que te gusta de estar en él?

DI: Carolina Durante para mí significa unidad… Cuando surgió la idea del grupo, y de crear esto, no es como que mi vida estuviera vacía o como que el grupo llegara para darle sentido, pero a la vez lo hizo [ríe]… Es complicado porque yo estaba un tanto perdido conmigo mismo cuando Carolina nació y con el tiempo me fuí encontrando de nuevo mientras la banda, por su parte, crecía…


Con el tiempo noté que al menos a mí ya no me urgía correr ni llegar a ningún lado… Carolina fue un cambio radical. ¡Joder!, además creo que desde que empezamos a sacar cosas hemos tenido muchos golpes de suerte y no hemos parado, que desde 2017 no nos hemos detenido y esto ha sido muy frenético porque la única pausa real y forzosa fue la pandemia…


Seguimos avanzando, no sé hacia dónde vamos ni si estoy respondiendo las preguntas bien porque estoy rodeado de toda la gente y estoy respondiendo lo que me viene en gana [ríe]...


“...Cuando empezó Carolina, la prensa habló de nosotros como si fuéramos cuatro chavales haciendo música… Decían algo como que éramos el tipo de banda que montarían cuatro chavales y ese tipo de banda especial que tendrías que conocer… La narrativa giró en torno al concepto de la banda en parte por la disquera y la prensa, así es que fuimos eso; cuatro chavales que se enfrentan a la vida y deciden montar un grupo para pasarla bien…”

…De repente un día salimos de un concierto, decidimos montar un grupo y eso fue lo que pasó. La primera canción del disco, que se llama “Tu nuevo grupo favorito” nos hizo reír mucho porque creo que narra lo que nos sucedió y, de hecho, la letra son básicamente artículos de prensa que hablan de nosotros… Recortamos las frases, las pegamos, recitamos y nada, creo que después nos salimos un poco de lo que éramos nosotros y comenzamos a crear cosas más serias, pero sin perder nuestro humor ni la libertad de hacer lo que nos viniera en gana.



Una parte interesante de la banda son los componentes visuales porque no solo acompañan a las canciones que ya de por sí, son brutales, sino que nos dan más de Carolina Durante… ¿Cómo trabajaron la imagen de ‘Cuatro Chavales’?, ¿les gusta involucrarse en este proceso creativo?

DI: Nunca le hemos prestado demasiada atención al arte o a la imagen de Carolina. Si bien es verdad que hemos tenido en claro que queríamos hacer videos o que no tenemos problemas en actuar dentro de ellos haciendo el tonto y pasándola bien, esta es la primera vez que le damos una importancia mayor a la imagen del disco de la que le habíamos dado antes.


Recuerdo una sesión de fotos en la que salimos montados con una gabardina que nos daba una imagen sombría con los abrigos, el cabello, la pose, los colores oscuros y demás [ríe] y joder, cuando nuestro manager las vio nos dijo algo como “estás imágenes no son de cuatro chavales, es como Los Planetas, pero Los Planetas ya existen, ya existieron, no tenéis que ser como Los Planetas sino como los cuatro chavales” y nosotros dijimos “nosotros somos como nos apetece en los cojones ser”, ¿sabes? Y es así, si nos queremos poner una puta chupa de cuero, nos vamos a poner una puta chupa de cuero, si al día siguiente quiero vestir con la sudadera de siempre, voy a vestir con la sudadera de siempre y eso nos ha hecho reír mucho porque al final creo que ya ni siquiera somos chavales, eso ya quedó atrás, han pasado cinco años y hemos crecido, ¿en 35 años seremos los cuatro chavales? Pues no, claro que no… Hay evoluciones y creo que también una consciencia mayor en este sentido de que nos gusta acompañar la letra con imágenes. Es como sacar una canción y dejar que un video la acompañe junto a la posibilidad de darle una vuelta al primer concepto, o yo que sé… Es genial y particular, “La planta que muere en la esquina”, por ejemplo, es una canción que va sobre el final de una relación y nosotros hicimos un video en el que se habla del final de la banda, no de la relación… Los videos suben, pero no queremos que de repente nos ubiquen como los chicos del video… Tampoco queremos subir solo la portada del disco, somos una generación que es de contenido audiovisual y no podemos ignorar eso, queremos dar lo que nos gustaría que nos dieran, a mí me gusta aparecer en los videos, que las cosas fluyan…


Hablando de esta canción quiero destacar otra parte importante de Carolina y son esos lenguajes quizá llamados poéticos, pero que van más allá de las palabras ¿sabes?, es como esta comunicación cifrada y cargada con referencias de lo ordinario que nos hace ver el mundo distinto… La importancia de los grandes detalles…

DI:... Sí, y es justo eso, yo diría que es la romantización de lo cotidiano, romantizamos mucho lo que nos sucede en el día a día…



…Como la dinámica de "ahora que terminamos, ¿quién se queda con las plantas?"...

DI: Exacto, los pequeños momentos son importantes, aunque creo que también lo que marca a esos pequeños momentos es la historia detrás de ellos porque, por ejemplo, esa ruptura de la que hablo a mí me dejó aniquilado [ríe]... Las primeras canciones de Carolina no venían de algo pequeño porque estaba destrozado, para mí fue terrible terminar y aunque en ese proceso salieron ochocientas mil canciones que se movieron con algo llamado dolor, o yo que sé, con el tiempo me di cuenta que ese algo estaba alojado en mí y que quería salir a toda costa, que tenía que ir a por ello y es extraño porque incluso ahora después de cinco años hay veces en que vuelvo a ese dolor [ríe]... Es un poco masoquista, pero todavía soy capaz de volver atrás, de ir a esa relación, a esa chica y a excavar para ver qué más puedo encontrar, ¿sabes? Todavía puedo hacer canciones de ella y me digo a mí mismo “mira tío, que ya han pasado cinco o seis años, lo tienes que superar, déjalo atrás, ya ha sucedido” y no es que no lo supere, es más bien que cada que vuelvo hay más y más [ríe]...


La fuente infinita de dolor, introspección y autodescubrimiento…

DI: Sí, sí, es algo que suele pasar aunque eso es con las canciones dolorosas, luego están las canciones más jocosas y en las que nos olvidamos de lo que duele… Es hermoso porque a veces estamos hablando y salen cosas de comentarios que nos gustan o nos dan risa, por ejemplo está “Famoso en Tres Calles”, que no recuerdo de quién estábamos hablando, pero alguien dijo “ese tío solo es famoso en tres calles” y de ahí yo saqué todo lo demás [ríe]... Es como esta caricatura, a la hora de escribir uno va viendo diferente cosas y también es particular porque hay grupos que se miden mucho por el tono… Carolina no es así [ríe] creo que a veces tenemos canciones del padre y luego de la madre, a veces las canciones también son parecidas y entonces sucede lo de siempre; el pensar que uno hace cosas distintas o diferentes, pero en realidad se mantienen en un patrón que nos hace sentir cómodos… La gente a veces dice que la música suena igual, hay quienes dicen que hay cambios, no lo sé, es cuestión de cada persona, cada canción y su personalidad…


carolina-durante-cuatro-chavales-album-entrevista

¿En qué momento te diste cuenta que lo tuyo era escribir canciones?

DI: Creo que siempre lo supe, cada vez es más difícil, es cierto porque cada vez tienes que hablar de algo diferente y luchar por no caer en lo mismo, pero definitivamente me di cuenta cuando vi que el grupo había comenzado a tirar… Hay personas que dicen que siempre lo supieron, que escribir siempre estuvo allí, pero yo creo que uno se da cuenta de que las cosas le salen bien cuando los demás lo reconocen.


“Tú te das cuenta de que vales para algo cuando obtienes el reconocimiento de la gente lo busques o no… ¿Yo por qué o cómo me di cuenta que se me daba bien jugar futbol? porque empiezo a meter goles y a llamar la atención de los equipos, porque me escogen a mí el primero al momento de armar un grupo, es así con todo…”

Si bien hay grupos que no le dan importancia a esto y pueden pasarse años comiéndose un rosco es respetable, pero yo creo que las cosas son diferentes.


Creo que hay un contraste muy interesante entre la forma en que el mundo ve a Carolina Durante y la forma en que Carolina Durante ve al mundo. Volviendo al asunto de la prensa, que es donde mejor se ejemplifica este hecho, recuerdo mucho una entrevista con El País en la que decían algo como que su música era música para combatir la ansiedad… ¿Dirías que de alguna forma la banda te ha ayudado a enfrentar estos lapsos mentales o golpes bajos de la vida en los que muchos estamos envueltos constantemente?

DI: Joder, creo que gracias a Carolina sentí que había algo que me apetecía hacer en la vida, ¿sabes? El hecho de estar perdido, de no saber qué hacer y de tener que hacer algo porque no puedes estar en pausa todo el tiempo, (tienes que salir, ganar plata, ganarte la vida, costearse las cosas, etcétera) ya produce una gran ansiedad y cuando yo la viví la banda surgió…


Terminé haciendo algo que me apetece y eso es importante porque es jodido pasar tu tiempo haciendo cosas que no te apetecen, perder tu puta vida en cosas que no llenan es triste, correr ocho hora en el laburo, en algo que no disfrutas, en automático, te acaba y te destruye… Yo estaba en automático en aquel entonces, puedo decir que vivía con la ansiedad, ahora sigo agobiado con mil cosas al final [ríe] pero es distinto… Carolina era un hobbie que de pronto se convirtió en algo serio, no fue como que perdiera la parte de la diversión, sino que nos requirió un compromiso mayor para darle continuidad a lo que estaba sucediendo con el proyecto. Éramos muy constantes porque nos flipaba lo que hacíamos, ahora la banda se convirtió un poco en nuestra vida, en lo que hacemos y en la forma en que nos ganamos la vida, entonces aunque para mí a veces me da la sensación de que te quita libertad, creo que me ayuda a entender el funcionamiento de las cosas. La premisa es seguir haciendo canciones y pasarla bien, queremos hacer canciones que nos emocionen y nos gusten por mucho que nos lleve a esa exigencia de superar tu versión del pasado porque no puedes escribir igual todo el tiempo… Es decir, no puedo seguir tocando los mismos temas de la misma forma que hace cuatro o cinco años, es una evolución y a mí Carolina me ha ayudado con eso.


De nuevo no sé si estoy respondiendo la pregunta, pero me centro mucho en que en la forma en que avanza el proyecto te lleva a ser ambicioso; al inicio no existía esa ambición porque se daba por sentado que solo era pasarla bien, ahora queremos alcanzar otras cosas, ser mejores, tener el simple hecho de hacer canciones nos hace avanzar porque pasamos de hacer nada a tenerlo todo. Con la banda, cuando surgió todo, nos sentíamos conformes pero con el paso del tiempo nos dimos cuenta de que necesitábamos más… Ya no nos conformamos con lo tangible, viene la exigencia, viene la ansiedad, vienen las expectativas autoimpuestas o impuestas desde fuera, pero saber sobrellevarlo todo es parte del proceso…



¿Te gustaría cambiar algo de Carolina Durante?

DI: ¡Claro!, claro que me gustaría cambiar las cosas y muchas, no solo de Carolina sino de mi propia vida… Me gustaría ver las otras opciones, pero al final creo que es parte de la vida el cometer errores y mira, después de todos esos errores aún seguimos de pie y nos va bien… Creo que la banda va mucho de eso, al final los errores son aprendizajes. En Carolina hemos cometido muchos de esos pero al final del día estamos en la Ciudad de México, pasándola de puta madre y todo sigue avanzando…

“Si me centro en las cosas que quisiera cambiar, podríamos terminar mañana la entrevista…”

Concuerdo en la parte del aprendizaje que viene de los errores y añadiría que a veces es necesario tener una resistencia hacia la necesidad de decaer, es decir, a veces esos procesos de cambio y enseñanza son difíciles, mucho, sobre todo por la parte de los arrepentimientos o la incertidumbre, pero creo que en proyectos como Carolina Durante podemos ver la otra cara de la moneda. En sus letras, Carolina tiene mucha fuerza, grita y reclama la voz de sus emociones… Mujeres decía que sus canciones son golpes de afecto y yo diría que en Carolina estos golpes son golpes de realidad; ¿qué parte de ti se queda en la banda y qué te da la banda a cambio?

DI: Es complejo, al final yo creo que cuando uno hace cualquier cosa con el arte busca dejar algo que resuene en toda la gente o al menos en la mayor cantidad de personas posible. Creo que ese algo que buscamos es hacer que el otro se emocione, o yo que sé, en lo personal cuando hago una letra espero que quien la escuche se emocione igual o de la forma más similar posible a como yo lo hice al momento de crearla, es extraño, pero es como un deseo o una ilusión… No sé cómo explicarlo, hay una cosa que se despierta en tu interior cuando escuchas una canción que te resuena, ¿sabes?, y no importa de qué vaya la letra, no importa si te llega cuando terminaste con tu pareja de toda la vida o cuando te sientes en ansiedad, porque cuando este tipo de canciones te llegan sientes que algo se libera, es como que sueltas algo, si yo escribo una canción que tiene que ver con el malestar no busco que los demás decaigan y tengan el mismo malestar, sino que hagan esta liberación que yo también hice al escribirla y creo que lo que Carolina me devuelve es pues todo lo que ha venido sucediendo con el proyecto…


carolina-durante-cuatro-chavales-album-entrevista

“Cayetano” supuso un parteaguas para Carolina, después de ella la banda se extendió por todo el mundo y no sé si llamarlo golpe de suerte, pero es innegable la importancia del tema… ¿Crees que exista una conexión entre ‘Cuatro Chavales’ y lo que sucedía con ‘Examiga’?

DI: “Cayetano” es un punto de inflexión innegable para la banda, es cierto, y fíjate que si bien nos ayudó con la popularidad del grupo, creo que en Latinoamérica no sucedió lo mismo que en España porque acá, como la letra tiene referencias muy específicas como lo de las Zapatillas Pompeii, el Menudo pelazo y lo de Big Four, la gente terminó por apropiarse del concepto.


Para mí sí fue un golpe de suerte porque una sencilla idea catapultó al grupo, ¡inventamos un término que nos sobrepasó y hoy la gente dice cayetano esto, cayetano lo otro y ni siquiera saben que salió de Carolina Durante el primer concepto!… Cuando estoy en fiestas o en la calle, he visto que la gente usa ‘Cayetano’ para referirse a los pijos hoy, a la gente fresa, por decirlo así... Es un término que se ha utilizado hasta en el Congreso de Diputados, es una locura, en la pandemia era trending toping cada dos por tres con esto de la revolución de los cayetanos en el barrio que acá es como una Condesa, es increíble porque no tiene ni pies ni cabeza, la canción es lo de menos, la gente no asocia a “Cayetano” con Carolina Durante, es grandioso pero extraño… Cuando me presentan a personas que usan el término y les digo de dónde salió o cómo fue que se ideó me miran que no se lo creen… Es habitual escuchar a la gente tirando el término sin saber de dónde viene.


¿Hacia dónde te gustaría que caminara Carolina Durante en un futuro o cuál crees que podría ser el siguiente gran paso de la banda?

DI: No lo sé, yo quiero que Carolina camine de la misma forma que ha caminado siempre y es hacia el éxito, suena cliché, pero quiero que tenga un éxito acompañado de disfrute, que esto no se vuelva algo vacío o solo por dinero, sino algo que siga siendo real y nos haga felices, que sea un proyecto que nos emocione y nos siga dando alegría porque de verdad lo disfrutamos. En el momento que dejemos de disfrutar yo creo que dejamos el grupo y listo.



Si pudieras encontrarte con aquellos cuatro chavales que tenían entre sus manos el nacimiento de Carolina Durante, ¿qué crees que podrían decirte?

DI: Que lo tome con calma, definitivamente. Tampoco se creerían todo lo que ha sucedido en tan poco tiempo.. Estarían sorprendidos y seguramente me dirían que me relaje, que todo lo que ha pasado, tanto con sus más como con sus menos, es algo que ellos habrían firmado y dado por escrito sin pensarlo… Me dirían que me deje de lloros y que a llorar a la llorería [ríe]


Para terminar con la entrevista vamos a cerrar con una de las clásicas preguntas de Vibras; si Carolina Durante se convirtiera en un objeto o tuviera que elegir un objeto que la representara a partir de ahora, ¿cuál sería y por qué?

DI: Sería un martillo pilón porque siento que representa la fuerza, contundencia y constancia, Carolina Durante sería un martillo pilón.


LEE NUESTRA REVISTA DIGITAL

beach-house-once-twice-melody-album